Ciudad de México, 28 de septiembre (SinEmbargo).– La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) confirmó la muerte de seis personas en Iguala, entre ellas al menos dos estudiantes de la Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, a los que les disparó la propia policía de ese municipio.

La ciudad, que es la tercera en importancia en el estado, después de Chilpancingo y Acapulco, vivió ayer una jornada de balaceras, en las que elementos policiacos del Ayuntamiento estuvieron ligados desde la noche del viernes pasado.

De acuerdo con las declaraciones del titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la entidad, Leonardo Vázquez Pérez, por la muerte de los normalistas y de otros cuatro civiles, más de 300 policías de Iguala fueron arraigados y sus armas están siendo investigadas para cotejar los calibres.

Este presunto asesinato de dos normalistas de Ayotzinapa trajo a la memoria los hechos del 12 de diciembre de 2011, cuando alumnos de la Normal Rural Isidro Burgos bloquearon la Autopista del Sol en sus dos sentidos, a la altura del paradero de El Marqués, en Chilpancingo, para demandar al Gobernador Ángel Aguirre Rivero mejoras en su escuela y plazas para los egresados.

Ese día, elementos de las policías estatal, ministerial y federal acudieron al lugar para desalojar a los jóvenes y ocasionaron la muerte de dos alumnos, Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús, de acuerdo con un informe presentado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Por los hechos violentos de ayer en Iguala, el presidente de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (Coddehum) de Guerrero, Ramón Navarrete Magdaleno, anunció que se designaron a 10 visitadores para recabar información, formar un expediente, investigar y, en su caso, dar las primeras recomendaciones.

Por su parte, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos abrió una investigación sobre el asesinato de normalistas y dos miembros de un equipo de fútbol de tercera división que pertenece a esa ciudad guerrerense. Un grupo de visitadores adjuntos, conformado por abogados, médicos y psicólogos, proporcionarán atención integral a las víctimas, anunció.

“Según información publicada en medios de comunicación de aquella entidad federativa, se registraron varios eventos en los que, al parecer, elementos de la Policía Municipal de Iguala, Guerrero, y un comando no identificado, privaron de la vida a siete personas, entre ellas, tres estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, al dispararles con sus armas de fuego. Asimismo, seis personas al menos resultaron lesionadas y 25 fueron detenidas”, expuso la CNDH en un comunicado.

En Guerrero se contabilizaron de enero al mes de agosto mil 029 asesinatos, pero la inseguridad en la entidad se ha recrudecido durante los últimos días: en menos de una semana se registraron al menos 14 muertos.

Durante la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, Guerrero se ha mantenido como el segundo estado más violento del país, sólo por debajo del Estado de México, donde han ocurrido 3 mil 470 asesinatos, esta entidad contabiliza 3 mil 314 de estos ilícitos en el periodo enero-agosto.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), las cifras de homicidios muestran que en agosto hubo un repunte en la violencia en Guerrero, pues en ese mes se contabilizaron 134 asesinatos, mientras en julio se reportaron 115 homicidios.

IGUALA

La noche del viernes y la madrugada ayer, diversos actos violentos, donde también participó la Policía Estatal de Iguala, dejaron como saldo seis personas muertas en la entidad.

Ayer, la Procuraduría General de Justicia de Guerrero confirmó que elementos de la Policía de Iguala abrieron fuego contra estudiantes de la Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa e indicó que también hubo otros ataques perpetrados por comandos armados, por lo que en total seis personas perdieron la vida.

En conferencia de prensa, el Procurador General de Justicia del estado, Iñaky Blanco Cabrera, detalló que alrededor de las 21:30 horas de este viernes, elementos de la Policía Municipal Preventiva tuvieron un “incidente” con normalistas debido a que los estudiantes habían tomado tres autobuses de la central camionera del municipio. Ahí los policías abrieron fuego contra los autobuses en los que se trasladaban los normalistas.

Uno de los vehículos llegó al Palacio de Justicia donde los estudiantes abandonaron la unidad que tenía rotas las ventanas.

El Procurador destacó que, posteriormente, el Ministerio Público del Fuero Común recibió el reporte de que en la avenida Periférico Norte, a la altura de una tienda de autoservicio, había un autobús con estudiantes normalistas y en ese mismo lugar había otros vehículos.

En la zona donde estaban las unidades, con impactos de bala de rifle AR-15, se encontraron dos cuerpos sin vida, que a decir de los normalistas, se trata de sus compañeros; sin embargo la identidad de estas personas aún no ha sido confirmada.

Iñaky Blanco informó que otra agresión, registrada alrededor de la media noche, fue perpetrada por un grupo armado contra varios automovilistas que transitaban por la carretera Iguala-Chilpancingo, en el entronque de la carretera que conduce a la comunidad de Santa Teresa.

