Los hechos se registraron alrededor de las 13:45 horas del día de ayer. Arriba del coche quedó sin vida el cuerpo de una mujer y un hombre, mientras otro hombre entre 25 y 30 años corrió para resguardarse, pero lo siguieron hasta asesinarlo.

Guanajuato, 28 de septiembre (POPLab).- La debilidad de las instituciones responsables de la seguridad y procuración de justicia ha convertido a Guanajuato en tierra fértil para cavar por doquier fosas clandestinas, mientras los homicidios y las masacres son las historias de todos los días.

Durante años integrantes de los diversos grupos armados arraigados en la entidad han utilizado los suelos “de la Grandeza de México” para tratar de borrar los hechos sanguinarios.

En la última semana se localizaron ocho fosas clandestinas a las faldas del Cerro de Arandas, en la orilla de la Presa del Conejo en Irapuato, de donde se exhumaron al menos dos cuerpos completos, uno segmentado y 18 bolsas negras con extremidades y restos óseos. Hasta el momento no se puede determinar el número de personas que estaban enterradas a una profundidad de no más de 1.5 metros.

La localización de las ocho fosas es, a la fecha, el hallazgo más importante que se ha registrado en Guanajuato.

Los colectivos “A tu Encuentro” y “Sembrando Comunidad” que participaron en las labores de búsqueda a la orilla de la Presa del Conejo, dieron a conocer los hallazgos de tres días de trabajo. El jueves localizaron un fémur, pero solo un día después ya tenían indentificadas ocho fosas. El sábado se hicieron los trabajos de exhumación en coordinación con la Fiscalía General del Estado, la Comisión Estatal y la Nacional de Búsqueda, así como corporaciones de policía federal, estatal y municipal.

El primer reporte de la Fiscalía General del Estado señaló que en el lugar se encontraron los cuerpos de 11 personas, siete hombres y cuatro mujeres, mientras una mujer más fue trasladada al hospital para recibir atención médica por heridas producidas por armas de fuego. Foto: Especial vía POPLab

Los trabajos de tres días se vieron interrumpidos cuando civiles llegaron a la zona, que se encuentra a pie de carretera, para amenazar a los agentes de policía de los tres órdenes de Gobierno que resguardaban el perímetro donde autoridades y familiares realizaban los trabajos de búsqueda.

Con la violencia que no da tregua en Guanajuato, durante las primeras horas de este domingo se registró una nueva masacre en el estado: se trata del ataque armado en el centro nocturno “La Cabaña del Toro” en Jaral del Progreso que cobró la vida de 11 personas. Siete hombres y cuatro mujeres asesinadas fue el saldo preliminar.

Solo unas horas más tarde se registró otro multihomicidio, ahora en Salamanca. Tres taqueros, dos hombres y una mujer, fueron blanco de un ataque al llegar a su domicilio después de la venta del día.

Autoridades que niegan la realidad
Aunque las autoridades de Guanajuato, principalmente la Fiscalía General del Estado, quiere borrar del vocabulario “fosa clandestina”, y así negar lo evidente, cada día crecen los hallazgos de cuerpos, extremidades o restos óseos. “No hay peor ciego que el que no quiere ver”, comentó José Gutiérrez, representante de los colectivos de búsqueda “A tu Encuentro” y “Sembrando Comunidad”.

En septiembre del 2019 POPLab entrevistó a Sophia Huett, comisionada para la Seguridad en Guanajuato, quien negó que en Guanajuato existieran fosas clandestinas.

“Cuando se habla de fosas es porque hay una acción tardía por parte de la autoridad, esto implica una operación distinta al resto de las organizaciones criminales. Afortunadamente el hecho de que en Guanajuato haya instituciones fuertes tanto en materia de seguridad y procuración de justicia no permiten esta laguna o periodo de tiempo donde el delincuente de alguna forma busca ocultar los cuerpos”, aseveró en ese momento.

A un año de esas declaraciones, los restos óseos y cuerpos sacados de las excavaciones en ocho puntos de las faldas del cerro de Arandas refutan los dichos de Huett, como una muestra de las múltiples fosas clandestinas que hay en Guanajuato.

Desde la Fiscalía General del Estado también se ha negado la existencia de fosas clandestinas, incluso no existen reportes de las autoridades de Guanajuato ante la Federación.

Sin embargo, desde la sociedad civil organizada con el apoyo de especialistas se han hecho diversos trabajos para visibilizar el problema de la desaparición forzada de personas y las fosas clandestinas.

