“Quiero dar respuesta a una de las demandas que se nos presentaron desde Mexicali, la situación de la cervecera que por voluntad de los ciudadanos se decidió que no operará en Mexicali, en Baja California”, aclaró López Obrador.

Ciudad de México, 27 de noviembre (SinEmbargo).- El Presidente Andrés Manuel López Obrador dejó en claro esta mañana que no existe la posibilidad de que se construya una nueva planta cervecera en Mexicali, Baja California.

En un evento correspondiente a su gira de trabajo por ese estado, el Jefe del Ejecutivo federal descartó que nuevas cerveceras vayan a operar en la entidad durante su mandato, y afirmó que no permitirá que la firma Constellation Brands se instale en la región.

“Quiero dar respuesta a una de las demandas que se nos presentaron desde Mexicali, la situación de la cervecera que por voluntad de los ciudadanos se decidió que no operará en Mexicali, en Baja California”, aclaró López Obrador.

“Se tomó la decisión de que no se iba a otorgar el permiso para que esta planta operara y ese es el compromiso. Lo expreso así, con toda claridad, para que no haya ningún tipo de desinformación. Nosotros tenemos palabra, no somos iguales a los conservadores hipócritas del doble discurso, de la doble moral. Para nosotros, la congruencia es fundamental”, agregó el primer mandatario.

“Se llevó a cabo esa consulta y la gente expresó su sentir acerca de que no quería que se construyera y operara esa planta cervecera por la falta de agua en Mexicali, en Baja California, en el norte del País”, explicó el tabasqueño frente al Gobernador del estado, Jaime Bonilla.

Y es que la disputa por el agua con la industria productora del norte del país, particularmente en Chihuahua, se develó la acaparación del recurso, por lo que la administración federal no considera viable la construcción de plantas cerveceras en zonas áridas, aseguró el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Llamó a la inversión privada a llevar esos recursos en áreas cercanas a afluentes como las del río Grijalva o el Usumacinta.

Cuestionado en su conferencia de prensa diaria sobre la resolución de la Comisión de Recursos Hidráulicos de la Cámara de Diputados de avalar la reforma a la Ley General de Aguas, con la que se dará continuidad a concesiones de agua hasta por 30 años, dijo no estar enterado de la decisión, sin embargo expresó que se va a revisar.

“No podemos apostar a lo mismo, es decir, no a la privatización del agua, y tenemos que buscar que se ponga orden en todo lo que es el uso, el manejo del agua, porque tenemos problemas serios”, reconoció el mandatario mexicano.