El programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) sigue en riesgo y los jóvenes migrantes que protege, incluidos los mexicanos, podrían ser deportados si Donald Trump gana las próximas elecciones presidenciales de noviembre, de acuerdo con Jasmin Singh, doctora en Jurisprudencia en la Facultad de Derecho de la Universidad de Washington en Seattle, Washington.

Ciudad de México, 28 de junio (SinEmbargo).- Los dreamers obtuvieron una victoria esta semana cuando la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos dio un revés al Gobierno de Donald Trump en su intento de desaparecer el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), sin embargo estos jóvenes migrantes, que llegaron a EU cuando eran niños, aún no han ganado la batalla final.

El programa DACA sigue en riesgo y ellos podrían ser deportados si Donald Trump gana las próximas elecciones presidenciales en noviembre próximo, de acuerdo con Jasmin Singh, doctora en Jurisprudencia en la Facultad de Derecho de la Universidad de Washington en Seattle, Washington.

El pasado 18 de junio, laSuprema Corte de Estados Unidos rechazó el esfuerzo del Presidente Donald Trump para poner fin el programa DACA, creado en 2012 por el expresidente Barack Obama y que ahora protege de la deportación a casi 650 mil “soñadores”.

La abogada Jasmin Singh, expecialista en temas migratorios en un despacho con sedes en Nueva York, Londres y México, planteó en entrevista con SinEmbargo que la cifra de dreamers oscila entre los 700 mil a 800 mil personas jóvenes, de las cuales, al menos 513 mil son mexicanos.

Además, de los 700 mil jovenes dreamers, al menos 30 mil trabajan en puestos considerados durante la pandemia como “esenciales”, de los cuales, 20 mil laboran en el sector salud.

“Esa es una buena cifra para demostrar que estamos hablando de jóvenes que ya trabajan en la económica de Estados Unidos para pelear en esta pandemia”, comentó la especialista.

NO HAY QUE CANTAR VICTORIA

La decisión del Tribunal Supremo, conocida como 5-4, “es una victoria para estos jóvenes dreamers, pero que es victoria es temporal”, dijo Singh. La especialista en migración señaló que aún hay riesgo para los jóvenes migrantes si Donald Trump gana las elecciones.

El Supremo concluyó, en una sentencia aprobada con 5 votos a favor y 4 en contra, que Trump no siguió los mecanismos establecidos en la ley cuando interrumpió el programa DACA en 2017, pero dejó claro que la Casa Blanca puede intentar cancelarlo de nuevo.

“Esos nueve jueces estuvieron de acuerdo que el Presidente sí tenía el poder para quitar el programa, pero que esta vez no lo hizo en la forma correcta”, detalló la abogada.

En Estados Unidos hay una ley administrativa donde se señala que si un mandatario quiere quitar un programa tiene que hacerlo siguiendo los pasos de esta ley, según explicó Singh.

“La Corte Suprema le dijo a la Casa Blanca que, si quería quitar (el DACA), podría volverlo a intentar. Si Trump realmente quiere eliminar el programa puede iniciar de nuevo el proceso, pero siguiendo esos pasos y esta vez lo va a lograr”, advirtió.

El problema, especificó la especialista, es que Trump no tiene suficiente tiempo para reiniciar el proceso puesto que las elecciones en las que él se juega su segundo mandato, son en cuatro meses.

Cualquier nuevo intento de acabar con el programa suscitaría una batalla legal que difícilmente terminaría antes de las elecciones presidenciales de noviembre.

“Si empieza el proceso puede tomar mucho tiempo porque otra vez (los despachos y activistas) van a apelar y de nuevo llegará a la Corte Suprema”, comentó la experta.

Al día siguiente de la decisión de la Corte, Trump aseguró que pronto enviaría “documentos mejorados” para acabar con DACA de una forma que satisfaga los criterios legales del Supremo. El Departamento de Seguridad Nacional confirmó que la Casa Blanca ya trabajaba en el tema.

Singh advirtió que, si Trump lo hace de manera correcta en su segundo intento, probablemente la Corte Suprema, de mayoría conservadora, va a votar en su favor.

“Si él gana las elecciones, vamos a ver que va a terminar con este programa”, alertó.

