Obreros 2

Los empleos de las Reformas Estructurales ofrecen un salario muy bajo, con contratos temporales para el obrero mexicano, a veces sin importar su nivel de estudios, acusan expertos Foto: EFE

Ciudad de México, 27 de octubre (SinEmbargo).– Las reformas estructurales relacionadas con la economía, aprobadas durante este primer tramo del sexenio, no han beneficiado a los trabajadores mexicanos, quienes, al menos en el corto plazo, no tienen la expectativa de mejorar sus ingresos o conseguir un empleo de mayor calidad, denunciaron académicos, líderes gremiales y representantes de empresas reclutadoras.

También señalaron que plazas creadas después de las reformas se están entregando pero a obreros y ejecutivos extranjeros, principalmente de Asia y Sudamérica.

Una de las premisas que perseguían las reformas estructurales, en especial las reformas Energética y de Telecomunicaciones, era la generación de empleo con mejores salarios y condiciones laborales; en el mensaje con motivo de su Segundo Informe de Gobierno, el Presidente Enrique Peña Nieto anunció que la implementación de las reformas abriría un abanico de posibilidades en materia laboral y estimó que se crearían más de medio millón de nuevos empleos para el año 2018, es decir, al final del sexenio, y más de 2 millones y medio hacia 2025 dentro de los segmentos industrial, de ingeniería y geología.

Según el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo 2013–2018, se estima que la implementación de las reformas estructurales incrementará el crecimiento potencial de la economía mexicana, de su nivel inercial de 3.5 por ciento, a 5.3 por ciento hacia el 2018. Dicho crecimiento podría traducirse en una generación adicional de más de 300 mil empleos formales por año.

Sin embargo, el pasado 21 de septiembre, el líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) de Veracruz, Francisco Bautista Ponce, denunció que los primeros proyectos que se están generando en la entidad gracias a las reformas estructurales las están ocupando obreros traidos de China y Japón, países de origen de las empresas inverisionistas, que prefieren traer a su “personal” en lugar de contratar empleados locales.

Citó el proyecto de la construcción de la Terminal de Contenedores, en Tuxpan, que representa una inversión de 360 millones de dólares, es decir, 4 mil 938 millones de pesos, además de que al concluirse la construcción a finales de 2015 se convertirá en la terminal más cercana al Valle de México, gracias a la Autopista México-Tuxpan, que coloca al puerto a dos horas y media de distancia.

El líder gremial expuso que tanto obreros chinos como japoneses estaban desplazando a los trabajadores veracruzanos en la construcción de la Terminal.

“Hasta ahorita hemos sido desplazados con la cuestión de la mano de obra japonesa y china. Seguramente vendrán contratistas extranjeros y con ello, traerán a su gente de confianza, eso es lo que tememos”, se quejó el líder de la central obrera.

LAS PLAZAS DE LAS REFORMAS

El bajo salario es otro de los temas que rodea a las “plazas de la reforma”, que en el mejor de lo casos ofrecen contratos temporales para el obrero mexicano, a veces sin importar que tenga altos estudios.

A juicio de especialistas entrevistados por SinEmbargo, hasta ahora no se ha mencionado la calidad laboral de las nuevas plazas ni la estabilidad que se dará al trabajador, el tipo de contrato que firmarán y ni siquiera si estará compitiendo contra algún extranjero.

Elías Aguilar Bernardino, secretario general y asesor del área de investigación de la Universidad Obrera de México (UOM), manifestó que con la Reforma Energética es posible que se abran más empleos, aunque “lo que buscan las reformas, y en especial la Reforma Laboral, que es la que rige a todos los trabajadores del país, sean de la iniciativa privada o púbica, es que no ayudará a los trabajadores, pues no pretende mejorar la calidad de los empleos que haya”.

En este sentido, tanto la Reforma Energética y de Telecomunicaciones apegadas a la nueva Reforma Laboral, lo que buscan es abaratar la mano de obra. “El principio que rige no es el equilibrio entre patrón y trabajador, lo que se busca es que tenga una mano de obra barata y más dócil”.

Blanca Barragán Hurtado, directora comercial de la consultoría en recursos humanos Expansión Laboral dijo que “los sueldos van desde 4 mil 500 pesos hasta 7 mil pesos [mensuales] depende de la posición y en los rangos más elevados, como ingenieros, pueden estar entre en un promedio de 18 mil hasta 32 mil pesos, dependiendo del proyecto y la especialidad que tengan”.

A juicio de los entrevistados, una parte que el gobierno omitió tras aprobarse las reformas fue informar que no habría mucha plazas y que aquellas que se abran serán espacios más competitivos en donde se requiera personal más calificado que el que existe en el país.

“En estos casos se trae [mano de obra] de otros lugares que es más calificada que la que se tiene aquí, sobre todo en obras que se estén abriendo porque aquí no habría un tipo de trabajo actualizado en determinados ramos que se están abriendo”, reiteró el académico.

“En todos los ramos hay cosas nuevas y empresas que se renuevan y hace que venga mano de obra extranjera de acuerdo a lo que se requiere. Ese personal que viene de fuera no viene con salarios que se tienen aquí, cobran en dólares y tienen ventajas sobre la mano de obra en México,” agregó.

