Apenas anotó el gol del empate ante el Lillestrom, Antwi se dirigió a la banda donde estaba la fanaticada contraria y comenzó a festejar su gol de rodillas y aparentemente agradeciendo a Dios por volver a sacudir las redes.

Ciudad de México, 28 de octubre (SinEmbargo/LaOpinión).- La ruptura de la sequía goleadora del delantero ghanés del IK Start noruego Denny Antwi provocó una reacción que los aficionados del equipo contrario juzgaron de manera personal.

Y es que apenas anotó el gol del empate ante el Lillestrom, Antwi se dirigió a la banda donde estaba la fanaticada contraria y comenzó a festejar su gol de rodillas y aparentemente agradeciendo a Dios por volver a sacudir las redes. De pronto, un aficionado entró al campo para golpear al ghanés ante la sorpresa de sus compañeros.

Sin embargo lo peor estaba por venir para Antwi, quien sin más ni más fue echado por segunda tarjeta amarilla por el árbitro del encuentro, quien no explicó el por qué de su decisión.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE LaOpinión. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.