Una de las situaciones que resaltaron del caso, es que desde el segundo día de su desaparición, las primas y el hermano del Alondra dieron a conocer a la autoridad que la joven podría haber estado en el lugar donde finalmente fue encontrada hasta el pasado día 25 de septiembre sin vida, pero la solicitud para una orden de registro del domicilio no tuvo resultados positivos.

Saltillo, Coahuila, 28 de septiembre (SinEmbargo).– En menos de 24 horas, las autoridades de Coahuila retiraron las pintas y consignas que exigen justicia por Alondra, tras vivir un día de protestas a las afueras del Palacio de Gobierno por la búsqueda fallida de la joven de 20 años que fue víctima de feminicidio presuntamente a manos de uno de sus amigos.

El caso de Alondra Gallegos fue uno de los que volvieron a cimbrar al país resaltando que todavía queda un camino por recorrer en la erradicación de la violencia feminicida a nivel nacional.

La ficha de su desaparición fue divulgada por la Unidad de Búsqueda Inmediata de la Fiscalía General del Estado el pasado 22 de septiembre, un día después de que la joven madre de una niña de 4 años fuera vista por última vez cuando se dirigía a la casa de José a realizar la limpieza de los cuartos que el sujeto rentaba en la colonia La Madrid al sur de Saltillo.

En medio de la investigación, pasaron cinco días en que la familia cercana a Alondra empezó a denunciar públicamente que la búsqueda no estaba siendo efectiva, y que varias de las diligencias que tenía que realizar la autoridad, finalmente fueron realizadas por ellos mismos.

Protesta por el feminicidio de Alondra en Coahuila.

Protesta por el feminicidio de Alondra en Coahuila. Foto: Armando Ríos, SinEmbargo

Familiares amigos y colectivas feministas colocaron veladoras en memoria de Alondra.

Familiares amigos y colectivas feministas colocaron veladoras en memoria de Alondra. Foto: Armando Ríos, SinEmbargo

Una de las situaciones que resaltaron del caso, es que desde el segundo día de su desaparición, las primas y el hermano del Alondra dieron a conocer a la autoridad que la joven podría haber estado en el lugar donde finalmente fue encontrada hasta el pasado día 25 de septiembre sin vida, pero la solicitud para una orden de registro del domicilio no tuvo resultados positivos.

“Alondra dijo que iba a trabajar, que ahí iba a estar. Desde ahí pudieron dar una orden, con todos los testigos de que Alondra estaba ahí”, expresó Mónica, declarando al mismo tiempo que su familia tocó las puertas de varias casas para preguntar sobre la joven.

La familia de Alondra no solamente se convirtió en víctima indirecta por el delito que hoy exige justicia, sino que además durante su búsqueda, recibieron llamadas falsas de personas que les pedían mil pesos para decirles sobre su supuesto paradero.

“Por teléfono nos decían: somos de la cárcel, está en el hospital general; un chingo de llamadas. Fueron a casa de mi abuelo, con mi primo, andaba consiguiendo mil pesos, le dijeron que estaba en Monterrey, que la estaban prostituyendo, que le habían pintado el pelo”, dijo Mónica, prima de Alondra.

Alondra, fue privada de su vida frente a un domicilio del que cuelga una manta con el lema “Para Seguir Seguros”, que se ha vuelto la campaña del PRI para las próximas elecciones de diputados locales en Coahuila que se desarrollarán en medio de la pandemia de COVID-19. Los padres de José, vivían en el mismo lugar, contra quienes también procederán al no haber reportado que la joven había llegado al lugar durante la búsqueda.

La noticia sobre el asesinato fue conocida por la familia a través de los medios de comunicación locales, mientras se dirigían a una primera protesta pacífica ese mismo fin de semana para exigir una búsqueda adecuada y pronto hallazgo.

Así amaneció este lunes la ofrenda colocada para Alondra.

Así amaneció este lunes la ofrenda colocada para Alondra. Foto: Armando Ríos, SinEmbargo

“Nadie se comunicó con mi tío, nadie nos dio un informe. Estábamos llegando aquí (a la manifestación del sábado) cuando vimos salió la nota, le marqué a mi tío para ver si sabía algo y lo mandaron a la oficina de Homicidios”, expresó.

