“Deseo que el Presidente esté bien”, escribió hoy en su cuenta de Twitter Felipe Calderón.

Ciudad de México, 28 de marzo (SinEmbargo).– El ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa externó su deseo porque el actual Jefe del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, no esté enfermo de COVID-19 y sugirió que el morenista debe someterse a una prueba para descartar que tiene el virus.

El ex mandatario panista dio dicho mensaje luego de que el Gobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, informó que tiene COVID-19. El anuncio lo hizo 10 días después de asistir a Palacio Nacional a la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Deseo que el Presidente @lopezobrador_ esté bien y no se haya contagiado, dado su reciente contacto con el gobernador @omarfayad, que tiene #coronavirus”, escribió en Twitter Felipe Calderón.

El ex panista añadió que cualquier duda al respecto podría ser descartada con una prueba rápida.

“Cualquier especulación sobre la salud del Presidente se resuelve con una prueba que puede ser rápida, mejor saber”, añadió.

Sin embargo, Hugo López-Gatell Ramírez, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, descartó esta tarde que López Obrador se someta pronto a una prueba. Dijo que lo hará sólo en caso de presentar síntomas.

Una reportera cuestionó por qué no se le realiza ahora la prueba pese a que el encuentro con Omar Fayad tuvo lugar apenas la semana pasada, a lo que López-Gatell respondió que hacerla ahora no sigue alguna indicación médica.

“Insisto, las pruebas se hacen para verificar el estado de una persona enferma, hacerla simplemente como una medida de precaución no tiene una indicación médica. (Y si el Presidente) desarrollara síntomas, se procederá conforme a la ciencia médica”, afirmó.

El funcionario explicó  en conferencia de prensa que el estado de salud del Jefe del Ejecutivo nacional “no aplica” para ser sometido a una prueba porque no ha presentado algún síntoma de la enfermedad y tuvo contacto con el Gobernador antes del periodo relevante de contagiosidad.

“No aplica porque el periodo relevante de contagiosidad empieza, en el caso de la persona afectada, en el momento en que empieza a desarrollar síntomas, la probabilidad de que una persona previo a los síntomas, es decir, el periodo de incubación, es muy bajo, y además, hacer la prueba en una persona, cualquiera, sea el Presidente u otro ser humano, tiene un rendimiento muy bajo en la medida en que la persona sea asintomática”, dijo.