Chivos. Foto: Santuario Libres al fin

Creo que no importa la religión que profesemos, si celebramos o no la Navidad, estas fechas son de reflexiones, de compasión, de proponernos metas para el siguiente año y de tener deseos de mejora en todos los aspectos de nuestra vida.

Siempre me ha parecido contradictorio que es en estas épocas en las que se asesina a más animales para ser usados como comida, tal parece que la compasión decembrina sólo abarca a los humanos.

Pero por qué no proponerse algo diferente este año, tal vez puede ser una cena sin crueldad. Existe una gran cantidad de comidas deliciosas que son a base de plantas, así como hay una gran de sustitutos de productos animales disponibles en los supermercados.

Petunia y Wicca. Foto: Santuario Libres al fin

Por qué no, mejor aún, decidir dejar de comer animales, sería un propósito maravilloso que ayudaría a los animales, a tu salud y al planeta.

Este año ha sido muy complicado para todos, la pandemia cambió nuestra manera de vivir y de relacionarnos, sabemos que el inicio de la pandemia se dio en un mercado húmedo donde se sacrifica a los animales sin la más mínima sanidad, y desgraciadamente mientras no cambiemos nuestros hábitos nuestro mundo estará muy lejos de una mejora y cada vez más cerca de su final.

Este año también vimos cómo iniciaron guerras del agua en algunas partes de México y ya hasta empieza a cotizar en bolsa, lo cual nos indica claramente el inicio de una escasez de agua que se venía previendo desde hace mucho, la ganadería es una de las actividades que más agota el agua, la producción de leche y carne son realmente insostenibles en cuanto al impacto ecológico que tienen, este es realmente un momento crucial para plantearnos si deseamos seguir en este camino de destrucción al planeta.

Por donde lo veamos los productos animales están minando la salud del planeta, si a esto agregamos la enorme crueldad que implican para los animales, me parece realmente absurdo que no pensemos en un cambio. La mayoría de los animales en las granjas industriales tiene una vida y una muerte miserable.

Banda de Borregos. Foto: Santuario Libres al Fin

Personalmente mi deseo en estas fiestas es que más gente se vuelva compasiva y deje de comer animales, así como que existan más lugares como el Santuario Libres al fin donde los animales pueden ser animales y pueden gozar de su vida con libertad.

Nada me parece más bello que poder conocer lo amigable y cariñoso que son los chivos como mi adorado Mono, lo inteligentes que son los cerdos como Wicca que siempre encuentra maneras de agarrar la comida de las gallinas, lo protectores que son los gallos con las gallinas como el Cubanito que protege a Topa y a Choco cuando escucha que hay algún ruido raro, lo inteligente que puede ser un burro como Cleveland que sabe abrir absolutamente todas las puertas, lo valiente que puede ser una borrega como Molly que cuando algo no le parece simplemente te da un tope y lo hermoso que es verlos convivir y formar familias y amistades entre ellos.

Gallinas por Santuario. Foto: Libres al fin

Te dejo las redes sociales del Santuario para que conozcas que es posible que estos animales vivan su vida en libertad y que al igual que nosotros tienen todo el derecho de hacerlo y de disfrutarla al máximo, la compasión es para todos.

Clevelad. Foto: Santuario Libres al fin

Redes sociales Santuario Libres al Fin.
Facebook: https://www.facebook.com/SantuarioLibresAlFin
Instagram: @SantuarioLAF