El Fondo Nacional de Fomento al Turismo, Fonatur, rechazó que exista una suspensión en contra del Tren Maya. Informó que “como autoridad responsable no ha sido notificada de dicho Amparo ni de actuación alguna dictada en el procedimiento”.

Ciudad de México, 28 de enero (SinEmbargo).- El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) rechazó que exista una resolución judicial que lo obligue a detener las obras del Tren Maya.

La dependencia, a cargo de Rogelio Jiménez Pons, informó que hasta el momento el Fonatur “como autoridad responsable no ha sido notificada de dicho Amparo ni de actuación alguna dictada en el procedimiento”.

Además señaló que “se tiene conocimiento por el sitio web del Poder Judicial de la Federación de una demanda de Amparo promovida por Ernesto Martínez Jiménez, realizada ante el Juzgado Primero de Distrito del estado de Campeche, bajo el número 12/ 2020 , en el que se señala como ACTO RECLAMADO la consulta y aprobación del proyecto denominado Tren Maya, derivado de la consulta indígena ordenada por el Poder Ejecutivo Federal”, informó en un comunicado.

Añadió que la demando de amparo promovida por Ernesto Martínez Jiménez fue rechazada, y que el acuerdo con el cual se niega el amparo solicitado fue publicado el pasado 15 de enero.

Antes, este diario informó que el Poder Judicial de la Federación concedió una suspensión provisional del Tren Maya a comunidades indígenas de la península de Campeche, agrupadas en el Consejo Regional Indígena y Popular de Xpujil (CRIPX) por violaciones a derechos cometidas durante la consulta hecha por el Gobierno Federal.

El 14 de enero las comunidades indígenas pertenecientes al pueblo Maya Peninsular y Ch’ol, de la comunidad de Xpujil en Calakmul, recibieron el fallo de la autoridad judicial en el estado sureño de la República Mexicana. La suspensión consiste en la petición de abstenerse de realizar actos tendientes a la ejecución del proyecto.

Los integrantes del CRIPX se ampararon ante el Poder Judicial por la violación a sus derechos durante la consulta indígena, ordenada por el Ejecutivo, que calificaron de simulada y fraudulenta en un comunicado.

La resolución de suspensión provisional ordena a las autoridades evitar decretos que aprueben la construcción del Tren Maya hasta que se resuelva la suspensión definitiva sobre el proyecto.

El amparo fue interpuesto el 6 de enero por las comunidades indígenas debido a que consideraron que la consulta para la edificación de la vía férrea se simuló, puesto que estas se llevaron a cabo en asambleas informativas y consultivas en las que participaron representantes de las comunidades indígenas y buscaban, según el CRIPX, obtener la aprobación.

“La simulada y fraudulenta consulta indígena ordenada por el Ejecutivo federal y ejecutada en perjuicio de los pueblos indígenas de Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Tabasco y Chiapas” y la “ilegal consulta y aprobación del proyecto denominado Tren Maya, cuya acción se realizó en flagrante violación a nuestro derecho humano a que se garantice una consulta previa, libre, informada, de buena fe y culturalmente adecuada”, afirmaron las comunidades.