Un estudio ha planteado la posibilidad de que sean precisamente los jóvenes los grupos de población en recibir antes el fármaco contra la enfermedad debido a que tienen más relaciones sociales que el resto de grupos y están en constante contacto con diferentes grupos de personas.

Ciudad de México, 28 de noviembre (AS México).- Recientemente el Consejo de Ministros aprobó el plan de vacunación contra el coronavirus que se llevará a cabo en España durante el primer semestre del año 2021. Para elaborar los grupos de vacunación, el Ministerio de Sanidad ha elaborado una estrategia que ha sido explicada de forma clara por el Ministro de Sanidad, Salvador Illa: “Hay 18 grupos poblacionales en función de cuatro tipos de riesgo: riesgo de mortalidad, de exposición a la enfermedad, de impacto socioeconómico y de transmisión de la enfermedad”.

“Se han priorizado esos 18 grupos de población. Los residentes y el personal sanitario en residencias de mayores y de personas con discapacidad serán los primeros grupos en vacunarse. Le seguirán el resto de personal sanitario y grandes dependientes no institucionalizados. Serán vacunados con las primeras vacunas”, manifestó el Ministro.

Estas directrices siguen la misma línea que se ha planteado durante toda la crisis sanitaria para intentar proteger, en la medida de lo posible, a las personas mayores y más vulnerables a la enfermedad. Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya declaró hace un mes que los jóvenes sanos serán los últimos en recibir la vacuna en el año 2022.

os criterios de prioridad de vacunación grupal no deben ser los de mayor mortalidad por la COVID-19. Foto: AP

UN ESTUDIO PLANEA VACUNAR PRIMRO A LOS JÓVENES

Pero, recientemente, un estudio ha planteado la posibilidad de que sean precisamente los jóvenes los grupos de población en recibir antes el fármaco contra la enfermedad debido a que tienen más relaciones sociales que el resto de grupos y están en constante contacto con diferentes grupos de personas, ya sean amigos, familiares, compañeros de trabajo, etc.

Este análisis, realizado por investigadores españoles de la Universidad Khalifa de Abu Dhabi, en Emiratos Arabes, ha sugerido que vacunar primero a las personas con más interacciones sociales podría ayudar a la sociedad española a alcanzar antes la inmunidad de grupo y evitar así más víctimas mortales a causa de la COVID-19.

MODELOS MATEMÁTICOS REFERENTES A LOS CIUDADANOS ESPAÑOLES

Como cuenta 20 Minutos, los creadores del estudio Jorge Rodríguez y Mauricio Patón, junto al epidemiólogo colombiano Juan M. Acuña, han basado su análisis en modelos matemáticos con datos que hacen referencia a la población española: “En términos de evitar el máximo de fallecimientos por la COVID-19, la vacunación de la población general priorizando por criterios de mortalidad por edades, a pesar de parecer lo más evidente, podría no sólo no serlo, sino ser incluso peor que no priorizar y simplemente vacunar a todos por igual”, explica Rodríguez, profesor de Ingeniería Química y Ambiental en la Universidad Khalifa, en declaraciones recogidas por 20 Minutos.

“El ejemplo que estoy usando es el de la cajera del super. Si la vacuna previene la transmisión, vacunando a los más interactivos se evita la propagación exponencial y se protege a todos los que compran en ese supermercado, incluidas muchas personas mayores y de riesgo que pasen por ahí”, añade el experto.

“Los resultados indican, de forma inequívoca, siempre y cuando la eficacia de la vacuna sea también contra las transmisión de la enfermedad, que la vacunación prioritaria a los grupos de población con más interacciones podría lograr, en un país como España, enormes reducciones en fallecimientos totales frente a si se vacuna prioritariamente por criterios de alta mortalidad en la población general”, explica.

LA VACUNACIÓN EN GRUPOS CON MENOS INTERACCIONES NO REDUCE LA MORTALIDAD

“Sorprendentemente, nuestros resultados muestran en todos los casos, que la priorización de los grupos con la mayor mortalidad (por COVID) pero menos interacciones sociales, puede conducir a un número significativamente mayor de muertes totales finales, incluso mayor como si no se establecieran prioridades de grupo en absoluto”, señalan los tres investigadores.

Actualmente hay vacunas que presentan una eficacia mayor al 90 por ciento. Foto: AP

“Los criterios de prioridad de vacunación grupal no deben ser los de mayor mortalidad por la COVID-19, sino los de mayor número de interacciones diarias persona a persona”, concluyen los expertos en su trabajo.

“En todas las simulaciones nos resulta que siempre es mejor vacunar primero a los grupos que tengan más interacciones, tengan la edad que tengan”, añade Jorge Rodríguez a 20 Minutos.

UN PROCESO COMPLEJO

“El plan de vacunación es un problema muy complejo en el que juegan muchas variables incluidas la éticas y sociales, logística etc. Los gobiernos de casi toda Europa parece que van a seguir criterios similares, sin embargo no me queda claro que los resultados de este estudio hayan estado sobre la mesa cuando se discutieron los criterios”, señala.

“Al final se trata de una carrera. La inmunidad de grupo va a llegar por dos vías: o bien enfermándonos o vacunándonos. Es una carrera de curvas, si logramos que la de vacunación frene a la otra lo más posible, ganamos tiempo”, responde Rodríguez para 20 Minutos al ser preguntado por si la inmunidad de grupo de conseguiría antes al vacunar a las personas con más interacciones.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE AS MÉXICO. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.