Uno de los cuerpos corresponde a una mujer que vestía un pantalón negro, blusa roja, zapatos animal print con suela roja. En las bolsas de plástico negras se encontraron restos humanos, ropa, chaleco antibalas y botas de policías. Foto: POPLab

MASACRE EN CENTRO NOCTURNO 

Jaral del Progreso se había mantenido como uno de los pocos municipios sin altos índices de violencia, pero la aparente tranquilidad que se vivía se vio interrumpida la mañana de este domingo, luego del ataque armado en un centro nocturno que dejó como saldo preliminar 11 personas asesinadas.

Alrededor de las 6:00 horas de este domingo un grupo armado irrumpió en el establecimiento ” La Cabaña de Toño”, ubicado sobre la carretera Jaral del Progreso-Cortazar.

El primer reporte de la Fiscalía General del Estado señaló que en el lugar se encontraron los cuerpos de 11 personas, siete hombres y cuatro mujeres, mientras una mujer más fue trasladada al hospital para recibir atención médica por heridas producidas por armas de fuego.

Entre las víctimas están las cuatro mujeres trabajadoras del table dance y el cantinero, además de seis clientes.

De acuerdo con la ficha informativa emitida por la Fiscalía General del Estado se señala que la Agencia de Investigación Criminal y el agente del Ministerio Público de la Unidad Especializada en Investigación de Homicidios trabajan en la identificación de las víctimas, así como en las investigaciones para dar con los responsables.

 TRES TAQUEROS EN SALAMANCA

La tarde del domingo tres vendedores de tacos sudados, dos hombres y una mujer, fueron asesinados al llegar a su domicilio en la colonia Barlovento, en Salamanca.

A bordo de un vehículo Nissan tipo Tsuru color rojo, las tres personas llegaron a su domicilio en la calle Puerto Carreño, poco antes de bajar del vehículo de otro automóvil bajaron dos hombres que dispararon a quemarropa.

Los hechos se registraron alrededor de las 13:45 horas del día de ayer. Arriba del coche quedó sin vida el cuerpo de una mujer y un hombre, mientras otro hombre entre 25 y 30 años corrió para resguardarse, pero lo siguieron hasta asesinarlo.

Aunque las autoridades de Guanajuato, principalmente la Fiscalía General del Estado, quiere borrar del vocabulario “fosa clandestina”, y así negar lo evidente, cada día crecen los hallazgos de cuerpos, extremidades o restos óseos. Foto: POPLab

HALLAZGOS EN LA PRESA CONEJO 

La violencia que después del “Golpe de Timón” no cesa en la entidad se refleja en los múltiples homicidios diarios, las masacres, la exigencia de víctimas por justicia y los familiares que buscan a sus desaparecidos.

Las ocho fosas en Presa Conejo con 18 bolsas negras, un costal, dos cuerpos completos y extremedidas es el hallazgo más grande e importante en Guanajuato.

Uno de los cuerpos corresponde a una mujer que vestía un pantalón negro, blusa roja, zapatos animal print con suela roja. En las bolsas de plástico negras se encontraron restos humanos, ropa, chaleco antibalas y botas de policías.

José Gutiérrez, representante de los colectivos “A Tu Encuentro” y “Sembrando Comunidad”, informó que para el trabajo de búsqueda están pendientes 20 puntos en distintos municipios del estado, donde presumen que fueron enterradas personas desaparecidas, conclusión a la que llegaron después de revisar las carpetas de investigación y la búsqueda independiente que han hecho familiares a falta de resultados de la Fiscalía.

“El caso del joven desparecido Javier Reséndiz, se localizó la motocicleta en Irapuato, pero en esa zona no buscaron”.

Gutiérrez explicó que urge priorizar también las búsquedas en vida, comenzar en los anexos, cárceles y demás puntos. “Nos están presumiendo que fueron por una menor a un anexo en Uriangato que tenía 2 años desaparecida, buen trabajo, pero ahora hay que llevar a los colectivos a los anexos, a las cárceles hay que buscar en vida también con el mismo ímpetu que estamos buscando fosas”.

A través de un comunicado de prensa, la Comisión Estatal de Búsqueda confirmó que los trabajos quedaron suspendidos el sábado por la noche a falta de condiciones de seguridad para seguir con la búsqueda en la zona.

Personas vestidas de civiles llegaron a las faldas del Cerro de Arandas y amenazaron a los agentes que resguardaban el perímetro. Por seguridad y en acuerdo con las familias se decidió dar por terminada la búsqueda.

