En los primeros seis meses del año, la compañía del Estado mexicano reportó ganancias por más de 20 mil millones de dólares, un descenso superior al 36 por ciento frente al mismo periodo de 2019.

Pemex expresó en su informe presentado a la BMV que las pérdidas millonarias se debieron a la parálisis económica que dejó la pandemia de la COVID-19; así como a la pérdida cambiaria del peso frente al dólar.

Ciudad de México, 28 de julio (SinEmbargo).- La empresa productiva del Estado mexicano, Petróleos Mexicanos (Pemex), reportó este martes una pérdida neta de 26 mil 406 millones de dólares durante el primer semestre de 2020. El dato significó un aumento del déficit de 585.3 por ciento frente al mismo periodo de 2019.

El alza en las pérdidas que Pemex reportó a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) fue seis veces superior a los 3 mil 853 millones de dólares que se fueron de la petrolera estatal en el mismo periodo de 2019.

Al presentar su informe financiero, correspondiente al segundo trimestre del año, la compañía atribuyó los resultados negativos a la “parálisis” de la actividad económica global por la crisis sanitaria y económica producida por el nuevo coronavirus; así como a la pérdida cambiaria ocurrida debido a la depreciación del peso frente al dólar.

Sobre sus ingresos, Pemex reportó la entrada de un total de 20 mil 277 millones de dólares, una cifra 36.4 por ciento por debajo de lo reportado durante la primera mitad del año anterior.

“La fortaleza de Petróleos Mexicanos en combinación con la nueva política y las estrategias implementadas por esta administración, le han permitido ser una de las empresas petroleras que mejor ha enfrentado esta crisis severa en los mercados internacionales”, destacó la empresa mexicana en su comunicado a la BMV.

Apenas ayer la Comisión Federal de Electricidad (CFE) anunció la pérdida de 95 mil 643 millones de pesos en el primer semestre de 2020. En comparación con los mil 023 millones de pesos que perdió durante el mismo periodo del año anterior. La caída del año del “Gran Confinamiento” significó un aumento de más de 9 mil 249 por ciento entre ambos periodos.

En el informe trimestral que la CFE presentó a la BMV, la compañía atribuyó el impacto a la depreciación del 20 por ciento del peso frente al dólar.

Pemex aseguró que pese a una de las crisis más profundas en la historia de la industria petrolera, la “oportuna intervención de la administración” y debido a “una correcta planeación financiera”, no debió suspender actividades, ni los pagos a proveedores o contratistas, además que “cumplió puntualmente con sus obligaciones financieras de pago del servicio de su deuda”.

El segundo trimestre del año incluyó los meses de abril y mayo, los de mayor impacto de la pandemia en las actividades económicas del país y del mundo. En México, los dos primeros meses del segundo trimestre las actividades productivas consideradas no esenciales pararon sus labores para mitigar los contagios de la COVID-19.

La producción de crudo y condensados se mantuvo en los mismos niveles, entre abril y junio de 2020, frente al mismo periodo de 201, en los mil 673 millones de barriles diarios (mbd). El procesamiento de crudo aumentó de 595 mbd a 631, un avance de 6.1 por ciento.

Sobre el rendimiento (pérdida) de operación, Pemex reportó 90 mil 129 millones de pesos (mdp) en 2019, que para este año disminuyó en 88.7 por ciento, hasta los 10 mil 162 mdp. La pérdida neta también disminuyó, un 16 por ciento, desde 52 mil 790 mdp a 44 mil 337 este año.

El EBITDA, es decir los ingresos de la empresa antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización, ascendió a 40 mil 928 mdp el segundo trimestre de 2020, un 62.6 por ciento menos que los 109 mil 312 mdp de 2019.

-Con información de EFE