Ciudad de México, 28 de noviembre (SinEmbargo).– La violencia que azota México le ha hecho perder en una década 15.8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, un total de un total de 2.49 billones de pesos, de acuerdo con el Índice de Paz México 2013, presentado por el Institute for Economics and Peace (IEP).

Esto significa que en cada uno de los últimos años de Vicente Fox, los seis de Felipe Calderón y uno que lleva Enrique Peña Nieto se ha perdido un 1.6 por ciento de PIB en promedio.

Los años más violentos de México han sido los seis de Calderón, y este primero de Peña.

El IEP es un think tank sin fines de lucro, dedicada a cambiar el enfoque del mundo hacia la paz como una medida positiva, alcanzable y tangible de bienestar humano y el progreso. Su Consejo está basado en Estados Unidos, pero su medición Índice de Paz se aplica en 162 naciones.

El estudio del IEP arroja que el costo directo de la violencia para la economía mexicana en los últimos 10 años es de 3.8 por ciento del PIB, mientras que el costo indirecto llega al 12 por ciento, para sumar un total de 2.49 billones de pesos que representan el 15.8 por ciento del PIB .

Si no existiera el problema de la violencia, la economía podría haber sumado un 27 por ciento del PIB, dice el estudio.

Institute for Economics and Peace muestra en su estudio que los niveles de paz en el país han mejorado en los dos últimos años y que esto se debe a  una caída en los crímenes de la delincuencia organizada, de los crímenes violentos y de los crímenes con armas de fuego.

En cambió, a pesar de esta disminución,  la violencia directa como resultado de la guerra contra las drogas ha disminuido 27 por ciento la paz  en el territorio nacional y se han incrementado  37 por ciento la tasa de homicidios desde el año 2007.

El Índice de Paz México 2013 revela que  se ha triplicado durante la última década el ingreso de armas ilegales al país y por ellos se ha disparado hasta 117 por ciento  el número de crímenes con armas de fuego por cada 100 mil habitantes.

A pesar de esto, el IEP se muestra optimista y asevera que “México tiene la capacidad institucional para lograr una importante mejora en sus niveles de paz; el país tiene un sólido entorno empresarial, un buen nivel de capital humano y clasifica mejor que el promedio mundial en nivel de educación de la población”.

Los estados con los más altos niveles de paz, de acuerdo con el estudio, son: Campeche, Querétaro, Hidalgo, Yucatán y Baja California Sur; mientras que, los cinco estados menos pacíficos son: Morelos, Guerrero, Sinaloa, Chihuahua y Quintana Roo.