“Creemos que hemos hallado la fórmula ganadora para alcanzar una efectividad que, tras dos dosis, sea tan alta como todas las demás”, explicó Soriot al dominical Sunday Times sobre el preparado que su compañía desarrolla junto a la  Universidad de Oxford.

Londres, 27 de diciembre (EFE/RT/SinEmbargo).- El director ejecutivo de la farmacéutica AstraZeneca, Pascal Soriot, asegura que el laboratorio ha encontrado la “fórmula ganadora” para hacer que su vacuna contra la COVID-19 tenga una efectividad a la altura de las de Pfizer/BioNTech, del 95 por ciento, y Moderna, del 94 por ciento.

“Creemos que hemos hallado la fórmula ganadora para alcanzar una efectividad que, tras dos dosis, sea tan alta como todas las demás”, explicó Soriot al dominical Sunday Times sobre el preparado que su compañía desarrolla junto a la  Universidad de Oxford.

Sin embargo, Soriot no quiso ofrecer más detalles, a la espera de publicar los resultados de nuevas pruebas próximamente.

El Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador le contrató poco más de 77 millones de vacunas a AstraZeneca y es, por mucho, la mayor apuesta para inmunizar a su población. Se trata de una vacuna barata que no requiere la refrigeración de las de Moderna y Pfizer. La Fundación Carlos Slim también está involucrada en el proceso de desarrollo y en la producción.

El Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador le contrató poco más de 77 millones de vacunas a AstraZeneca y es, por mucho, la mayor apuesta para inmunizar a su población. Foto: EFE

El papel de la Fundación Slim en este acuerdo es comprar los insumos necesarios para producir la vacuna a gran escala en México y Argentina para después distribuir entre 150 y 250 millones de dosis en América Latina.

Arturo Elías Ayub, vocero de la Fundación Slim, explicó en agosto que el convenio con el laboratorio AstraZeneca, que está desarrollando la vacuna junto con la Universidad de Oxford, permitirá que la vacuna llegue a América Latina un año antes de lo previsto, lo que fue revelado por el Presidente argentino, Alberto Fernández, y confirmado por López Obrador.

Desde agosto, Argentina y México anunciaron una sociedad con el laboratorio anglo-sueco AstraZeneca para la producción y distribución de una vacuna experimental contra el coronavirus. El país sudamericano tendría bajo su órbita la fabricación de la vacuna, mientras que México se ocupará del envasado y distribución “equitativa” en toda la región, excepto Brasil. El objetivo es “producir entre 250 y 350 millones de vacunas para toda Latinoamérica para el primer semestre 2021”, dijo el mandatario argentino.

Por su parte, Carlos Slim Domit, presidente de los Consejos de Administración de Grupo Carso y de América Móvil, dijo este mes, durante su participación en el evento digital “México Siglo XXI”, que en México la empresa Liomont completará el proceso de estabilización, fabricación y envasado. Detalló que la Fundación Carlos Slim trabajará con AstraZeneca para distribuir desde México a toda Latinoamérica la vacuna, y participa con la disponibilidad de recursos en complemento con los gobiernos de los países para iniciar el proceso de producción de 150 millones de dosis con posibilidad de incrementarse a 250 millones. Expuso que esto será sin fines de lucro y sin beneficio económico para nadie, “buscando que su disponibilidad sea a precios muy accesibles”.

Esta mañana, el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, retuiteó una nota donde se hace mención de que la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca muestra un 95 por ciento de eficacia y es 100 por ciento efectiva en la prevención de enfermedad severa por COVID-19, lo que confirmaría que los resultados son similares a los de las vacunas de Pfizer/BioNtech y Moderna.

Liomont es un laboratorio mexicano con 80 años de experiencia en investigación y en desarrollo tecnológico de la salud de productos que salen al consumidor a un precio competitivo, indicó la farmacéutica.

Específicamente, recibirá la materia prima fabricada por el laboratorio mAbxience de Argentina para la producción final de la vacuna en su planta en México, confirmó la empresa en un comunicado a los medios.

El laboratorio destacó la importancia de su desarrollo tecnológico y científico durante décadas que le permite formar parte de un “proyecto de salud pública de la mayor relevancia para enfrentar una crisis que ha impactado al mundo entero”.

Con orgullo se le hará frente “a este gran desafío tecnológico, lo cual se hará con una visión humanista, sin fines de lucro, apegada a su filosofía de aliviar el dolor humano”, aseguró.

AstraZeneca y Oxford publicaron en noviembre los resultados preliminares de su estudio clínico en dos grupos: uno recibió dos dosis completas de la vacuna, con un resultado del 62 por ciento de efectividad, mientras que el otro recibió media dosis, seguida de una dosis completa un mes después, con una efectividad del 90 por ciento.

Según el Sunday Times, el preparado de Oxford y AstraZeneca -mucho más barato y fácil de conservar que los de Moderna y Pfizer- recibirá esta semana el visto bueno de la autoridad reguladora británica, por lo que se espera que se pueda empezar a inocular en los primeros días de enero.

Soriot no quiso ofrecer más detalles, a la espera de publicar los resultados de nuevas pruebas próximamente. Foto: John Cairns, Universidad de Oxford, EFE/EPA

Soriot cree que su vacuna “debería ser efectiva” con las nuevas cepas del virus, pero reconoce que “no pueden estar seguros”, por lo que harán falta ensayos adicionales.

Por si acaso, la farmacéutica y el laboratorio de Oxford ya están trabajando en nuevas versiones de la vacuna por si pudieran hacer falta.