Uno de los cuerpos corresponde a una mujer que vestía un pantalón negro, blusa roja, zapatos animal print con suela roja. En las bolsas de plástico negras se encontraron restos humanos, ropa, chaleco antibalas y botas de policías. Foto: POPLab

PRESENTARÁN QUEJAS ANTE DERECHOS HUMANOS

Al terminar la jornada en el tercer día en la búsqueda del cerro de Arandas y la presa de El Conejo en Irapuato, representantes de los colectivos informaron que presentarán una queja ante la Procuraduría Estatal de Derechos Humanos por dos situaciones graves contra las familias:

Primero porque no pararon los trabajos del viernes por la noche, a pesar que Héctor Díaz Ezquerra comisionado estatal de búsqueda, y Yolanda Ramírez, fiscal especializada, aseguraron que se habían detenido los trabajos vía Twitter, porque los protocolos así lo marcan; sin embargo, el personal de la Fiscalía General les informó que trabajaron toda la noche, localizando “dos fosas y habían sacado dos cuerpos. Uno de los problemas más grandes es que las fosas tienen aproximadamente 1.5 metros de profundidad y la Fiscalía escarbaba 50 centímetros”.

La segunda porque se vulneró la seguridad de las familias del colectivo, después que el viernes ante los hallazgos las familias fueron “escoltadas” por el personal de la Guardia Nacional y la Comisión Nacional de Búsqueda afuera del perímetro porque “comenzarían los trabajos de la Fiscalía”, pero el sábado se vulneró la seguridad de los integrantes del colectivo.

Con autorización de la Comisión Estatal de Búsqueda, reportera, fotógrafo y camarógrafo de Milenio cruzaron el perímetro e ingresaron hasta la zona de las fosas. Sin consentimiento de las familias comenzaron a tomar fotos, videos, y a pesar que les dijeron que no darían entrevista por seguridad, la reportera insistía.

Cuando familiares mostraron su inconformidad por la presencia de una reportera en la zona de las fosas, la periodista optó por acreditarse como perito, denunciaron familiares.

En la última semana se localizaron ocho fosas clandestinas a las faldas del Cerro de Arandas, en la orilla de la Presa del Conejo en Irapuato, de donde se exhumaron al menos dos cuerpos completos, uno segmentado y 18 bolsas negras con extremidades y restos óseos. Foto: POPLab

“La reportera sacó una bata blanca, se la puso y dijo que es perito, pero anda con otra persona que trae el chaleco de Milenio que llegó con otra persona que sacó una cámara y empezó a grabar hacia dónde están las familias”, expuso Gutiérrez.

Aunque los familiares pidieron al comisionado Héctor Díaz que se eliminara el material que grabó Milenio, la respuesta del funcionario estatal fue ir con la reportera y dar una entrevista.

“Entiendo que pueda haber ciertos medios privilegiados, que no es lo ideal, bueno así es como actúan, pero no se me hace adecuado que el medio privilegiado se sienta con el derecho de estar vulnerando la seguridad de las familias”, indicó José Gutiérrez.

De acuerdo con el representante de los colectivos, el propio Díaz Ezquerra no reconoce que hay fosas en Guanajuato.

“Es un doble discurso, qué mal que no tengamos términos para señalarlos…no hay peor ciego que el que no quiere ver”, manifestó Gutiérrez, mientras la propia Comisión Nacional de Búsqueda reconoció los hallazgos como fosas.

A un año de esas declaraciones, los restos óseos y cuerpos sacados de las excavaciones en ocho puntos de las faldas del cerro de Arandas refutan los dichos de Huett, como una muestra de las múltiples fosas clandestinas que hay en Guanajuato. Foto: POPLab

MESA CON COLECTIVOS PARA INFORMARLES QUE SE ENCONTRÓ

Será este lunes por la tarde cuando se realice una mesa donde las autoridades que intervinieron informen a todos los colectivos los hallazgos en las 8 fosas de las faldas del cerro de Arandas y se planteará lo que salió mal o bien para evitar las situaciones.

“La Fiscalía piensa que le está dando la oportunidad las familias de venir de participar y no lo ve como que se están respetando los derechos de la víctima”, reclamó Gutiérrez.

CRIMEN REBASÓ AUTORIDADES: OBISPO

Ante las masacres y la localización de las fosas clandestinas, el obispo de la Diócesis de Irapuato, Enrique Díaz Díaz, señaló que el crimen está por rebasar a las autoridades que siguen sin coordinarse entre los tres órdenes de Gobierno.

“A mí me da la impresión que el crimen rebasará las posibilidades de las autoridades, que sigue faltando coordinación en todos los órdenes, en el estatal, municipal, federal, y que nos echamos la bolita unos a otros sin olvidar la responsabilidad de cada uno de nosotros para construir esa paz”.

El obispo recordó que se ha reunido con familiares de personas desaparecidas que no son escuchados por las autoridades.

“Ellos mostraban su tristeza, indignación, preocupación, porque no se les hacía caso y el que haya fosas es como un decir si tienen ellos razón, mucho de que los desparecidos siguen sin ser buscados seriamente”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE POPLAB. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.