El autor ha sido traducido a más de 50 idiomas y ha vendido más de 43 millones de ejemplares en todo el mundo de esta saga policíaca, sobre la que no quiere aventurar un final. El autor destina una parte de su dinero a una fundación para la alfabetización de niños.

Madrid, 28 de octubre (EFE).- El escritor noruego Jo Nesbo, que acaba de publicar la entrega número 12 de su serie del detective Harry Hole, considera que la venganza es necesaria para la sociedad, ya que es una especie de pacto que en cierto modo la regula.

Kniv es el título del nuevo libro de Nesbo, un autor que ha sido traducido a más de 50 idiomas y ha vendido más de 43 millones de ejemplares en todo el mundo de esta saga policíaca sobre la que no quiere aventurar un final.

“No voy a contestar a la pregunta de cuántos libros quedan sobre Harry Hole o sobre si ésta es la última entrega”, advirtió el escritor al principio de la rueda de prensa que ha dado hoy en Madrid para presentar este libro.

“Creemos ingenuamente que la venganza ha desaparecido de la sociedad porque el sistema jurídico ha hecho que desaparezca, pero no es así”, indicó el escritor noruego, que considera que siempre es necesario algún tipo de “redención”.

Nesbo, que participa en Madrid en el festival de novela Getafe Negro, consideró que debe mantener también la intriga en este sentido, en el del futuro de su detective, que en su duodécima novela se convierte en protagonista absoluto de la historia.

En esta novela, Harry Hole ha vuelto a beber y despierta una mañana sin recordar nada de lo sucedido la noche anterior y con las manos manchadas de sangre. Y entra de bruces en una pesadilla interminable en la que todas las salidas conducen a la muerte.

Aunque esta última es la novela en la que menos violencia física hay de toda la saga, la violencia mental y psicológica es “devastadora”, ya que amenaza con destruir el universo de su detective, que no tiene “vuelta atrás”, indicó.

El autor confesó que el mayor de sus terrores y miedos personales es que puedan secuestrar a alguno de sus seres más queridos, y por eso, dijo, decidió destinar todo el dinero que gana a una fundación benéfica que lleva el nombre de su protagonista para la alfabetización de niños.

“Es como una pastilla envenenada para los posibles secuestradores”, dijo Nesbo, que se negó, tras haberse convertido en un personaje de éxito, a perder la libertad que tenía cuando era joven de viajar por todo el mundo.

Y por eso, su dinero va “a gente que lo necesita más”, indicó Nesbo que agregó: “No creo en Dios, ni en líderes pero sí, en principio, en ser útil” a los demás.

De las doce novelas que ha escrito hasta ahora de esta saga, es en “Kniv” donde Harry Hole, que era el observador, la cámara a través de la cual el lector veía la historia, se coloca delante del objetivo para convertirse en el personaje principal, de tal forma que todos los hechos giran alrededor de él.

Sus libros hablan de “emociones humanas” con el trasfondo del crimen, así como “del colapso de la moralidad”, ha recalcado el autor.

Tras más de 20 años de la publicación de “Der Fledermausmann”, la primera novela de esta serie policíaca, Jo Nesbo cree que los criminales siguen siento tan malos como antes, aunque quizá sean menos, confió.

“La situación del crimen en la actualidad respecto a hace 50 años es mejor, aunque no lo parezca”, señaló el escritor, que aseguró que, por el contrario, el número de muertes en las novelas de ficción han subido considerablemente.

Una de sus novelas, “Snømannen”, fue llevada al cine por el sueco Thomas Alfredson, director de “El topo”, con Martin Scorsese como productor ejecutivo y con el actor Michael Fassbender dando vida a Harry Hole.

Una película que, confesó, no ha visto entera por lo que no puede dar su opinión sobre el resultado, pero aseguró que no le parece mal que la adaptación cinematográfica no sea fiel a la novela.

Porque, añadió, una cosa es un libro y otra una película y cada uno tiene su evolución. E insistió en que no le importaría volver a prestar su material literario para que hagan otro filme.