Ciudad de México, 27 de noviembre (SinEmbargo).– Al contrario de lo que denunció ayer la organización Human Rights Watch (HRW), Miguel Ángel Osorio Chong, titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), afirmó que la tortura ha bajado “significativamente”.

“Respeto sus resultados [de HRW], pero déjenme decirles que lo que acabo de comentar, aparte del avance, están los informes oficiales de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en lo que se refiere a tortura, ha bajado significativamente”, dijo en conferencia de prensa el funcionario federal.

Pero el funcionario federal no dio datos.

Con anterioridad, Osorio Chong y el Presidente Enrique Peña Nieto han dicho que los crímenes en el país han disminuido, pero no ofrecen cifras en sus discursos.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo Nacional del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), entre el 1 de diciembre de 2012 y 31 de octubre de 2013, se registraron en el país 17 mil 68 “averiguaciones previas” por homicidio doloso. Pero según el semanario Zeta, el SNSP que dirige Monte Alejandro Rubido registra oficialmente “averiguaciones previas”, no obstante a que cada una puede tener más de una víctima.

Zeta dijo que según su conteo, hecho por todo el país, el total de muertes en los primeros 11 meses de gobierno supera los 17 mil 68 asesinatos.

Ayer, por medio de una carta dirigida al Presidente Peña Nieto, José Miguel Vivanco, director de HRW México, dijo que hay casos donde muestran que militares y policías continúan cometiendo graves abusos de manera impune en lo que va de su sexenio.

“Desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y torturas en estados en todo el país, perpetradas por miembros de todas las fuerzas de seguridad en el ámbito federal, estatal y municipal”, son los delitos que denuncia la organización.

Vivanco indica en la misiva que la administración de Peña Nieto no ha definido un plan concreto sobre cómo reducir la violencia, pues al comienzo de su mandato, distintos miembros de su gabinete coincidieron que la estrategia del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa no lo consiguió y al contrario, aumentó dramáticamente las violaciones en derechos humanos.

“Su estrategia pareciera haber sido prácticamente indistinguible de la de su predecesor”, acusa.

Al respecto tanto Osorio Chong como Peña Nieto han afirmado –sin presentar cifras– que los delitos de alto impacto van a la baja en la actual administración. Sin embargo, lo dicho desde el gobierno federal ha formado parte de un discurso oficial que no sustenta lo dicho con datos precisos.

Human Rights Watch pone de ejemplo el caso de Michoacán:

“Envió miles de soldados, que “se unen a miles de otros asignados a operativos contra el narcotráfico en todo el país, quienes no han recibido una misión clara (salvo una directiva imprecisa de restablecer la seguridad), no tienen plazos claros con respecto a cuándo deberán retirarse, y cuentan con una supervisión civil insuficiente”.

También menciona otra similitud con el gobierno de Calderón Hinojosa:

“Referirse despectivamente a víctimas de violencia acusándolas de delincuentes, sin ninguna evidencia que lo demuestre”.

Este día, ante reporteros, Osorio Chong explicó que el gobierno federal tiene el objetivo de preparar a funcionarios públicos para atender a la población respetando los derechos humanos. Además, adelantó que próximamente se presentará el Programa Nacional de Derechos Humanos, aunque no precisó la fecha.

Por su parte, el ombudsman nacional, Raúl Plascencia Villanueva, explicó que a pesar de los avances en derechos humanos, los servidores públicos siguen cometiendo violaciones.

“Le quitaría los adjetivos de Human Rigths Watch, sin embargo, sí señalaría que efectivamente hace falta todavía mucho en materia de justicia, hace falta mucho para que las víctimas de los delitos accedan a una debida procuración de justicia, hace falta mucho para que se venza la impunidad en nuestro país”, comentó.

El titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) explicó que a pesar de que se crearon instancias en la Procuraduría General de la República (PGR) no ha habido resultados en la procuración de los derechos humanos.

Plascencia Villanueva afirmó que todavía hay muchos servidores públicos que reniegan de los derechos humanos y eso es parte de los retos que deben de vencerse en corto y mediano plazo.