Por la mañana, la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados aprobó el dictamen que permite emplear el fondo de Salud de 33 mil millones de pesos, que estaba destinado a la atención de enfermedades de alta especialidad para personas sin acceso a la seguridad social, para la compra de la vacuna contra la COVID-19, pese a las llamadas en contra de Diputados de oposición.

Ciudad de México, 27 de octubre (SinEmbargo).- Los diputados de Morena y sus aliados no obtuvieron el quórum necesario para votar a favor de la eliminación del Fondo de Salud para el Bienestar y destinar los 33 mil millones de pesos a la comprar de la vacuna contra la COVID-19.

La falta de diputados para completar el quórum se dio luego de que legisladores de la oposición no votaran en el pleno.

Para que a votación fuera efectiva se necesitaba la presencia de 251 diputados; sin embargo en San Lázaro sólo había 232 diputados presentes.

En dicha votación, 227 votaron a favor; dos se abstuvieron y tres sufragaron en contra.

Tras ello, la presidente de la Mesa Directiva, Dulce María Sauri, solicitó verificar el quórum en la sala y decretó un receso.

Luego de que sólo hubiera 239 legisladores presentes, la sesión fue cerrada y citó a los diputados a asistir mañana a las 11:00 horas para votar el dictamen.

Previamente, los legisladores morenistas, junto con sus aliados de Encuentro Social (PES) y del Trabajo (PT), incluyeron fast-track un dictamen que adiciona un párrafo segundo al artículo 77 Bis 17 y modifica el párrafo segundo del artículo 77 Bis 29 de la Ley General de Salud.

La discusión continúa pese a una moción suspensiva propuesta por la Diputada Verónica Juárez y a una toma de tribuna encabezada por legisladores de los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD).

Sin embargo, momentos después la presidenta de la Mesa Directiva, Dulce María Sauri, determinó que los legisladores continuaran con su posicionamiento desde sus curules.

Momentos después, la Diputada Frida Esparza lamentó que la mayoría “quiera utilizar los recursos del Fondo de Salud para el Bienestar sin importar las consecuencias que traerá para mucha gente enferma de cáncer y otros padecimientos”.

En contraposición, Francisco Saldívar, del PES, detalló que con esta reforma se promueve que los recursos que se concentraron para la atención de la salud se “orienten para cumplir al pueblo en la protección y cuidado de su salud”.

Mientras el Diputado Benjamín Robles aseveró que el Estado debe garantizar la disposición gratuita de la vacuna contra la COVID-19, por lo que esta reforma es fundamental para este propósito.

Al tomar la palabra, la Diputada del PAN, Sonia Rocha, lamentó que “la mayoría no haya escuchado a los ciudadanos que se pronunciaron en contra de arrebatarle 33 mil millones de pesos al Fondo de Salud para el Bienestar”.

La toma de tribuna. Foto: Daniel augusto, Cuartoscuro.

Tras ello, el Diputado de Morena Iván Pérez aseguró que el Gobierno federal seguirá velando por la salud de los grupos más vulnerables y apoyando a todos aquellos que tengan una enfermedad que genere gastos catastróficos.

Se espera que durante la noche de este martes se lleve a cabo la votación y aprobación del dictamen.

Por la mañana, la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados aprobó el dictamen que permite emplear el fondo de Salud de 33 mil millones de pesos, que estaba destinado a la atención de enfermedades de alta especialidad para personas sin acceso a la seguridad social, para la compra de la vacuna contra la COVID-19, pese a las llamadas en contra de Diputados de oposición.

Con 29 votos a favor, principalmente de Morena y partidos aliados, y 6 en contra los legisladores de la comisión avalaron el dictamen después de desechar la reserva presentada por Movimiento Ciudadano. El proyecto significa modificaciones en el artículo 77 (17 bis y 29 bis) de la Ley General de Salud.

De aprobarse el plan en el pleno y por sus pares en la Cámara Alta, los 33 millones serían transferidos del Fondo a la Tesorería de la Federación (Tesofe) con un plazo máximo el 1 de abril de 2021.

Arturo Pérez Negrón, Diputado de Morena, presentó la propuesta de dictamen que plantea que cuando el fondo, conocido como de Gastos Catastróficos, acumule recursos dos veces superiores a lo aprobado en el presupuesto 2020 el extra deberá regresar a la Tesofe para “fortalecer acciones en materia de salud”.

Por su parte, la Comisión de Salud que también sesionó este martes, aplaudió la decisión con lo que la propuesta fue enviada al Pleno para su debate.