Por Mayela Sánchez, Shaila Rosagel, Xanath Lastiri y David Martínez

gabinete

Enrique Peña Nieto anunció ayer el mayor cambio a su Gabinete desde que inició su administración federal, en diciembre de 2012. Foto: Presidencia de la República

Ciudad de México, 28 de agosto (SinEmbargo).– Los relevos en el Gabinete oficializados ayer por el Presidente Enrique Peña Nieto no resolverán las crisis social, económica y política del país y sólo son una respuesta a la presión social, al descrédito, al fracaso de las estrategias contra la inseguridad y la pobreza, y al aumento de la desconfianza ciudadana que padece el actual Gobierno federal que aún no cumple ni la mitad del sexenio, coincidieron especialistas en política, seguridad y derechos humanos consultados por SinEmbargo.

El Jefe del Ejecutivo federal anunció ayer una tanda de relevos en su equipo de trabajo que incluyeron cambios en áreas estratégicas de política social, de seguridad interna y de relaciones con el exterior, aunque mantuvo sin cambios la Secretaría de Gobernación (Segob) y la de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en donde tiene a dos de sus pilares: Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray Caso.

En un mensaje en cadena nacional, el Presidente anunció que Claudia Ruiz Massieu entra como responsable de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE); José Antonio Meade, quien ocupaba la cartera de la SRE es ahora titular de la la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol); Rosario Robles Berlanga llega a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y Renato Sales Heredia a la Comisión Nacional de Seguridad (CNS).

Aurelio Nuño dejó la Jefatura de la Oficina de la Presidencia para ocupar la Secretaría de Educación Pública (SEP); Nuño será sustituido por Francisco Guzmán Ortiz. El ex Gobernador de Querétaro, José Calzada Rovirosa, cuya licencia fue aprobada ayer por la mañana en el Congreso local, será el nuevo Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

Enrique de la Madrid será responsable del cargo que dejó Claudia Ruiz Massieu en la Secretaría de Turismo (Sectur); Rafael Pacchiano, antes Subsecretario de Gestión para la Protección Ambiental, ahora asumirá al frente de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), mientras que José Reyes Baeza tendrá a su cargo el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

MEDIDA COSMÉTICA: DE FORMA Y NO DE FONDO

Los cambios Foto: Notimex

Los cambios en el Gabinete tardaron mucho y se esperaba gente más preparada, dijeron analistas. Foto: Notimex

La académica Ivonne Acuña Murillo, de la Universidad Iberoamericana, consideró que los cambios –anunciados a unos días de que el Presidente rinda su Tercer Informe de Gobierno–son un intento de responder a la presión social ante la falta de resultados esperados del Gobierno federal.

La politóloga hizo un símil entre los cambios anunciados ayer por el Presidente de la República y los que recientemente hizo Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF), a los que consideró más de forma que de fondo.

“Pareciera que es solamente para intentar superar la crisis política, recuperar credibilidad en la ciudadanía. Pero no son esos movimientos lo que va a aumentar la confianza en la ciudadanía, sino los resultados, y si estos personajes no dan los resultados esperados va a salir peor, porque entonces va a parecer una medida cosmética y no una cuestión de fondo que permita sacar al país de las diversas crisis en las que está”, expuso.

Consideró que cambios como el enroque de José Antonio Meade, de la Secretaría de Relaciones Exteriores a la de Desarrollo Social, son más políticos que estructurales, y hacen ver a los funcionarios como “multitareas”, en áreas donde, por el contrario, se requieren especialistas.

“Esperaríamos gente más preparada en el gabinete […] se tardó mucho en tomar la decisión, hubiéramos pensado que iba a ser una decisión bien estructurada y buscar a los mejores personajes para estar en el gabinete”, dijo.

Sobre el caso de Rosario Robles Berlanga, consideró que era una “salida anunciada” y recordó escándalos en los que se vio involucrada, como el presunto uso de programas sociales con fines electorales en Veracruz o cuando declaró que la instancia a su cargo no apoyaría a familias con más de tres hijos, al considerar que la procreación era vista como una forma de obtener más recursos públicos.

En las últimas semanas, su gestión fue cuestionada tras darse a conocer las más recientes mediciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), que mostraron un aumento de casi dos millones de personas pobres, así como nulos avances en el combate a la carencia alimentaria, objetivo del programa insignia de la Sedesol, la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Respecto a la permanencia de Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray Caso en sus respectivas carteras, expuso que si bien son funcionarios cuyo trabajo ha sido cuestionado ante las crisis por las que atraviesa el país, su permanencia en sus cargos demuestra que siguen siendo los hombres fuertes del Presidente.