Bajo el grito de: “¡Que arda Coahuila, tierra feminicida!”, el pasado domingo, un día después del hallazgo, un contingente de por lo menos 200 familiares, colectivas feministas y sociedad en general acudieron a la Plaza de Armas de la ciudad para manifestarse por la justicia del caso, donde en las primeras horas, José “N” había sido detenido por otro delito ajeno al de feminicidio a la espera de los análisis de la necropsia del cuerpo.

“Exigimos que no le den beneficios por haberse entregado”, manifestó una de las primas de Alondra frente a la prensa, donde también dieron a conocer que junto con sus amigas crearían el colectivo Alondra Gallegos que hizo la presentación de sus primeras demandas.

“La injusticia que vive hoy Saltillo, no se puede volver a repetir. Alondra era joven, hermosa, tenía aspiraciones, una motivación enorme que era su pequeña hija, quien le daba alas para seguir y lucha (…)”, expresa.

“Solicitamos la destitución del Fiscal General del Estado de Coahuila, Gerardo Márquez Guevara, por su pésimo ejercicio de investigación y búsqueda, por su lenta participación, por las trabas que le pusieron a la familia. Asimismo hacemos responsables a quienes llevaron la investigación, a Beatriz Vázquez, directora de homicidios violentos y a Agustín Mercado, comandante. A quienes la familia les aviso que había testigos, vecinos que les informaron que la vieron ese día ahí y una más quien la vio entrar al domicilio, por haber hecho caso omiso de catear la casa desde el día martes, día en que pudieron encontrar con vida a Alondra”, dice un párrafo siguiente.

“Así como también pedimos la renuncia del Gobernador del Estado de Coahuila, Miguel Angel Riquelme Solís, quien en ningún momento se preocupó, se declaró y quien en todo su mandato no ha hecho nada por aportarnos seguridad para nuestras niñas, hermanas, madres y amigas, y quien ha hecho caso omiso a todas nuestras protestas e injusticias”, expresó.
Cuestionando el quehacer de la justicia, también manifestaron:

El agua de una fuente de Saltillo, Coahuila, fie teñida de rojo.

El agua de una fuente de Saltillo, Coahuila, fie teñida de rojo. Foto: Armando Ríos, SinEmbargo

“¿Cómo puedes ser posible que sigan esperando 48 horas para comenzar una búsqueda? ¿Cómo siguen teniendo el descaro de burlarse de familiares pidiendo paciencia y que no se entrometan en las investigaciones para no alertar o entorpecer?”.

Durante la manifestación donde se entonó la canción “Vivir sin Miedo” de la coahuilense Vivir Quintana, algunos de los asistentes realizaron pintas y colocaron pancartas a los alrededores de un cerco de la entrada al Palacio de Gobierno, donde se reclamó la justicia por Alondra y por todas las demás. También por la prima de otra joven víctima de feminicidio en un municipio aledaño a Saltillo a quien recientemente otro hombre le quitó la vida.

La carpeta de investigación para la solicitud de aprehensión por el delito de feminicidio contra José fue liberada pocas horas después de la manifestación, y formalmente, la Fiscalía General del Estado presentó al presunto feminicida a las 8:00 de la mañana de este lunes a las afueras del Centro de Reinserción Social Varonil donde dieron a conocer el inicio del procedimiento judicial que le seguirá.

Durante esa misma aprehensión, el Gobernador, Miguel Riquelme, abrió un hilo de Twitter donde dio a conocer la noticia y a la vez manifestó solidaridad con el caso, expresando que el caso tendrá justicia.

En ese mismo transcurso, las autoridades retiraron las pintas del Palacio de Gobierno que fueron un memorial improvisado sobre el caso, así como las consignas de las pancartas que decían “Estado Feminicida”, y únicamente dejaron las velas dentro de un nuevo cerco, y un retrato en caricatura de quien pareciera ser Alondra. También quitaron su foto de la pared y su nombre rayado con plumones morados, así como las manos rojas que lo rodeaban.

A partir de las 15:00 horas de este lunes, empezará la audiencia de control de detenciones contra José, anticipando una audiencia inicial donde se darán a conocer detalles sobre el caso.

"Ni una más", se leía en las pancartas.

“Ni una más”, se leía en las pancartas. Foto: Armando Ríos, SinEmbargo