El pasado 23 de octubre la madre una joven que se encuentra desaparecida desde 2012 encaró al Gobernador Javier Duarte de Ochoa, cuando hacía una visita al municipio de Orizaba acompañado de su familia.

Ciudad de México, 28 de octubre (SinEmbargo).- Araceli Salcedo Jiménez, la madre de Fernanda Rubí Salcedo Jiménez, quien fue secuestrada el día 7 de septiembre de 2012, y quien increpó al Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, el pasado 23 de octubre, aseveró hoy que con su desaire el mandatario no se burló de ella, sino de su hija y de los miles de jóvenes desaparecidos.

El día 23 de octubre a las 2:00 de la tarde arribó a Orizaba, Veracruz, el Gobernador Javier Duarte de Ochoa acompañado de su familia para filmar unos comerciales sobre la reciente declaración de Pueblo Mágico a ese municipio.

“Por azares del destino, me enteró y acudí al lugar con la esperanza de que me atendiera, con la esperanza de que me escuchara, ya que en reiteradas ocasiones si bien he platico con él, hasta el día de hoy no ha habido ningún avance”, narró la madre.

Salcedo Jiménez precisó hoy durante una conferencia de prensa que “en cuanto él [Javier Duarte] bajaba del teleférico de la ciudad de Orizaba me escabullo entre sus escoltas y lo veo de frente. Al topármelo de frente le extendí la foto de mi hija y le dije: señor Gobernador bienvenido a nuestro pueblo mágico. Mágico porque nos desaparecen a nuestros hijos”.

La activista narró que fue ahí cuando uno de sus escoltas le jaló la fotografía de su hija que portaba en sus manos y Duarte se escabulló por un lado.

“Por eso fue mi enojo, mi coraje, mi dolor, mi rabia de que no se detuviera a escucharme, que no se detuviera a prestarme cinco minutos de atención”, continuó.

Por ello lo persiguió y le reclamó, “porque no me estaba ignorando a mí, estaba ignorando a mi hija que está desaparecida desde hace tres años con dos meses y días, estaba ignorando a los miles de desaparecidos, a los miles de jóvenes que nos están quitando, secuestrando y desapareciendo en nuestro país”.

“Con su burla, con su risa irónica, me ignoró”, recordó que ella le pidió que quitara su risa, como cualquier padre lo hubiera hecho, “porque estamos exigiendo los derechos de nuestros hijos, de esos hijos que no están aquí el día de hoy”.

Por su parte, Araceli Rodríguez, de la organización Familiares en Búsqueda, emplazó que tanto el Gobernador Duarte como su esposa, pidan una disculpa pública a la madre de Fernanda Rubí.

“Por ello, hoy, los emplazamos a que den una disculpa pública, los dos (el Gobernador y su esposa), porque los dos se burlaron de Araceli y de Fernanda Rubí”, exigió.

Esta noche, el Gobernador Javier Duarte, a través de su cuenta de Twitter [@Javier_Duarte], ofreció una disculpa a Araceli Salcedo y anunció una reunión el próximo viernes.

“Ofrezco una disculpa pública a la Sra Araceli Salcedo por no haberle dado la atención debida cuando coincidí con ella en la Cd de Orizaba (sic.)”, escribió el mandatario.

Además detalló: “próximo viernes recibiré a la Sra Araceli Salcedo en una cita formal, dándole la importancia que merece su caso”.

Foto: Captura de pantalla

Foto: Captura de pantalla

ONGs EXIGEN SEGURIDAD PARA SALCEDO

Por su parte, a través de un comunicado, leído durante la conferencia de prensa, diversas organizaciones de defensa de los derechos humanos y colectivos de familiares de desaparecidos, refrendaron su apoyo a Araceli Salcedo Jiménez y aseveraron que la manifestación que ella hizo ante el Gobernador Duarte, “se llevó a cabo con absoluto respeto a la persona del citado funcionario, pero con firmeza en cuanto a la nulidad y omisiones de las autoridades locales, en referencia al caso de su hija pero también a los cientos de casos que existen en Veracruz”.

Así mismo exigieron que “se garanticen todas las condiciones de seguridad para nuestra compañera Araceli Salcedo, para su familia, así como a todos los familiares de personas desaparecidas en el estado de Veracruz. Lo anterior por que es un hecho comprobado que los disensos en un ambiente donde prevalece la impunidad y la indiferencia por parte de las autoridades son eventualmente violentados”.

“Responsabilizamos de cualquier acto en contra de la integridad de Araceli y su familia al Gobernador Javier Duarte de Ochoa, a su gobierno y a otras entidades relacionadas con este, de lo que pudiera sucederle a ella y a las organizaciones que luchan por la presentación de sus familiares desaparecidos”, alertaron.

El pasado lunes, tres días después de que Salcedo Jiménez lo increpó, Javier Duarte escribió en su cuenta de Twitter que buscaba a la madre para acordar una cita ya que justificó, su tema, la desaparición de su hija, no es para “tratarlo en una banqueta”.

Luego de que el video fue ampliamente difundido por medios nacionales, Duarte escribió en su cuenta de twitter [@Javier_Duarte]:

“He tratado de hablar con la Sra Araceli Salcedo para acordar una cita, su tema es de la mayor seriedad como para tratarlo en una banqueta (sic.)”.

Sin embargo, este día las organizaciones desmintieron las palabras del Gobernador “en cuanto al supuesto interés de darle seguimiento al caso de Fernanda Rubí Salcedo Jiménez, puesto que en reuniones previas con Araceli Salcedo se suspendieron por falta de interés y voluntad política por parte del gobernador de Veracruz para exigir el puntual e irrestricto apego a la ley de sus propios funcionarios, específicamente la Fiscalía del estado de Veracruz”.

Por ello, hicieron un llamado enérgico para que las autoridades federales y estatales den seguimiento puntual a éste y a todos los casos de desaparición en el estado de Veracruz “sin más pretextos ni dilaciones y con apego a la justicia y la verdad”. Además advirtieron que es imperante en este y en todos los casos que la sociedad mexicana esté enterada de lo que sucede y de los avances que existan.

El día de los hechos, el Gobierno de Veracruz publicó un comunicado en el que refería que el caso de la joven Fernanda Rubí “lo atrajo la Procuraduría General de la República (PGR) por existir elementos de la participación de la delincuencia organizada”.

Ante ello, los grupos civiles dijeron reprobar “de forma absoluta la campaña mediática por pequeña que parezca que criminalice o intente criminalizar a las víctimas haciendo creer a la opinión pública de nexo alguno con el crimen organizado, pues esto viola flagrantemente los derechos de las víctimas y de sus familias.

Finalmente reiteraron su apoyo a la acción emprendida por la señora Araceli “pues creemos que señalar las omisiones, complicidad y aquiescencia por parte del Estado en todos sus niveles de gobierno no es más que un signo permanente de la situación de nula respuesta por parte de las autoridades, y del desinterés y desinformación que prevalece hacia los casos de desaparición en México, en especial en el estado de Veracruz”.