El Presidente generó polémica porque en abril recomendó a los bielorrusos beber vodka, acudir a la sauna y trabajar a bordo de un tractor en el campo para contrarrestar la COVID-19.

Moscú, 28 jul (EFE).- El Presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, admitió hoy haberse contagiado con el nuevo coronavirus y haber vencido la enfermedad, que transcurrió de modo asintomático.

“Hoy están reunidos con una persona que se las ingenió para superar el coronavirus sin caer en cama”, declaró este martes durante una reunión con representantes del Ministerio del Interior.

Según afirmó en un vídeo difundido en Telegram, los médicos llegaron a esa conclusión la víspera, sin ofrecer más detalles.

El mandatario, que desde el principio se opuso a las medidas restrictivas y las cuarentenas para luchar contra la pandemia en Bielorrusia y las calificó de “psicosis”, se disculpó ante los presentes por su voz ronca antes de hacer el anuncio.

Lukashenko generó polémicas tanto en su país como en el exterior tras recomendar en abril pasado a los bielorrusos beber vodka, acudir a la sauna y trabajar a bordo de un tractor en el campo para contrarrestar la COVID-19.

Sin especificar cuándo pudo haber estado enfermo, señaló que “el 97 por ciento de la población” local ha superado el virus sin síntomas.

“Gracias a Dios que entré en este ejército de asintomáticos”, bromeó.

La oposición bielorrusa no ha compartido el optimismo del mandatario respecto al nuevo coronavirus a lo largo de toda la pandemia y le ha acusado de poner en peligro la vida de los bielorrusos al obligarles a trabajar en vez de confinarlos, y negarse a cancelar los comicios presidenciales del 9 de agosto.

Lukashenko lleva más de un cuarto de siglo al timón de Bielorrusia (1994), uno de los países menos democráticos de Europa, donde cualquier manifestación de disenso o protesta es reprimida por las fueras del orden.

En 2015, fue reelegido para su quinto mandato con el 87 por ciento de los apoyos en unos comicios muy criticados por los observadores occidentales.

Ahora, se dispone a optar por su sexto mandato consecutivo en medio de una campaña electoral que ha destacado por la invalidación de sus principales oponentes y la detención de cientos de opositores.