Ciudad de México, 28 de mayo (SinEmbargo).– Pobreza, desigualdad, una violencia inédita, marginación y explotación política; uso de programas sociales para engañar con promesas, secretarios de Estado repartiendo dádivas y ofreciendo abundancia.

La cobertura periodística de estos días en la entidad mexiquense ha puesto al descubierto, otra vez, un México que parecía olvidado: las prácticas que le han permitido al PRI sobreponerse a los cambios democráticos en regiones específicas, como Estado de México y Coahuila, donde, y no es ninguna coincidencia, existen los mayores escándalos de corrupción quizás en toda la década.

Las campañas prácticamente terminaron. El próximo domingo, millones de mexicanos saldrán a votar. En el caso de Edomex, los analistas sostienen que se juega más que una gubernatura: se está ante la posibilidad de avanzar en el proceso democratizador del país, que se ha atorado en regiones desde donde el PRI sigue controlando la vida de millones.

10 TEXTOS
OBLIGADOS
DEL EDOMEX


1. EL PODER EN MANOS DE POCAS FAMILIAS

El priista Alfredo del Mazo Maza va por la Gubernatura del Estado de México en lo que se considera la competencia más reñida de la historia en esa entidad en casi 90 años, donde el Partido Revolucionario Institucional ha ejercido un poder oligárquico. Su familia directa ha gobernado ahí 17 años [su abuelo Alfredo del Mazo Vélez, entre 1945 y 1961; su padre Alfredo del Mazo González, entre 1981 y 1986, y su primo hermano Enrique Peña Nieto, entre 2005 y 2011]. De ganar, sumaría seis años al control de esta dinastía en el poder mexiquense, pero de perder dejará a su partido en serios problemas de cara a la batalla por la Presidencia de la República en 2018, coinciden especialistas. Sumado el periodo de Arturo Montiel, quien es tío de Peña Nieto, estos brazos familiares podrían gobernar, si Del Mazo llega, 29 años


2. EL PRI REPARTE DINERO… Y ES VÍCTIMA DE LA DELINCUENCIA

El pasado 5 de mayo, alrededor de las 10:30 horas, al menos tres hombres abrieron fuego en las oficinas del PRI en Nezahualcóyotl. El móvil del ataque, de acuerdo con el partido y autoridades locales, fue un asalto que derivó en la muerte de tres policías, un empleado del Comité de Gestión y un civil. En esas oficinas, según vecinos, no sólo se da capacitación para trámites de servicios, también reparten dinero en efectivo para quienes recluten personas para el Tricolor, motivando así el atraco.


3. EL PRI REPARTE ENTRE LOS POBRES, Y LOS POBRES ACEPTAN

Desde antes de iniciada la elección, Partidos de oposición denunciaron ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) a funcionarios públicos por condicionar la entrega de apoyos a cambio de votos en diversos municipios del Estado de México, lo cual viola la Ley General de Delitos Electorales. Especialistas en sociología y clientelismo destacaron la relación de “dependencia mutua, pero desigual” entre mexiquenses y el PRI, quien los ha “controlado” con dádivas desde 1929 en un contexto de pobreza.


4. DÁDIVAS Y CLIENTELISMO EN LUGAR DE DESARROLLO Y EMPLEO

Hay dos Estados de México: uno, el que colinda con la capital del país, donde sus habitantes recorren hasta tres horas hacia sus centros de trabajo; y otro, el de los de pueblos originarios, al norte de la entidad, donde se vive del campo. Una mayor expansión económica, actualmente en 2.3 por ciento promedio, permitiría generar 166 mil empleos formales al año y no sólo 58 mil, que representa menos del 35 por ciento de lo necesario para el estado. Sin embargo, de acuerdo con activistas y economistas, el PRI no ha mostrado voluntad política para implementar políticas económicas más allá de los programas sociales, y ha apostado por “un sistema clientelar muy poderoso”.


5. LA MAQUINARIA DEL PRI RECURRE A TODO PARA CONTROLAR

La estructura del PRI se activa por completo cada que se avecina un proceso electoral. En el Estado de México, en específico, el modo en que opera el partido Tricolor está reconocido por la gente de los barrios, por los gobiernos municipales, por las organizaciones distritales, las instituciones encargadas de vigilar las elecciones y, en esta ocasión, el Gobierno federal, en manos de un mexiquense, también ha sido un activo participante.

Pero el partido, profesionalizado en esta práctica, ha encontrado los métodos, legales e ilegales, para repartir dádivas sin que las autoridades electorales muevan un dedo. Y aunque otros partidos le copian algunas prácticas, el Revolucionario Institucional cuenta en este caso con el respaldo que le da el tener la mayoría de las presidencias municipales en el Edomex, la eterna gubernatura mexiquense.


6. LA MOVILIZACIÓN NO PERMITE AL PRI ESCUCHAR EN DÓNDE ESTÁ

La elección de 2011, en la que Eruviel Ávila Villegas fue elegido como Gobernador del Estado de México, contó con la participación de cerca de 5 millones de electores, de los cuales 3 millones ejercieron su voto a favor del Partido Revolucionario Institucional. Así ganó, con el llamado voto duro que ese partido se ha encargado de mantener siempre a gusto durante décadas y en lo que parece una especie de relación sentimental.

Cuando los priistas se reúnen se les ve seguros, incluso contentos, como si los números de las encuestas más recientes no abonaran tensión a la batalla electoral y pusieran en duda el triunfo de Del Mazo… como si el camino al triunfo ya estuviera más que conquistado.


7. EL DADIVOSO ALFREDO DEL MAZO… CON EL DINERO DE BANOBRAS

Alfredo del Mazo Maza llegó a la dirección de Banobras el 7 de diciembre de 2012, cuando el PRI, de nuevo en la Presidencia y con los mexiquenses al frente, repartía sus piezas en el Gobierno federal. En los dos años que Del Mazo estuvo al frente de ese banco se gastaron ahí 2 mil 605 millones 810 mil 431 pesos en juicios de demandas, fiestas de día de muertos, publicidad, uniformes, regalos, software, deportes, autos, camionetas, árboles de navidad, cortinas y renta de instalaciones, de acuerdo con los 889 contratos públicos disponibles en el POT. Luego, en 2015, Del Mazo dejó Banobras y ese mismo año, la austeridad económica llegó al Gobierno federal.


8. EL AMBIENTE DE INCERTIDUMBRE QUE BUSCA POCOS VOTOS

La violencia se insertó en el proceso electoral en el Estado de México y podría marcar el tono de las elecciones presidenciales, coinciden miembros de organizaciones no gubernamentales y un académico consultados. PRI es el más beneficiado con el ambiente de incertidumbre, apuntalaron.


9. LA FALTA DE ALTERNANCIA IMPIDE LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN

Los resultados de las elecciones en el Estado de México repercutirán en el resto del país. O al menos eso creen analistas políticos que siguen de cerca los comicios. La corrupción ha elegido la entidad para anidar y un cambio de partido político se antoja, para algunos, como un primer paso para generar la esperada transición.


10. UNA ELECCIÓN CON OLOR A LA DERROTA DE LABASTIDA EN 2000

Politólogos e historiadores encuentran muchas similitudes en el escenario que hoy enfrenta el priista Alfredo del Mazo Maza en el Estado de México –gobernado por el PRI hace 88 años– con el que en 2000 afrontó el priista Francisco Labastida Ochoa en la elección presidencial, la primera que el PRI perdió en siete décadas. Del Mazo como Labastida, coinciden, es un candidato “grisáceo” y como el sinaloense enfrenta el hartazgo social de malos gobiernos, por lo que, por primera vez, el tricolor podría perder en el Edomex.