Web Analytics

Portada

Lo +

Lo +

Portada
Lo + Leído
Lo + Comentado

PALOMA SAIZ TEJERO: “POR OBLIGACIÓN NO SE LEE”

MUJERES Y LETRAS (1) Entre las ferias internacionales del libro más acreditadas de México, destacan tres: la del Zócalo del Distrito Federal, que este año tomó un nuevo brillo; la del Libro Infantil y Juvenil, que llegó a su edición 33; y la de Guadalajara, que compite al tú por tú con las más grandes […]

GRANDES TEMAS | 14 comentarios
REGRESAR A LA NOTA
  • Una pregunta a Irma Gallo, regularmente ponen el link de las segundas partes. En este texto no lo vi, ¿no hubo una segunda parte?

  • Un libro es el mejor regalo, gracias Paloma
    Tomás Di Bella

    Llegar a tener en la mano el objeto llamado libro, mirar primero su rostro, sus colores, sus letras, su nombre; abrirlo y pasear la mirada por sus hojas, acercarlo un poco más y aspirar su aroma de recién nacido o de vejez honorable; dar una primera lectura al vuelo en una librería y emocionarse porque se adivinen desde ya las posibilidades de conocimiento, maravilla, fantasía, imaginación, diversión, aprendizaje, armas todas contra el aburrimiento, la abulia y la ignorancia. Y desde ese momento no soltarlo para pagar su precio –que siempre será inapreciable ya sea porque no me alcance el dinero o porque pueda comprar cinco–, y llevarlo a casa y entonces sobre él caminar con los ojos en parsimonia, lentamente descubriendo mundos dentro de otros mundos, visitando nuevos portales, alejándose de umbrales antiguos, resolviendo fragmentos del enigma y aceptando con humildad misterios irresolubles. Todo ello dentro de este tesoro lleno de letras. Todos deberíamos de haber sentido esto desde siempre. Si no, es un deber y un derecho hacerlo.
    Pero para poder hacer este lúdico atrevimiento e iniciático viaje al más adentro, al más acá y al más allá de nuestro ser como lectores, antes de darle principio a la máquina de las dudas e incógnitas, de las preguntas y las inestables respuestas, debemos hablar de lo que sucede con quienes se encargan de hacer aparecer este objeto de múltiples placeres y escondidos deseos por descubrir. Me refiero a la labor de edición. Me refiero a las personas que se dedican a trabajar en una casa, taller u oficina editorial. Y me refiero a su oficio. ¿En qué consiste realmente la labor de edición? ¿Cuáles son los pasos, las facetas, los tiempos, las dificultades, los escollos y abismos, y cuáles las satisfacciones y beneficios de esta labor sin prisas pero segura de multiplicarse, y que se consolida y encuaderna en libro? Porque si hablásemos de trabajos importantes dentro de cualquier época histórica que hayan sido sobresaliente en el sentido cultural, debemos de hacer referencia a la labor de edición. Si hablamos de avances en humanidades y en ciencias en cualquier país que haya alcanzado su cúspide de esplendor, debemos de referirnos a su rica labor de edición. Las mejores culturas de las que tengamos conocimiento están basadas en esa labor ecdótica, la de producir impresos de conocimiento: el resumen, la raíz, y los vuelos de esa sociedad dentro del libro.
    De manera que una sociedad que se mantenga editándose cotidianamente, y que actúe en una labor de autocrítica, es una sociedad que progresa no sólo al repartir su conocimiento cultural, sino su riqueza patrimonial: los frutos de su cultura toda. Una sociedad que edita –para decirlo sin tapujo– es una sociedad más equilibrada, más igualitaria, menos violenta y más feliz. Porque la labor de edición en general significa una mejora constante a un sistema viviente. Por ejemplo, la medicina edita al cuerpo; las humanidades y las artes editan al espíritu; la ecología edita la cordura del consumo y el respeto del ambiente. Los ejemplos son numerosos y la labor es una de constancia y perdurabilidad. Uno nace hacia una edición de vida y se mantiene reeditándose el resto de ella. Así, en breve, la labor de edición no sólo tiene que ver con los libros, las revistas, el cine o el video, sino con todos los aspectos de la vida. ¿O acaso no en este momento el mundo necesita una edición nueva y mejorada, aunque sea aumentada? Regalemos libros, con seguridad ahí se encontrará la senda a seguir.

  • Felicidades Paloma, la FIL si es de verdad, no como la de guadalajara que ya es un set montado, que a mi parecer ya es decadente, pero como esta de moda tardará en caer, necesitamos espacios públicos como el que tu has promovido, públicos!!! no donde le den un premio al echenike, jajajaja, en fin, felicidades, y es cierto por obligación no se lee, pero si no me hubieran obligado a leer un librito cuando era niño, no me hubiera entusiasmado tanto con él y con el resto de la literatura, el punto es que si te obligan, que te obliguen con uno bueno, no con Herodoto por dios!!

