La tarde del día de ayer, el presunto feminicida de la joven de 20 años decidió entregarse y dio el aviso a las autoridades sobre dónde tenía el cadáver, acudiendo la Unidad de Investigación de Homicidios de la Fiscalía General del Estado (FGE)  de Coahuila a la colonia La Madrid.

Por Jetza Muzquiz

Saltillo, 27 de septiembre (Vanguardia).– De un minuto a otro, las voces que exigían a las autoridades la búsqueda exhaustiva de Alondra cambiaron a gritos clamando justicia, luego de trascender la noticia de que fue hallada sin vida dentro de un domicilio al sur de la ciudad.

Minutos antes de que diera inicio la manifestación pacífica en Plaza de Armas, convocada por familiares y amigos para hacer presión en las autoridades para que agilizaran los trabajos de rastreo, trascendió la desgarradora noticia en la colonia La Madrid, lugar donde fue vista por última vez.

Fue el 21 de septiembre cuando Alondra Elizabeth Gallegos García, de 20 años, tuvo contacto con su familia, a quienes informó que se vería con un amigo; al día siguiente fue imposible localizarla y, tras agotar esfuerzos, finalmente el 23 la familia denunció la desaparición.

La angustia de su ausencia embargó a su familia y sus amigos, que se movilizaron por redes sociales para hacer ruido y que pronto alguien diera alguna información para localizar a Alondra, a quien su hija de cuatro años de edad esperaba en su hogar en la colonia La Herradura.

Pero todo cambió la tarde de ayer, cuando el presunto feminicida decidió entregarse y dio el aviso a las autoridades de dónde tenía escondido el cuerpo, acudiendo la Unidad de Investigación de Homicidios de la FGE hasta la calle Federico García Lorca 1280, de la colonia La Madrid.

En el lugar las pesquisas estuvieron a cargo de la Policía Investigadora y de los servicios periciales. Foto: Paloma Gatica, Jetza Muzquiz vía Vanguardia

El complejo de varios cuartos es propiedad de José Santana, quien es identificado por los familiares como el supuesto amigo con el que Alondra se vio el 21 de septiembre; las autoridades ingresaron al inmueble y hallaron el cadáver envuelto en una bolsa negra dentro de una bañera y ya en avanzado estado de putrefacción.

Trascendió, según información de la familia, que Alondra rentó una habitación hace algún tiempo en esa propiedad de José, siendo así como habrían entablado amistad, y que éste le habría ofrecido pagarle por limpiar los cuartos, cosa que ella aceptó, ya que estaba actualmente desempleada.

Otros inquilinos de José mencionaron que se quejaron con él desde el jueves, cuando notaron los olores fétidos, pero el dueño les habría dicho que se trataba de una ligera fuga de gas que tenía una estufa dentro de la habitación, tomándole la palabra, ya que no había motivo para sospechar.

En el lugar las pesquisas estuvieron a cargo de la Policía Investigadora y de los servicios periciales, los cuales se encargaron de trasladar el cuerpo al Semefo para determinar las causas de muerte de la joven e iniciar la carpeta de investigación por el delito de feminicidio.

Aunque no fue confirmado por las autoridades, ya que quieren evitar entorpecer las investigaciones, se presume que José Santana ya se encuentra en calidad de detenido y será cuestión de tiempo para que se inicie el proceso judicial en su contra.

El complejo de varios cuartos es propiedad de José Santana, quien es identificado por los familiares como el supuesto amigo con el que Alondra se vio el 21 de septiembre. Foto: Paloma Gatica, Jetza Muzquiz vía Vanguardia

FEMINISTAS EXIGEN JUSTICIA

La marcha pacífica que se había convocado para ayer, tomó un giro inesperado, al saberse que la joven había sido asesinada.

Integrantes de colectivos feministas y mujeres que se habían dado cita en el lugar, permanecieron frente al Palacio de Gobierno con pancartas que exigían justicia para la joven y clamaron que ni una más sea víctima de la violencia.

Se presume que José Santana ya se encuentra en calidad de detenido y será cuestión de tiempo para que se inicie el proceso judicial en su contra. Foto: Paloma Gatica, Jetza Muzquiz vía Vanguardia

La canción “Vivir sin miedo”, de Vivir Quintana, que meses atrás enmarcó la marcha del 8M, acompañó el mensaje: “queremos justicia”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE VANGUARDIA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.