Elías Aguilar dijo que “obviamente la mano de obra mexicana ya no es necesario sustituirla por otro tipo de trabajadores, porque aquí se tendría más barata. Incluso se puede exportar y pueden trabajar otros lugares o empresas y será más barata que la china”.

Los contratos aunque se esté capacitado, serán de manera temporal o incluso subcontrataciones. Foto: EFE

Los expertos afirman que mucho del personal calificado que se necesitará con las reformas, no se encuentra en este momento en el país. Foto: EFE

CONDICIONES DEL TRABAJADOR

El académico advirtió que los contratos y empleos a los que quizá tenga acceso el trabajador mexicano, aunque esté calificado o capacitado, serán los temporales o incluso subcontrataciones vía outsourcing.

“Lo que pasa es que las reformas en México afectan a todos. El problema es que ya no vamos a tener empleos de calidad, como los teníamos hace 20 años en donde se entraba a laborar y al cumplir un año ya tenías garantía legal para un puesto base, seguridad y estabilidad laboral. Esto ya no lo hay,” dijo Elías Aguilar.

La relación laboral ya no se dará entre patrón y obrero, sino que el dueño de la empresa realizará las contrataciones a través de una agencia de empleos. “La agencia se entenderá con el patrón pero ese tercero va a tratar con el trabajador así que si se le quiere reclamar pues ya no se puede. Se facilita la imposición de bajo salario, que la jornada de trabajo sea más larga y que el patrón pueda despedir cuando lo considere”, agregó.

La directora comercial de Expansión Laboral dijo que “nosotros al ser el patrón legal somos quienes resolvemos cualquier problema, en este sentido las empresas se sienten respaldadas y se evitan todo este tema de las demandas, de responder, si se da el caso de alguna indemnización, todo eso nosotros lo absorbemos. La empresa sólo funciona como su lugar de trabajo”.

Sin embargo, agregó que en el caso de los obreros, el ser contratados por este tipo de empresas representa “un beneficio para ellos porque tienen el IMSS [Seguro Social]. Anteriormente este tipo de empleos no tenían esta formalidad, estaban fuera de lo legal sin recibir sus prestaciones de ley. Con nosotros tienen la seguridad de aguinaldo, vacaciones, pago de incapacidad y beneficios adicionales”.

Blanca Barragán dijo que “hay empresas que nos trasladan toda la nómina y es personal que tienen contratos por tiempo indefinido. La otra opción es que existen empresas que nos utilizan para contratar a personal en su periodo de prueba y las administramos 3, 4 o 6 meses o el tiempo que las empresas nos indique y posteriormente pasan a la nómina directa de la empresa. Por ejemplo, las constructoras trabajan por proyecto y por un tiempo determinado”.

¿QUÉ SE NECESITA?

La industria automotriz y manufacturero, dos de los sectores que actualmente se encuentran en expansión, son los que están generando mayor cantidad de plazas laborales.

Airton Cousseau, presidente y Director General de Nissan Mexicana afirmó hace unas semanas que la mano de obra en México es muy buena.

“Hemos realizado una inversión de 3.4 mil millones de dólares en México. Hay una asociación con Mercedez Benz y Daimler para abrir una nueva planta en Aguascalientes, porque creemos en el potencial humano que tenemos,” dijo.

Actualmente existe un acuerdo entre Nissan y el gobierno de Aguascalientes para invertir en la educación del capital humano que se tiene en la región. “Se estima que se han creado uno 3 mil puestos de trabajo, y otros 9 mil en las empresas proveedoras”, de acuerdo con cifras publicadas por Forbes México.

“También hemos invertido mucho en capacitación de personas que salen de la universidad, en 35 y 40 por ciento de las personas egresadas: ingenieros, financieros y administraciones. Los llevamos a nuestro centro de entrenamiento y los llevamos para entrenarlos en lo que nosotros necesitamos para la industria automotriz.”

En la industria manufacturera, Blanca Barragán dijo que estamos en una temporada en la que las empresas requieren la mano de obra. “Ahora vemos que están solicitando personal para operaciones logísticas y de distribución, algunas otras empresas están solicitando gerencias de venta y coordinación”.

El pasado 8 de octubre, el presidente del Consejo de Administración y director general de Grupo Transmasivo, dedicado al armado de autobuses, dijo durante la Segunda Semana Nacional del Empleo que con la instalación de la ensambladora de autobuses de la empresa, en el municipio de Zumpango, en el Estado de México, se generarán cinco mil empleos.

Sin embargo, el académico de la UOM dijo que “lo que se necesita es que crezca la capacitación y la especialización. El problema es que el modelo actual se está sometido a criterios internacionales, y lo que pasa es que la mano de obra requerida es que no les cueste mucho, incluso aunque esté capacitada”. Como ejemplo citó las denuncias que ha hecho el Instituto Politécnico Nacional (IPN). “El caso del Politécnico es esto, que ya no hay ingenieros sino técnico en sistemas. Se le pagará como técnico no como alguien más capaz”.

“Si el diploma que presente tiene esta calidad se complementa para que se tenga un salario mucho menor. Que la educación tenga esta desventaja pues con mayor razón será más pobre y en vez de que se mejore el nivel va hacia abajo,” concluyó el académico.