“Desde el principio y en estos tres años, el Presidente sí ha mandado un mensaje muy claro de que son sus dos torres [Osorio Chong y Videgaray Caso] y no los quiere mover, y que justamente son inamovibles y que en ellos basa gran parte de su proyecto de gobierno”, dijo.

Otra dependencia en la que no hubo cambios fue la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), encabezada por Gerardo Ruiz Esparza, pese a la polémica por la abrupta cancelación del tren México-Querétaro o el escándalo de los audios filtrados que involucrarían a directivos de la empresa Obrascón Huarte Lain y servidores públicos –incluido él– en posibles actos de corrupción.

Acuña Murillo, escéptica, dijo que aún queda por ver si los cambios anunciados son suficientes para darle una nueva cara a lo que resta del sexenio.

“Si no, probablemente, con decisiones desafortunadas, cambiar a un Secretario de ramo no supone un avance si no tiene la experiencia previa y entonces el mensaje que Presidencia va a pasar [será] otra vez un error en cuanto a expectativas”, advirtió.

En tanto, sobre la sustitución de Monte Alejandro Rubido García por Renato Sales Heredia al frente de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), Francisco Rivas Rodríguez, director del Observatorio Nacional Ciudadano, consideró que la salida del primero fue el costo a pagar por la fuga del capo Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, de un penal de máxima seguridad el pasado 11 de julio.

Bajo esa lógica, cuestionó que sólo se hubiera responsabilizado a Rubido García cuando también fue responsabilidad del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), cuyo titular, Carlos Imaz, no ha recibido una sanción por ese hecho.

La salida de Rubido García es el segundo cambio que ha hecho el Presidente en su gabinete de seguridad. El primero fue la sustitución de Jesús Murillo Karam por Arely Gómez en la Procuraduría General de la República (PGR), el 25 febrero pasado.

Al respecto, Rivas Rodríguez dijo que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) también pudo haber sido objeto de cambios, por los problemas que ha tenido relacionados con el exceso del uso de la fuerza y violaciones graves a derechos humanos.

El director del OBC hizo hincapié en que la salida de Rubido García no significa necesariamente que la CNS no ha funcionado para atender el problema de inseguridad en el país, toda vez que éste no es únicamente responsabilidad de la Federación, sino también de los estados, y que ha sido ahí donde se ha fallado.

Sobre la llegada de Sales Heredia, quien desde enero de 2014 se venía desempeñando como titular de la Coordinación Nacional Antisecuestro, destacó que ha sido un hábil negociador en su trabajo con los gobiernos locales.

EL FRACASO DE LA CRUZADA CONTRA EL HAMBRE

osario Robles Berlanga, en la Secretaria de Agrario Territoral y Urbano. Foto: Cuartoscuro

Rosario Robles Berlanga fue relevada de la Sedesol y enviada a la Secretaria de Agrario Territoral y Urbano. Foto: Cuartoscuro

Especialistas en el tema de la alimentación y combate a la pobreza aseguraron que la Cruzada contra el Hambre no fue suficiente para que el número de personas con carencias disminuyera en los últimos tres años. De acuerdo con el Coneval, éstos aumentaron 2 millones en lo que va de la administración de Enrique Peña Nieto. Sin embargo, plantearon que con la llegada de José Antonio Meade en lugar de Rosario Robles Berlanga podría haber un cambio en la política social que contribuya con este objetivo.

Enrique Cárdenas, vocero del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (Ceey), reconoció que la Cruzada Contra el Hambre, el programa insigne para el combate a la pobreza, no cumplió con todas las metas durante los primeros tres años, por lo que debe mejorar la coordinación de los diversos programas.

El especialista dijo que la estrategia para combatir la pobreza no debe enfocarse sólo en las carencias alimentarias, sino también en toda la pobreza extrema y que “la política social debe ser una política de Estado”.

Explicó que “nos debe de indignar que haya pobreza, pero nos debe de indignar más que en México haya pobreza extrema”, por lo que recomendó a Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), ahora a cargo de José Antonio Meade, realizar una cobertura más amplia para combatir todas las carencias y no sólo las alimentarias.

Por su parte, Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador del colectivo Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, consideró que la Cruzada no fue suficiente ya que “se requieren medidas pensadas en torno a las mejores prácticas internacionales”, dijo.

Sobre la experiencia que tiene José Antonio Meade como ex titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público puede ser buena noticia ya que “eso le permite tener una visión más globalizadora y puede beneficiar la función de la Secretaría de Desarrollo Social para que no sea la única y para que no se enfoque sólo en 7 millones de personas cuando la problemática abarca a muchos más”, comentó.

