Los perros habían sido adoptados por personal de la estación policiaca y eran muy queridos por los agentes. Ambos fallecieron de manera inmediata debido a que recibieron de manera directa el impacto de la explosión.

“Negro” y “Mono” eran dos perros muy queridos por los policías de Barranquilla. Fotos: Especial

Ciudad de México, 28 de enero (SinEmbargo).- El atentado de este sábado, perpetrado contra la Policía Nacional de Barranquilla, Colombia, que dejó cinco agentes muertos y 41 heridos, también cobró la vida de dos queridas mascotas. “Negro” y “Mono”, eran dos caninos de raza criolla y habían sido adoptados por personal de la institución tiempo atrás.

Los dos animales se encontraban en el interior del inmueble en el momento de la explosión y fallecieron de manera inmediata debido a las heridas que les causó el atentado. Sin embargo, les sobrevive su compañero “Stiven”, quien se salvó de milagro al recibir atención veterinaria oportuna.

El caso de “Negro” y “Mono” causó conmoción debido a la conexión emocional que habían logrado entablar con los agentes. Según medios locales, ambos caninos eran considerados parte de la corporación policiaca. Nunca faltaban a los ejercicios de formación por las mañanas y estaban acostumbrados a recibir constantemente caricias por parte de los uniformados.

A momento del atentado, los perros se encontraban en el patio del inmueble y recibieron el impacto de la explosión de manera directa. Los cuerpos de ambos caninos fueron encontrados en el suelo junto a los agentes que también fallecieron de manera instantánea.

Minutos después de la explosión, los policías que sobrevivieron al ataque trataron de salvar la vida de ambos canes pero no pudieron impedir que fallecieran. En tanto que “Stiven”, quien logró sobrevivir, aun se encuentra padeciendo las heridas provocadas por las esquirlas del explosivo.

Ambos perros eran muy queridos por la corporación y los policías se encuentran afectados por su fallecimiento. Luz Estela Ordoñez, directora de la Asociación Protectora de Animales en Barranquilla, externó al Diario del Huila su repudio por el acto de violencia que atentó contra la vida de las mascotas.

“Stiven”, el tercer perro adoptado por los agentes, salvó su vida a pesar de las lesiones que le causó el atentado. Foto: Especial

“Hacían parte del equipo de policías del CAI, no solo es lamentable, sino que repudiamos estos actos atroces en contra de la vida, la vida en todas sus manifestaciones. Estos dos perros que eran la compañía, les hacían los turnos, estaban en la formación, eran parte del equipo. Perros que a pesar de su condición de animales de calle se fueron adhiriendo a la estación de policía y también cayeron en lucha”, señaló.

A pesar de los esfuerzos por salvarles la vida, las mascotas fallecieron. Foto: Especial

Los cuerpos de “Negro” y “Mono” ya fueron sepultados por integrantes de la fundación Pet Aid Colombia.

IMPORTANTE, PARA LOS LECTORES

Desde hace mucho tiempo, SinEmbargo consultó a activistas de la defensa de los animales sobre las imágenes de maltrato. Todas las organizaciones civiles animalistas coinciden en que, aunque son imágenes brutales (cerdos y vacas en los rastros, animales desnutridos o maltratados, aves que son sacrificadas) es la única manera de crear conciencia.

Las mismas organizaciones animanistas publican estas imágenes. El sufrimiento de los animales es real, es brutal y doloroso. SinEmbargo tiene un compromiso diario, permanente, de luchar contra el maltrato animal. Por eso la publicación de estos temas. Por eso, SinEmbargo tiene en sus espacios de opinión el más amplio número de colaboradores animalistas, sobre cualquier medio mexicano. Es un tema que nos preocupa y nos ocupa.

Y por eso, también, recomendamos no ver los videos o las fotos si consideran que son ofensivas.