La Ciudad de México despidió el Semáforo Rojo con un domingo de tianguis llenos. En Apatlaco, Tepito y La Raza, emblemáticos lugares en los que se venden desde chácharas hasta alimentos y bebidas, las reglas de sana distancia se respetaron hasta donde las multitudes y espacios lo permitieron.

Ciudad de México, 28 de junio (SinEmbargo).­- Romeo Santos dice que no ha dormido nada y que el insomnio es su castigo. Judy Santos entonces le arrebata la palabra: “lo que tú sientes se llama obsesión”. Luego suena una rola en inglés, Dance Monkey o algo así. El alcohol se sirve y la bocina se atora un momento. 60 varos el litro y 30 el medio, dice el que atiende. Hay al menos dos decenas de jóvenes en unos 40 metros cuadrados. Se pegan uno al otro y acompañan el coro del artista que toma turno en una de las famosas esquinas de la calle Matamoros, en Tepito. Aquí el que se cubre las fosas nasales es visto como bicho raro. No hay sana distancia y la única medida de sanidad parece ser el tapabocas que sirve para calentar el cuello del que cobra, pero la cerveza lleva ajonjolí.

Lo anterior ocurre el domingo en que la Ciudad de México dice adiós al Semáforo Rojo. Pero no es exclusivo del tianguis en la Alcaldía Cuauhtémoc. Lo mismo en las pacas de Apatlaco, Alcaldía Iztapalapa. También en los puestos de tenis de La Raza, Alcaldía Gustavo A. Madero. El tiempo, parece, se frenó en febrero de 2020, cuando la COVID-19 no había cobrado ninguna vida en México. En el puesto de periódicos, sin embargo, se pueden comprar ya ejemplares del junio que anochece.

“La epidemia no ha terminado”. Ese es el mensaje que autoridades mexicanas de salud repiten una y otra vez. En la esquina del barrio bravo, sin embargo, parece que no han escuchado. En un recorrido, SinEmbargo pudo constatar que, si bien algunos puestos y locatarios han adoptado medidas para evitar la propagación de la COVID-19, en los tianguis de la Ciudad de México hay puntos que reúnen pequeñas multitudes.

El tianguis en domingo. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

Decenas de personas se dan cita en uno de los tianguis de la Ciudad de México. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

“Doña, cómprame una bolsa de jitomates, no sea mala”, dice un joven que cubre su boca pero deja la nariz descubierta. La mujer no le contesta y se cruza la calle. Se va esquivando personas, unas que tratan de proteger sus cavidades nasales y otras que hasta tosen sin remordimiento alguno. Frente a ellos pasan unos inspectores vestidos de blanco. “Iztapalapa”, dicen sus trajes. Toman fotos y hablan de medidas de sana distancia, aunque frente a ellos la práctica esté devorando a la teoría. No hay control. Y faltan horas para que Hugo López-Gatell anuncie que ya casi van 27 mil muertes por el SARS-CoV-2 en México.

El bullicio volvió a las calles de la capital. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

Puesto de cubrebocas. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

Apenas el sábado, la agencia de noticias Associated Press realizó un recuento de mercados gigantes de Latinoamérica que albergaron, en las últimas semanas, cientos de casos de la COVID-19. A México lo incluyó. La Central de Abasto, en Iztapalapa, levantó la mano ahí con casi 700 casos confirmados de la enfermedad que se habría originado en Wuhan, China. Es precisamente América Latina el gran epicentro de la pandemia desde hace algunas semanas, con Brasil a la cabeza.

En los mismos tianguis mexicanos se venden hoy contenciones para la enfermedad. En el piso descansan decenas de cubrebocas de colores, unos bordados, otros estampados. También hay puestos que exclusivamente venden caretas. No faltan tampoco los que se han especializado en diversas soluciones para limpiar y desinfectar. Sin embargo, a metros de esas soluciones, la principal regla, la de la sana distancia, no se puede seguir.

Tianguis en La Raza. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

La Sana Distancia parece haberse olvidado en algunos tianguis de la capital. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

Tianguis de la Ciudad de México. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

México suma hoy 26 mil 648 muertes por COVID-19 y 216 mil 852 casos confirmados acumulados, de los cuales 25 mil 558 están activos, de acuerdo con el reporte diario de la Secretaría de Salud federal (SSA). Durante la semana del 29 de junio al 5 de junio podría superar a España en la cifra de decesos.

De acuerdo con información oficial, el jueves 2 de julio se reanudarán actividades en tianguis, mercados sobre ruedas y bazares de la Ciudad de México, luego de 70 días de Jornada Nacional de Sana Distancia y un mes de Semáforo Rojo.

EL CAMBIO DE COLOR

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, recordó que a partir de este lunes 29 de junio el Semáforo Epidemiológico cambia a color naranja, aunque dejó en claro que eso no significa que la pandemia haya llegado a su fin. Además, recordó las medidas que los comerciantes habrán de seguir ante la nueva normalidad.

“Mañana el semáforo cambia a naranja; esto NO significa que la pandemia haya acabado y depende de todos evitar nuevos brotes”, señaló en su cuenta de Twitter.

La mandataria capitalina explicó que si la ocupación de camas vuelve a incrementarse, será necesario suspender nuevamente algunas actividades de carácter no esencial.

Decenas de personas se dan cita en los tianguis de la Ciudad de México. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

Algunos puestos permanecieron cerrados este domingo. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

“Es importante decir que, si revierte la tendencia en ocupación hospitalaria, pues tendremos nuevamente que cerrar algunas actividades”.

Estas son las actividades que reiniciarán a partir del lunes 29 de junio:

Lunes 29 de junio: el comercio al menudeo, los clubes y actividades deportivas individuales al aire libre. Ese día las trabajadores del hogar podrán retomar sus actividades.

Martes 30 de junio: El Centro Histórico reinicia actividades en locales comerciales. El programa de reapertura para esta zona es especial y se dará a conocer el domingo 28 de junio, aunque Sheinbaum adelantó que incluirá el uso de calles peatonales y la cantidad de comercios que pueden operar, de acuerdo con la especificación de pares y nones.

El “Barrio Bravo” volvió a abrir sus puertas pese a la pandemia. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

Los puestos volvieron a las calles de la capital del país. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

Miércoles 1 de julio: Los restaurantes y hoteles en la capital podrán volver a operar con el 30 por ciento de su capacidad. Para el caso de los restaurantes la Jefa de Gobierno explicó que hay una orientación para que los espacios abiertos den servicio, en caso de contar con áreas al aire libre podrán operar al 40 por ciento.

Jueves 2 de julio: Los tianguis, mercados sobre ruedas y bazares.

Capitalinos beben. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

Capitalinos caminan sobre Tepito. Foto: Carlos Vargas. SinEmbargo.

Viernes 3 de julio: Las estéticas, peluquerías y salones de belleza. Se debe primar la asistencia con base en citas sin que cada cliente pase más de una hora en el sitio.

Lunes 6 de julio: las tiendas departamentales al 30 por ciento de su capacidad.