Juicio de implicados en el asesinato y trata de varias mujeres en Ciudad Juárez, cuyos cuerpos fueron encontrados en el Arroyo del Navajo. Acusados durante el juicio: José Gerardo Puentes Alba "El Gera", César Félix Romero Esparza, Jesús Hernández Martínez "El Gordo Maloso", José Antonio Contreras Terrazas "El Koyac", Manuel Vital Anguiano "El Meny" y Edgar Regalado Villa "Piwi". Foto: Alicia Fernández, especial para SinEmbargo

Acusados durante el juicio: José Gerardo Puentes Alba “El Gera”, César Félix Romero Esparza, Jesús Hernández Martínez “El Gordo Maloso”, José Antonio Contreras Terrazas “El Koyac”, Manuel Vital Anguiano “El Meny” y Edgar Regalado Villa “Piwi”. Foto: Alicia Fernández, especial para SinEmbargo

Ciudad Juárez, 28 de junio (SinEmbargo).- La investigación contra seis presuntos integrantes de la pandilla de Los Aztecas acusados de la trata y el asesinato de 11 mujeres jóvenes encontradas en el Valle de Juárez, al norte de Chihuahua, indica que esta red operó con la complicidad de policías municipales, estatales, federales e incluso del Ejército Mexicano que patrullaba entonces en la Operación Conjunta Chihuahua.

De acuerdo con un testigo protegido que en el Juicio Oral identificó a los seis detenidos, los Aztecas realizaron trabajos de secuestro, prostitución forzada y asesinato de decenas de mujeres, varias de ellas menores de edad, desde 2008 y hasta al menos en 2011, justo los años del despliegue de hasta 10 mil efectivos federales y de la presunta disputa del territorio y del narcotráfico en esta frontera.

Y todo, se testificó ante el Tribunal de Juicio Oral, con el conocimiento de autoridades y militares que “las pedían uno o dos días” para tener relaciones sexuales.

“A veces me tocaba pagarle a la Policía Municipal, Federal, Estatal, aparte siempre por radio estábamos comunicados y nos estaban diciendo lo que pasa, qué tan ‘caliente’ está El Valle, dónde andan los ‘doblados’ (o Artistas Asesinos, pandilla rival), qué andan haciendo, al igual nosotros sabemos y tenemos que estar listos o truchas por si se calienta el jale”, dice la declaración rendida por el testigo identificado en el Juicio como LJRL y a quienes las jueces pudieron ver declarar en una sala contigua a la sala 2 de la Ciudad Judicial.

-¿Ustedes en su labor tenían comunicación con soldados? –se le interrogó al testigo.

-El Pifas (Pedro Payán Gloria, no acusado en este juicio).

-Que usted conozca, ¿qué tipo de comunicación tenía?

-Con los soldados de Chihuahua.

-¿Con los de Chihuahua?

-Así es.

-¿Y con los de aquí?

-No, con los de aquí no, que yo sepa.

-Para clarificar, ¿por qué tenia comunicación con los soldados “El Pifas”, como usted lo refiere?

-Porque era un punto en donde también se les llevaban las mujeres, a veces las pedían para un día o dos para placer, como se le pueda decir, o simplemente a veces ahí se quedaban con ellas, era un punto donde también se guardaban las muchachas mientras se trasladaban a Estados Unidos o a donde se fueran a llevar.

-Desde su conocimiento, usted menciona que en el Arroyo del Navajo iban y las tiraban, ¿correcto?

-Así es.

-¿Y mencionó que hombres y mujeres?

-Así es.

-Entonces, ¿nos puede precisar dónde las mataban?

-En la vecindad o en casas de seguridad que tenían cerca del Valle también, en Zaragoza, Parajes de San Isidro, para Anapra, esos lugares solamente recuerdo.