Recordó que Acción Ciudadana ha propuesto en diversas ocasiones, no sólo a la Sedesol sino a los tres órdenes de gobierno, una estrategia de Estado y dijo que “lo que estamos proponiendo es enfocar las políticas económicas con objetivos claros para reducir pobreza y desigualdad”.

Los cambios “tendrán que verse en cambio del Gasto Público y en el Paquete Económico que sea aprobado; una política económica que sea incluyente”, agregó Gomez Hermosillo.

NEGOCIADORES Y NO ESPECIALISTAS

promogatopardismo

Gustavo López Montiel, experto en partidos políticos del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), opinó que los cambios realizados al gabinete responden a la necesidad de darle viabilidad al gobierno pero a través de negociadores y no de expertos.

“Manda a negociadores en el tema de educación y desarrollo social, más que especialistas. Coloca a quien le administre y le saque adelante los temas relevantes”, dijo.

En el caso del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, aunque no fue removido, el mensaje es de debilitamiento pues movió a Jesús Murillo Karam y al Comisionado Nacional de Seguridad, explicó.

López Montiel advirtió que también hay una estrategia rumbo a 2018 en las nuevas posiciones.

“Más allá de los candidatos que ya se habían planteando, junto con el Secretario de Gobernación, el de Hacienda y Nuño, el Presidente quiere jugar con una baraja más amplia: al final de cuentas posiciona el mensaje de la necedad de un joven que haga vínculos, el mensaje de lo que debe ser un candidato, alguien con capacidad de negociación”, expuso.

En tanto, el todavía coordinador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados, Miguel Alonso Raya, criticó que los cambios al Gabinete fueran simples enroques de personaje y no verdaderos cambios de fondo en la conducción política del país.

“La gente esperaría cambios en el equipo de gobierno más allá de los amigos del Presidente Enrique Peña Nieto, con visión de Estado, buscando la manera de tener un gobierno eficiente y recuperar la credibilidad y la confianza”, afirmó Miguel Alonso Raya.

El Diputado federal es uno de los políticos que ha hablado con mayor urgencia de la necesidad de sustituir a los secretarios de Gobernación, Hacienda, Comunicaciones y Transportes, de Desarrollo Social o Agricultura, todos integrantes del “círculo rojo” de Peña Nieto, cuyo trabajo ha sido cuestionado por la ciudadanía.

Alonso Raya se refirió principalmente al desgaste natural provocado por los temas coyunturales, como fue la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, hecho que sigue sin aclararse de forma convincente a 11 de meses de los hechos.

Sin embargo, también se refirió a los escándalos de presunta corrupción que han enlodado la figura del Secretario de Hacienda Luis Videgaray o las fallas en el ejercicio de sus funciones, como lo evidenció la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

“Hacer los enroques en el marco de los amigos de Peña Nieto en el seno del PRI cuando éste partido ganó con el tercio mayor de la votación, es no entender qué es lo que está pasando y no dar pasos atrevidos, audaces, ni sentar las bases para los que debiera ser un gobierno de coalición”, destacó.

Por su parte, el recién nombrado presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya Cortés, expresó que los panistas no darán cheques en blanco respecto a los nombramientos del gabinete presidencial. “Vamos a exigir resultados a los funcionarios recientemente nombrados”, afirmó.

El líder nacional del albiazul expresó que el anuncio de los cambios en el gabinete debe ir acompañado de una “seria autocrítica y un reconocimiento de las enormes fallas que ha tenido este gobierno”.

En tanto, el coordinador de los senadores panistas, Fernando Herrera Ávila, criticó que el Presidente Peña Nieto haya dejado intocado a Luis Videgaray, a pesar de que la reforma fiscal propuesta por la Secretaría de Hacienda ha resultado contraproducente al país, desde el punto de vista del PAN.

“Observamos síntomas alarmantes con un dólar al alza, con reservas en dólares del Banco de México que cada día disminuyen, con índices de pobreza que van en aumento y un ingreso de las familias con tendencia a la baja”.

Señaló que el fenómeno de ineficiencia se repite en otros ámbitos.

“El gabinete necesita de una sacudida más fuerte frente a un entorno donde la economía no crece, los índices de inseguridad son preocupantes y la corrupción avanza sin control”.

En el mismo sentido, el coordinador electo del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés, sostuvo que mas que movimientos de funcionarios, el Gobierno federal requiere un cambio de actitud.

El nuevo líder parlamentario panista afirmó que estos cambios en el gabinete peñista llegaron tarde, por lo que la demora afectó la gobernabilidad del país.

“Estos cambios son tan urgentes, estos cambios ya eran tan necesarios que llegan tarde pero que les damos la bienvenida porque la situación en este país no puede seguir así”.

promogabinete