El fundador de WikiLeaks se pronunció contra Alemania y en defensa del separatismo catalán, en España, por lo que el gobierno de Ecuador le suspendió el acceso a Internet en su embajada, donde está refugiado desde 2012.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, saluda a simpatizantes desde un balcón de la embajada ecuatoriana en Londres. Foto: Frank Augstein, AP.

Ecuador, 28 de marzo (AP).- El Gobierno de Ecuador le suspendió el acceso a internet al activista australiano y fundador de WikiLeaks, Julian Assange, asilado en la embajada del país sudamericano en Londres, luego de que en los últimos días se pronunció contra Alemania y en defensa del separatismo catalán.

En un comunicado, la cancillería ecuatoriana señaló que la medida adoptada se debe a que obliga a Assange no puede emitir mensajes que supongan “una injerencia en relación con otros Estados “.

La cancillería no aclaró el tiempo en que Assange estará sin acceso a internet.

La canciller María Fernanda Espinosa dijo en declaraciones a periodistas que la próxima semana se reunirá en Londres una delegación de abogados ecuatorianos con los pares de Assange para explorar alternativas de solución a la situación en el marco del derecho internacional.

Añadió que “lo más importante es que seguimos dialogando con el Reino Unido para buscar una solución definitiva y duradera”.

Esta es la segunda vez que Ecuador le corta el internet a Assange. La primera vez fue en octubre de 2016 tras las revelaciones de Assange en WikiLeaks que presuntamente afectaron a la candidata demócrata Hillary Clinton cuando enfrentó en las elecciones presidenciales a Donald Trump.

El comunicado precisó que el gobierno ecuatoriano también advirtió que el comportamiento de Assange “con sus mensajes a través de las redes sociales pone en riesgo las buenas relaciones que el país mantiene con el Reino Unido, con el resto de los estados de la Unión Europea y otras naciones “.

En los últimos días Assange comparó la detención en Alemania del líder independentista catalán Carles Puigdemont con una acción ejecutada hace casi 80 años por la policía alemana nazi.

Para prevenir “los perjuicios, la embajada en Londres interrumpió … las comunicaciones al exterior a las que tiene acceso a Assange”, destacó la cancillería al tiempo que agregó que la posibilidad de adoptar “nuevas medidas ante el incumplimiento” del compromiso escrito asumido por Assange.

El activista nacionalizado ecuatoriano ingresó en junio de 2012 a la embajada de Ecuador para evadir una eventual extradición a Suecia para responder por acusaciones de delitos sexuales. Si Assange deja la embajada corre el riesgo de ser extraditado a Estados Unidos, donde podría ser procesado por filtrar información secreta de diplomáticos y militares estadounidenses.