  • La FIL del zócalo es una verdadera maravilla porque Paloma Sáiz también lo es. Con la pasión con la que los organizadores hacen ésta feria, tendrá una larga y fructífera vida

  • La señora paloma es una despertadora de conciencias, su labor cultural es intensa por fomentar la lectura en México. Muchas veces he asistido a la feria del zócalo y es festín de letras digno de los que amamos la lectura. Hoy me encuentro elaborando un proyecto comunitario de biblioteca, para echarlo andar en mi pueblo. Si alguien sabe de ello, agradeceré su apoyo.
    Un abrazo.

  • La Sra.Paloma Saiz y la Brigada Para Leer en Libertad hacen un gran trabajo con sus Ferias y Tianguis de libros,promoviendo la lectura y la cultura de fácil acceso con precios y eventos para todos muchas felicidades y gracias ojalá sigan mucho tiempo

  • Gran labor que realiza Paloma Saiz , México está rezagado también en cultura, no recibe el suficiente apoyo del gobierno. Hace bastantes años visité Cuba, en el tour estaba conocer la Universidad de la Habana, me sorprendió darme cuenta que los estudiantes sabían más de la historia de México que muchos de los visitantes. Excelente entrevista Irma, otra paloma a tu trabajo ¡

  • Una felicitación para ambas:

    Para Paloma Saiz Tejero, porque no es fácil promover la lectura en un país ‘educado’ por la televisión -por más de 50 años- monopolizadora y a Sanjana Martínez por buscar artículos que llenen el vacío cultural en un país colmado por violencia, muertes y sangre.

    No he tenido la oportunidad de acudir a la feria del Libro del Zócalo -vivo fuera de México- sin embargo se me hace fascinante pensar que el centro neurálgico del país esté ‘inundado por libros’. Donde no solamente el estudiante tiene acceso, sino TODO EL MUNDO el paseante, el niño, la trabjadora del centro comercial, el merenguero, el vendedor de ropa, etc.

    El Zócalo de la ciudad de México tiene un solo dueño EL PUEBLO DE MÉXICO. Nadie puede impedir que una manifestación cultural sea despojada o anulada.

    Ojalá en el futuro tenga la oportunidad de solicitar un año sabático y programar mi estancia en el DF en relación a la programación de la Feria.

    Un cordial saludo fraternal.

    Omar Valladares
    Lévis, Quebec Canadá.

  • En Cuba no se lee porque la dictadura lo impide. La distribución de libros es nula porque la prioridad es comer.y no leer . Los cubanos viven condiciones de vida que rayan en la pobreza extrema ¿ Esto admira de la revolución cubana ? ¿ Qué me dice de la prohibición de acceso a internet ? ¿ De las jineteritas que se prostituyen en el malecón ? La última feria del libro del zócalo duró diez días porque su marido es militante de Morena y le cedió el espacio a López para que enunciara su discurso monótono en decremento de los empresarios que compramos espacio en la feria por doce días. Por favor , ahora se las van a dar de masiosares de la cultura capitalina.

    • Por si no lo sabe los cubanos les obligan a estudiar hasta noveno, lo cual quiere decir que todos estan obligados a estudiar lo que equivale en nuestro país hasta la preparatoria de forma gratuita, por lo tanto no hay analfabetas como aquí, no hay niños de la calle por lo mismo, estan obligados a asistir a clases. Y si Cuba tendra cosas mal pero les envidio su sistema de seguridad, su sistema de salud y su sistema educativo.

      • Obligar a estudiar no significa leer por gusto. En Cuba existen niños de la calle , muchos de ellos se dedican a la prostitución y ofrecen sus servicios en el malecón como lo documenta Lydia Cacho. Los servicios médicos en la isla son de los más decadentes en América Latina , que usted viva de la quimera de la propaganda castrista es otra cosa ¿ Cómo evade la realidad de la dictadura que ha permanecido 53 años y que suprime las libertades individuales más elementales ? ¿ Qué les envidia ? ¿ Acaso quiere un modelo similar para los mexicanos ?

    • Lo que a usted le falta mi estimado Alexander es información, misma que no le daré pues eso es una responsabilidad personal, necesaria antes de emitir opinión alguna, es por eso mismo que le diré lo siguiente. A los editores que tanto “esfuerzo” realizan para llevar sus libros y pagar el espacio, revise el costo por stand en este año y verá que fue de risa, aún así los editores siguen sin comprender lo que es fomentar la lectura y haciendo uso del momento se atrevieron a cometer atropellos contra los lectores como es el caso de los libros de Tariq Ali, mismos que tenían un costo el cual fue elevado por el hecho de que el autor estuvo presente y la demanda subió. Triste situación, podría enumerar muchas cosas más, pero para dejarle un comentario final, revise el nivel de lectura en Cuba así como el nivel educativo que en reconocimiento internacional es de analfabetismo CERO. Buen día.

  • Qué bueno, a las 10:43 corrigieron el error.
    Hacer caso de los comentarios de los lectores es una muestra de que si toman en cuenta las opiniones.
    Gracias.

  • Paloma es un de nuestras grandes promotoras
    De la cultura en nuestro país e incluso de Latinoamérica
    Es reconocido su trabajo.

  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión