En EU, la semana pasada se recibieron 2.43 millones de solicitudes y la cifra semanal descendió a medida que pasa la reapertura de negocios.

En Francia, de febrero a abril, aumentó en un millón 65 mil 200 el número de quienes estaban apuntados en las oficinas del paro sin ningún trabajo.

Washington, 28 de mayo (EFE).-Más de 2.12 millones de personas solicitaron la semana pasada el subsidio por desempleo en Estados Unidos, con lo que suman más de 41 millones los pedidos en algo más de dos meses bajo la pandemia de la COVID-19, informó este jueves el Departamento de Trabajo.

En la semana anterior se habían recibido 2.43 millones de solicitudes y la cifra semanal ha estado descendiendo desde que la semana que terminó el 28 de marzo hubo 6.9 millones de solicitudes de prestaciones ¡por desempleo, a medida que más estados han ido permitiendo la reapertura de negocios.

El promedio de solicitudes en cuatro semanas, una cifra que compensa las variaciones semanales y da mejor idea de la tendencia, bajó a 2.6 millones, comparado con la media de 3 millones de la semana anterior.

En la semana que concluyó el 21 de marzo y cuando la pandemia empezó a vapulear el mercado laboral estadounidense, la cifra de solicitudes de subsidio por desempleo dio un salto a 3.3 millones de trabajadores, y la semana siguiente se duplicó y alcanzó su mayor cifra, con 6.9 millones de trámites.

El informe del Departamento de Trabajo indica hoy que en la semana que concluyó el 16 de mayo había 21.05 millones de personas que percibían el subsidio convencional por desempleo, comparado con 25 millones de personas en la semana anterior.

A estas alturas, dos tercios de las personas en la fuerza laboral de la mayor economía del mundo reciben en subsidios por desempleo más dinero que lo que cobraban en sus sueldos debido, en gran medida, a los 600 dólares semanales adicionales provistos por la ley de estímulo de 2.3 billones de dólares aprobada en marzo.

Este suplemento terminará a fin de julio si el Senado, con mayoría republicana, no aprueba y el Presidente Donald Trump no promulga un segundo paquete de estímulo por 3 billones de dólares, aprobado por la Cámara de Representantes, con mayoría demócrata, y que extiende el pago adicional hasta enero de 2021.

Un factor que puede demorar el retorno de los trabajadores a los empleos, especialmente al aproximarse el verano, es la escasez de guarderías y la cancelación de los campamentos de verano, que impiden que algunos padres y madres vuelvan a sus ocupaciones aún si las empresas reabren sus puertas.

DESEMPLEO EN FRANCIA

El desempleo registrado en Francia se incrementó en un 22.6 por ciento en abril, lo que significa 843 mil personas más que en marzo, hasta un total de 4 millones 575 mil 500 demandantes de empleo, el nivel más elevado desde el comienzo de la serie en 1996.

El Ministerio de Trabajo explicó este jueves en un comunicado que la de abril ha sido la mayor subida registrada en un solo mes, después de que en marzo el aumento fuese del 7.1 por ciento, con 246 mil 100 trabajadores más sin ninguna actividad.

En tres meses (de febrero a abril) aumentó en un millón 65 mil 200 el número de quienes estaban apuntados en las oficinas del paro sin ningún trabajo.

La subida récord de abril se explica en gran medida en que no se renovaron los contratos de quienes anteriormente tenían una actividad parcial, un grupo que se redujo en 633 mil 600 personas.

Trabajo destacó que el mes pasado se registró el mínimo histórico de quienes salieron de las listas del desempleo, que antes de la crisis eran en torno a medio millón mensuales, sobre todo por haber encontrado un puesto de trabajo o por haberse inscrito a un curso de formación.

Los datos del desempleo llegan en un momento en que se acumulan las perspectivas muy negativas sobre la situación económica en Francia a causa de la crisis del coronavirus.

Este miércoles, el Instituto Nacional de Estadística (INSEE) calculó que el producto interior bruto (PIB) francés, que cayó un 5.8 por ciento en el primer trimestre sobre todo por efecto del confinamiento que comenzó el 16 de marzo, se desplomará un 20 por ciento en el segundo. Y para el conjunto del año, el descenso será de al menos el 8 por ciento.