“Mañana el semáforo cambia a naranja; esto NO significa que la pandemia haya acabado y depende de todos evitar nuevos brotes”, dejó en claro a través de Twitter.

Ciudad de México, 28 de junio (SinEmbargo).- La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, recordó que a partir de este lunes 29 de junio el Semáforo Epidemiológico cambia a color naranja, aunque dejó en claro que eso no significa que la pandemia haya llegado a su fin. Además, recordó las medidas que los comerciantes habrán de seguir ante la nueva normalidad.

“Mañana el semáforo cambia a naranja; esto NO significa que la pandemia haya acabado y depende de todos evitar nuevos brotes”, señaló en su cuenta de Twitter.

Del mismo modo, la mandataria capitalina explicó que si la ocupación de camas vuelve a incrementarse, será necesario suspender nuevamente algunas actividades de carácter no esencial.

“Es importante decir que, si revierte la tendencia en ocupación hospitalaria, pues tendremos nuevamente que cerrar algunas actividades”.

En una animación que la Jefa de Gobierno adjuntó en su tuit, se explica cómo se irán reanudando las actividades gradualmente, qué actividades económicas reiniciarán en primera instancia y cuáles lo harán después.

Asimismo, se hace énfasis en las medidas sanitarias que todos los empleados deben llevan a cabo en el día a día de la nueva normalidad.

Hace un par de días, Sheinbaum Pardo informó del regreso a las actividades y el cambio a naranja. En esa ocasión, anunció la medida que contempla la reapertura de comercios al menudeo, el Centro Histórico, hoteles, restaurantes, tianguis, mercados, estéticas y tiendas departamentales, entre otras.

“Vamos a ir abriendo de manera paulatina y con estrictas medidas sanitarias. La epidemia sigue”, puntualizó la mandataria local.

Destacó que los últimos 15 días el número de personas hospitalizadas en la CdMx ha disminuido, con 3 mil 908 personas en esta condición hasta el 25 de junio.

Aseguró que si la capacidad hospitalaria por contagios del nuevo coronavirus aumenta por encima del 65 por ciento se volverán a cerrar actividades.

Las reglas para la Nueva Normalidad se mantienen, principalmente solicitando a la población mantenerse en casa el mayor tiempo posible. “En principio, frente a enfermedades respiratorias, la obligación, la responsabilidad de todos los habitantes de la Ciudad de México es mantenerse en casa”, pidió Sheinbaum Pardo.

¿QUÉ ACTIVIDADES REINICIAN?

Lunes 29 de junio: el comercio al menudeo, los clubes y actividades deportivas individuales al aire libre. Ese día las trabajadores del hogar podrán retomar sus actividades.

Martes 30 de junio: El Centro Histórico reinicia actividades en locales comerciales. El programa de reapertura para esta zona es especial y se dará a conocer el domingo 28 de junio, aunque Sheinbaum adelantó que incluirá el uso de calles peatonales y la cantidad de comercios que pueden operar, de acuerdo con la especificación de pares y nones.

Miércoles 1 de julio: Los restaurantes y hoteles en la capital podrán volver a operar con el 30 por ciento de su capacidad. Para el caso de los restaurantes la Jefa de Gobierno explicó que hay una orientación para que los espacios abiertos den servicio, en caso de contar con áreas al aire libre podrán operar al 40 por ciento.

Jueves 2 de julio: Los tianguis, mercados sobre ruedas y bazares.

Viernes 3 de julio: Las estéticas, peluquerías y salones de belleza. Se debe primar la asistencia con base en citas sin que cada cliente pase más de una hora en el sitio.

Lunes 6 de julio: las tiendas departamentales al 30 por ciento de su capacidad.

¿QUÉ MEDIDAS TOMAR?

En los centros públicos en los que reinicia la actividad económica se mantiene el uso obligatorio de equipo de protección personal como cubrebocas y careta protectora. La Jefa de Gobierno insistió en la importancia del correcto lavado de manos durante las actividades de trabajo, o en su caso el uso y colocación de dispensadores de gel antibacterial.

Las actividades económicas deberán contar con filtros sanitarios para la detección de síntomas. Se deberá primar la sana distancia y la ventilación natural. En caso de no contar con la última no se puede operar con recirculación de aire al interior y deberán operar con un mínimo de 30 por ciento en exteriores.

Cada centro de trabajo deberá colocar señales para indicar flujos de entrada y salida, filas de espera y asientos cancelados. Además deberán facilitar a la población vulnerable permanecer en su casa con el goce de sus derechos laborales; se solicitó también la implementación de escalonamiento de horarios y días laborales.

Las empresas que tengan más de 30 trabajadores deberán realizar pruebas semanales al 5 por ciento de sus empleados. De presentarse algún contagio, las personas deberán aislarse durante 14 días, así como sus contactos directos del trabajo y se deben respetar todos sus derechos laborales.

Todas las actividades y compañías que regresan el 29 de junio deben darse de alta en el portal de COVID-19 de la Ciudad de México.

Apenas el 19 de junio la Jefa de Gobierno informó que la capital retrasaría una semana su transición al Semáforo Naranja, por lo que no se reiniciarían todas las actividades económicas. “La ciudad permanece para la próxima semana en Semáforo Rojo en transición al anaranjado, eso significa que las actividades que habíamos anunciado que abrirían la próxima semana no van a poder abrir. Vamos a esperarnos para poder seguir disminuyendo contagios”, expuso en conferencia de prensa.

Las actividades que se mantuvieron abiertas durante el Semáforo Rojo, como la construcción, la producción de cerveza, -que se autorizó a principios de junio-, y las actividades que ya reiniciaron, como las manufacturas y las tiendas de barrio, seguirán operando.