El Presidente del Consejo Coordinador Empresarial advierte que en México ya no existe lugar para los partidos políticos que mantengan dentro de sus filas a militantes corruptos, para los que no castiguen a todos aquellos seguidores que no tengan ética y para aquellos que no impongan reglas que obliguen a sus representantes a cumplir con la ciudadanía. Hasta ahora, afirma, ninguno se escapa de este tipo de acusaciones que son muchas, y pocos los responsables.

Ciudad de México, 28 de julio (SinEmbargo).– Los partidos políticos que no hagan una “purga” interna para sacar de sus filas y castigar a sus militantes corruptos pagarán ante la sociedad la factura en las elecciones presidenciales de 2018, advierte Juan Pablo Castañon Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El líder del organismo cúpula del empresariado en México afirma que los resultados de la pasada elección del 5 de junio, en la que el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió tres de sus grandes bastiones: Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz, fue sólo una una muestra de que la sociedad salió a demostrar que cualquier partido político necesita ser transparente y obligar a sus representantes a tener transparencia y claridad en el ejercicio del gasto.

Castañón Castañón expresa que, hasta ahora, no existe ningún partido que tenga “la exclusiva” en el tema de la honestidad, ya que la mayoría han tenido que enfrentar casos de corrupción en sus filas.

“Aquel partido político que no vea lo que está demandando la sociedad, una transformación hacia la honestidad y una consecuencia de sus miembros que no han sido claros, honestos, transparentes, no tendrá futuro en México”, sentencia.

En entrevista con SinEmbargo, Castañón aseguró que la única forma de sacar al país del atorón económico en el que se encuentra es generando empleos, no solamente a través del gasto del Gobierno federal sino a través de un crecimiento de las pequeñas y medianas empresas y, para lograrlo, castigar la corrupción es un factor clave.

RUMBO AL 2018

promo Duarte y Borge

–¿Cómo considera que llegarán los partido políticos a la elección presidencial de 2018?

–Esperamos que tengan una acción, un compromiso donde muestren a sus afiliados las consecuencias de no ser probos en el cumplimiento de sus valores. Deben transformarse y castigar a sus miembros y dar muestras contundentes de que van en pro de la ética, el que no tome acciones se va a quedar fuera y esto no es exclusivo de colores ni de banderas ni de líderes mesiánicos: es una decisión de la sociedad que está urgida de un mayor compromiso de la clase política, que los partidos lo entiendan así y hagan una transformación contundente con fuertes consecuencias para sus miembros que no hayan actuado como dicta la Ley.

–Pero en los dos años que faltan para la elección, ¿pueden hacer esa transformación de fondo?

–Los partidos deben tener una transformación interna para cumplir con los compromisos anticorrupción y tenemos que ver que haya voluntad y también la participación de la sociedad para que exija y castigue a quien no actúe responsablemente en el poder, que pasen por el filtro del juicio de la población, de la sociedad, que se comprometan con hechos. Que desde hoy se comprometan con el proyecto de nación que quieren tener para México, que se comprometen a seguir con el Sistema Anticorrupción y las mismas reformas que ya se hicieron para que se llegue a tener los beneficios para las micro pequeñas y medianas empresas, la disminución de la desigualdad, el aumento de las oportunidades de crecimiento. La única forma de salir adelante es ganar dinero, y la única forma es generar valor agregado a través de empresas que compren y transformen y que puedan contar con personas cada vez más capacitadas. Si creen que la forma de generar empleos es través del presupuesto y gasto gubernamental están equivocados porque eso sólo genera gasto pero no productividad.

–Entonces, ¿la corrupción será el gran tema para 2018?

–También lo será que pequeños y micro empresarios puedan tener oportunidades de crecimiento, acceso a los mercados, a cadenas de valor. Aquel partido político que no vea lo que está demandando la sociedad: una transformación hacia la honestidad y una consecuencia para sus miembros que no han sido claros honestos, transparentes, no tendrá futuro en México.