En campaña Donald Trump prometió expulsión de “dreamers”. Foto: EFE

ROBUSTECER MEDIDAS

Donal Trump no quedó bien ante sus seguidores con el revés que le dio la Corte Suprema por el DACA, esto provocará que el mandatario estadounidense endurezca las medidas de migración, en un intento por agraciarse con sus seguidores, según comentó la entrevistada.

“Con estas noticias (sobre la victoria de los dreamers) él no se ve bien con sus seguidores, porque una de sus promesas fue que iba a eliminar este programa”, platicó la abogada.

De acuerdo con la abogada, la popularidad de Trump no está en su mejor momento, ni tiene un discurso fuerte para convercer a sus seguidores de que él podría ser un buen Presidente en otro periodo: “Las cifras de desempleo son horribles, muy altas; la economía está baja; la mayoría de la gente no está de acuerdo en la manera que manejó las protestas (por el caso de George Floyd), ni el tema de la COVID-19″.

La especialista advirtió que a partir de este momento y hasta las elecciones, se verán mayores restricciones y endurecimiento en las medidas para extranjeros y migrantes.

“Él sabiendo que el tema de migración es muy importante para sus seguidores, va a usar sus poderes ejecutivos para hacer cambios y demostrar a Estados Unidos –a sus seguidores- que él realmente está haciendo algo contra la migración, y eso otra vez será la base de su campaña”, dijo la especialista.

El endurecimiento a estas medidas ya comenzó. El pasado 22 de junio, el Gobierno de Estados Unidos anunció la suspensión de cinco tipos de visas de trabajo para extranjeros y tarjetas de residencia (“green cards“). La congelación de estas visas será hasta finales de este año y se estima que eso podría evitar la entrada al país de más de 240 mil extranjeros.

Entre los visados afectados se encuentran el H-1B, que está diseñada para ciertos trabajadores cualificados, como los empleados en la industria tecnológica; el H-4, que son para las parejas de estos empleados; así como visados L-1, que están destinados a directivos que trabajan para grandes corporaciones.

Los permisos de empleo H-2B, para trabajadores de los sectores hoteleros y de construcción, y los J-1, que son para investigadores y profesores de investigación y otros programas de intercambio de trabajo, como las becas o las niñeras, también se verán paralizados hasta enero.

“Entonces también vemos que ya hay restricciones en los sistemas de asilo. Cada vez vamos a ver algo diferente, un cambio en migración para que Trump pueda ir al frente del país y justificar lo que él hace con el argumento que presuntamente es para dar a los ciudadanos de Estados Unidos la primera oportunidad para obtener un trabajo. El así lo justifica que pelea”.

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó el esfuerzo del Presidente Donald Trump para poner fin el programa DACA,. Foto: Stefani Reynolds, EFE

Para Singh en la decisión que tomó la Corte Suprema hay una luz que “debería tener contentos a los dreamers: el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, de tendencia conservadora, mostró una intensión “humana” de ayudar a los soñadores.

“John Robert se alienó con los jueces liberales y en su decisión dijo ‘no puedo creer que la Corte no pueda revisar esta decisión en una forma humana’, es decir, que Roberts en su decisión quería ayudar a estos jóvenes. Entonces, esa decisión quiere decir que es una victoria para los dreamers”, reiteró.

Y añadió: “lo que nos sorprendió que fue la Corte Suprema quería tomar una decisión humana. Básicamente buscaron la forma para denegar esta decisión (de quitar DACA), porque sabían que, si lo podían rechazar a cuatro meses de las elecciones, sería una victoria temporal que podría convertirse a algo permante para estos dreamers”.

La abogada insistió que la esperanza de los dreamers es que no gane Trump las elecciones. “Es la única forma en que no podría iniciar este proceso de nuevo”.

El programa DACA, que concede a los “soñadores” permisos renovables de dos años para estudiar o trabajar en Estados Unidos sin miedo a ser deportados, fue un parche ideado por Obama para solucionar temporalmente la situación de esos jóvenes, ante la inacción del Congreso a la hora de concederles una vía a la ciudadanía.

Cuando anunció el fin de DACA en 2017, Trump argumentó que lo hacía porque Obama había abusado de su poder al promulgarlo y para presionar al Congreso para aprobar una solución permanente, pero condicionó cualquier legislación sobre el tema a obtener fondos para el muro con México y otras medidas inaceptables para los demócratas.

Con información de EFE