Interior de una vecindad en las calles Melchor Ocampo y  16 de Septiembre, donde, según un testigo protegido, mantenían a las jóvenes víctimas después del secuestro. El edificio está ubicado a ocho cuadras de la estación Delicias o Centro, de la Policía Municipal de Juárez. Foto: Sandra Rodríguez, SinEmbargo

Interior de una vecindad en las calles Melchor Ocampo y 16 de Septiembre, donde, según un testigo protegido, mantenían a las jóvenes víctimas después del secuestro. El edificio está ubicado a ocho cuadras de la estación Delicias o Centro, de la Policía Municipal de Juárez. Foto: Sandra Rodríguez, SinEmbargo

El testigo protegido presentado por la Fiscalía General del Estado de Chihuahua como prueba declaró haber empezado a trabajar para La Línea (organización delictiva vinculada con Los Aztecas) desde su infancia, luego de que un delincuente lo adoptó informalmente. Así, agrega en su relato, tuvo conocimiento de que este se dedicaba a actividades criminales como la trata de personas.

A partir de 2008, dice, se enteró (aunque no de manera directa) de que víctimas como Idaly Juache, de 19 años, secuestrada en diciembre de 2010, o Andrea Guerrero Venzor, de 17 y extraviada desde agosto de ese mismo año, fueron “levantadas” en la zona Centro, en el perímetro de dos cuadras que forman las calles Francisco Javier Mina, donde varias jóvenes descienden del transporte público, y La Paz, casi todas en las inmediaciones del mercado Reforma, ubicado a una cuadra de la Catedral de esta frontera.

De ahí, agrega el relato del testigo, la mayoría fueron trasladadas a una vecindad ubicada en la calle Melchor Ocampo y casi esquina con 16 de Septiembre -a ocho cuadras de la estación Delicias de la Policía Municipal-, donde él dijo haber sabido de dos asesinatos y de donde a las demás las llevaban a otros puntos. Otros testimonios indican que la mayoría de las víctimas fue vista también en el Hotel Verde, un negocio de prostitución ubicada unas ocho cuadras hacia el norte, en las inmediaciones del Puente Internacional Santa Fe.

Los datos aportados en este Juicio Oral 267/2014 coinciden con los encontrados por las madres desde 2008 y 2009, cuando, en medio de los homicidios atribuidos a la disputa del narcotráfico, en esta frontera empezaron a contarse también por decenas las desapariciones de mujeres jóvenes.

Fue a partir de 2011 que habitantes del municipio de Praxedis G. Guerrero empezaron a encontrar restos humanos en los causes secos del Arroyo del Navajo. A seis kilómetros, en El Porvenir, está aún un campamento militar que, durante la Operación Conjunta, albergó a cientos de efectivos.

Con este Juicio Oral, la Fiscalía General del Estado busca explicar lo sucedido a María Guadalupe Pérez Montes, de 17 años y con reporte de desaparición del 31 de enero de 2009;  Lizbeth Avilés García, también de 17 y también extraviada en 2009; Perla Ivonne Aguirre González, de 15 y también reportada ese año, así como Idaly Juache Laguna, de 19; Mónica Liliana Delgado Castillo, de 18; Beatriz Alejandra Hernández Trejo, de 21; Jéssica Leticia Peña García, de 15; Daisy Ramírez Muñoz, de 16; Andrea Guerrero Venzor, de 17; Jazmín Salazar Ponce, también de 17, y Jéssica Terrazas Ortega, de 18. Las siete últimas, vistas por sus familias por última vez en 2010.

Los acusados son César Félix Romero Esparza, “El Félix”; José Gerardo Puentes Alva, Manuel Vital Anguiano, “Don Meny”; Edgar Jesús Regalado Villa, “El Piwi”; Jesús Hernández Martínez, “El Gordo Maloso”, y José Antonio Contreras Terrazas, “El Koyac”.

Juicio de implicados en el asesinato de varias mujeres en Ciudad Juárez, cuyos cuerpos fueron encontrados en el Arroyo del Navajo. Comparece ante el tribunal "El Gordo Maloso", José Hernández Martínez.  Foto: Alicia Fernández, especial para SinEmbargo

Juicio de implicados en el asesinato de varias mujeres en Ciudad Juárez. Comparece ante el Tribunal “El Gordo Maloso”, José Hernández Martínez. Foto: Alicia Fernández, especial para SinEmbargo