–El PRI ha dado visos de querer combatir la corrupción de la que se acusa a gobernadores como Roberto Borge [de Quintana Roo] y de Javier Duarte [de Veracruz], pero existe el temor de que esto sólo sea para calmar el enojo popular…

–Debe haber consecuencias: están obligados a dar muestras desde hoy de cuál es el cambio de cada partido y sus compromisos para México, es un momento muy importante de urgencia de voluntad política de los propios partidos; la ciudadanía los urge a dar muestras de honestidad y también de castigar a quienes no hayan cumplido. La sociedad salió a demostrar el 5 de junio que cualquier partido gobernante necesita dar transparencia y que sus representantes, su gente, debe tener un compromiso en el sentido de rendición de cuentas y de claridad y trasparencia en el ejercicio del gasto público. No hay ninguno que tenga la exclusiva sobre la honestidad, la mayoría han tenido casos de corrupción, eso significa un gran esfuerzo de los partidos políticos para transformar y poner un castigo para quienes no hayan ejercido honorablemente sus puestos.

LAS REFORMAS

Foto: Especial

Juan Pablo Castañón, presidente del organismo cúpula de los empresarios en México, habla de desterrar privilegios, incluso en el marco de las reformas estructurales realizadas en el actual sexenio. Foto: Especial

Uno de los temas que caracterizó la primera parte del sexenio de Enrique Peña Nieto fue la acelerada aprobación de 11 reformas estructurales, que ayudarían al país a alcanzar un crecimiento anual de 5 por ciento. Una de sus primeras reformas, la Educativa está justo ahora en la polémica por la negativa de los maestros a ser evaluados y por la falta de transparencia en cuanto a sus métodos; la Reforma Energética, también ha sido ampliamente criticada tanto por la oposición como por grupos afectados, mientras que la Fiscal fue ampliamente cuestionada por el empresariado al imponer nuevos gravámenes tanto a negocios como a ciudadanos.

Sin embargo, para el líder empresarial, estas reformas son necesarias.

“Sigo pensando que son acertadas: la Energética ha generado interés en México, la reforma en materia de económica ha sido importante para la apertura de la economía y ha generado una institución que permite disminuir los monopolios en el Estado mexicano. Tenemos una Reforma de Telecomunicaciones que ha generado posibilidades de disminuir costos… No hay que verlo sólo de corto plazo sino en el sentido de que con el tiempo las reformas nos darán crecimiento”, expresa.

–¿Pero qué hacer con esos 53 millones de mexicanos que están en pobreza y que ya no tienen tiempo para esperar a que den resultado las reformas?

–Las reformas fueron planeadas a largo plazo, como la Energética, las inversiones apenas se tienen que dar; además, los estados y municipios tienen que facilitar que las inversiones se aterricen porque todavía hay prácticas de privilegios para algunas regiones que no dejan aterrizar los pozos petroleros que se ganaron en las licitaciones; a lo mejor a los pobladores de las regiones no les han explicado qué tipo de arreglo tienen que hacer con los inversionistas y a otros que se han beneficiado no les han dicho que no se trata de partir indiscriminadamente las regiones donde están los pozos licitados. Las reformas tienen visión de mediano y largo plazo, la única forma en que pueden ser útiles para México es generando inversión y empleo si generan inversión y no empleo no tienen caso, deben traer oportunidades.

–¿Y qué hacer con el problema de los maestros?

– La Reforma Educativa nos costará tiempo aterrizarla pero es importante que tengamos posibilidades de capacitar a los maestros, compensarlos en un entorno educativo que signifique un gran compromiso de la sociedad de los padres de familia que permita a niños y a maestros capacitarse mejor y librarse de algunos sindicatos y ejercer su magisterio con méritos propios y no con méritos del amiguismo, la antigüedad o relaciones sindicales que pudieran traer prácticas que no corresponden al esfuerzo personal y competencias que el maestro puede ir desarrollando, tiene una gran visión, no acepta la pérdida de privilegios para liderazgos sindicales y maestros que no vean claro cómo su carrera magisterial, su posición puede ser desplazada después de que han tenido un entorno o reglas del juego diferentes, pero todo maestro debe tener oportunidades de salir adelante gracias a su libre decisión.