En el lugar fue agredido un autobús en donde viajaban los jugadores del equipo de fútbol de tercera división Los Avispones, donde murió el jugador David Josué Evangelista y resultó herido el chofer de la unidad, Víctor Lugo Ortiz, quien perdió la vida posteriormente. En este ataque también murió la señora Blanca Montiel Sánchez, quien viajaba en un taxi.

El Procurador agregó que este sábado alrededor de las 11:00 horas fue encontrado el cuerpo de un individuo desollado sobre la avenida Periférico Norte.

El funcionario estatal aseguró que el Ministerio Público concentró a todos los elementos de la Policía Preventiva Municipal y además les aseguró el armamento y las patrullas para que se lleven a cabo las investigaciones periciales. Finalmente destacó que los agentes están sujetos a investigación.

A través de su cuenta de Twitter [@AngelAguirreGro], el Gobernador del estado, Ángel Aguirre Rivero, escribió en las primeras horas de ayer: “Condeno enérgicamente los hechos ocurridos en Iguala. Permanezco atento y dirigiendo las acciones operativas y de atención a las víctimas”.

También informó que la madrugada de este sábado instruyó al Procurado General de Justicia y a los secretarios Seguridad Pública y de Salud en la entidad que se trasladaran a Iguala, para encabezar las investigaciones y ofrecer resguardo y atención médica a las víctimas.

“Ratifico la convicción de mi gobierno de fincar responsabilidad con todo el peso de la ley a quienes sean responsables de los hechos”, aseveró.

El gobierno del Ayuntamiento de Iguala emitió un comunicado la tarde de este sábado, en el que pidió a la población del municipio mantener la calma ante los “incidentes ocurridos” en la entidad.

“Invitamos a la ciudadanía de este municipio mantenga la calma y desarrolle sus actividades con normalidad”.

El documento detalla: “Expresamos nuestro más sentido pésame a las familias de las personas acaecidas en esos sucesos”.

Además exigieron a las autoridades correspondientes que incoen una investigación para esclarecer los ataques y que se castigue “con todo el peso de la ley a los responsables”.

El Ayuntamiento informó que ante los último sucesos, han decidido suspender el evento programado con motivo del segundo informe de gobierno, el cual se llevaría a cabo el día de hoy.

ARCELIA

En el municipio de Arcelia, una población ubicada muy cerca de Tlatlaya, Estado de México, donde 22 personas fueron asesinadas, presuntamente ejecutadas por militares, se reportaron al menos seis muertos en los últimos seis días.

La primera víctima fue el párroco de Arcelia, José Asención Acuña Osorio, quien fue encontrado sin vida en el cauce del Río Balsas, a la altura de la comunidad de Santa Cruz de Las Tinajas, en el municipio de San Miguel Totolapan, en la región de la Tierra Caliente.

La PGJE informó que el cuerpo del sacerdote fue levantado por personal del Ministerio Público y agentes de la Policía Ministerial, luego de una denuncia anónima a la línea de emergencias 066.

La dependencia detalló que los agentes lo trasladaron a las instalaciones del Servicio Médico Forense de Iguala para practicarle la necropsia de ley, en la cual se determinó que la causal de muerte fue asfixia por sumersión.

Sin embargo, versiones de medios locales aseguran que el padre presentaba huellas de tortura y que al parecer no tenía impactos de arma de fuego. También reportaron que el párroco llevaba varios días desaparecido.

Además, la PGJE inició la averiguación previa “por el homicidio por proyectiles de arma de fuego en contra de cinco personas del sexo masculino, ocurrido la noche del miércoles 24 en la ciudad de Arcelia, de los cuales tres han sido identificados y dos permanecen en calidad de desconocidos en el Servicio Médico Forense de la ciudad de Iguala”.

De acuerdo con medios locales, los cadáveres de las cinco personas fueron localizados en esa ciudad el pasado jueves; trascendió que se trata de hombres de entre 20 y 29 años con impactos de bala y señales de tortur. Sin embargo la dependencia no lo ha confirmado.

La PGJE detalló que derivado de una denuncia anónima a la línea de emergencias 066, personal del Ministerio Público, peritos y agentes de la Policía Ministerial “se constituyeron en la escena del crimen e iniciaron las diligencias ministeriales consistentes en levantamiento cadavérico y la práctica de la necropsia a los cinco cuerpos, como parte de los protocolos de actuación en materia de investigación”.

ZIHUATANEJO 

La noche del jueves en el puerto turístico de Zihuatanejo, dos jóvenes, de entre 21 y 23 años, fueron ejecutados por un comando armado.

El homicidio ocurrió alrededor de las 21:00 horas, mientras los dos jóvenes se encontraban con reunidos con otras personas en la colonia El Limón de la ciudad, fueron acribillados por sujetos armados; el ataque originó una intensa movilización de elementos de seguridad en la zona.