Además de ser una biblioteca virtual, Bookmate también funciona como red social, donde puedes crear listas de libros, ver las listas de otros e incluso acceder a recomendaciones de críticos y editores. La herramienta permite resaltar y compartir citas o modificar las características de las páginas.

Ciudad de México, 28 de diciembre (Vice).- Mientras más nos acercamos a la idea de “futuro”, más se sofistican y se reinventan todas las tareas que hasta hace décadas no habríamos imaginado ocurriendo de otra forma, entre ellas, leer un libro. Bookmate es una de esas iniciativas que busca reinventar la lectura y hacer de los libros conceptos que van más allá del papel.

La aplicación, que también es una página web, es una biblioteca en línea con más de 650 mil títulos a los que se puede acceder desde la computadora, el celular o tablet, y que se pueden leer una vez empezados incluso sin internet.

Tiene un servicio básico gratuito, con títulos de dominio público pero que sólo representan el diez por ciento de su catálogo total. Para acceder a todos los libros que el hambre de lector le permita devorar (desde Metafísica, de Aristóteles hasta Divergente, de Veronica Roth) y a todo el espectro de géneros, lo que hay que hacer es suscribirse y pagar una mensualidad. Además tiene un periodo de prueba de siete días.

Bookmate también se ha constituido como un híbrido de biblioteca virtual y red social: además de leer los libros que quieras y alcances según lo que pagues, puedes crear listas de libros conforme a los autores, temas y geografías, ver las listas de otros e incluso acceder a recomendaciones de críticos, editores y personalidades destacadas.

La herramienta deja jugar con los textos de formas que, tal vez, se le escapan al papel: resaltar y subrayar partes y poder compartirlos fácilmente o jugar con los tamaños y características de las páginas para facilitar la lectura.

El staff de Vice se dio a la tarea de revisar la biblioteca de Bookmate y escoger 11 títulos a los que, consideran, vale la pena echarles un ojo. Estas son las recomendaciones.

DIOS Y EL ESTADO– MIKHAIL BAKUNIN

Bakunin es contemporáneo de Marx, pero tuvo una lectura distinta a la de él, sobre todo en las soluciones que propone Marx al final, en el Manifiesto Comunista y toda esa vuelta. Básicamente, Bakunin contradice a Marx y le dice que sus soluciones son una mala idea y que su única consecuencia es formar una burguesía roja. Este libro es uno de los estandartes de la anarquía, es un libro esencial.

Es una crítica muy fuerte contra la autoridad, independientemente del color, de si la autoridad es roja o no. Obviamente Bakunin agarra estos dos símbolos, el de Dios y el Estado, que son las dos figuras más grandes de la autoridad, y a partir de eso hace una oda a la destrucción. Para él, dentro de la lucha contra esas figuras de autoridad y de la destrucción misma de donde surgen las nuevas creaciones.

Juan Pablo Conto – Editor de Noisey Colombia

LOCOS DE AMOR– RUMI

En momentos en donde todo el mundo discute el germen fundamentalista del Islam, es muy poco lo que uno escucha en defensa de él, sobre todo desde su vertiente más mística, que se puede rastrear desde el sufismo, la corriente del Islam que surgió en el siglo XI y XII en Afganistán, Persia, Turquía y toda esa zona. Esa corriente tuvo como máximo representante al poeta Rumi.

Leer a Rumi es una experiencia profundamente conmovedora porque ahí uno descubre la experiencia de estos místicos que creaban sus poesías danzando alrededor de fogatas e improvisando líricamente en los mismos estados místicos en los que se sumerge alguien que toma yagé o que medita. Al final, los místicos terminan produciendo una poesía profundamente universal, con una conciencia increíble de los que nos conecta a todos como seres humanos. Gracias a Rumi, y a su interpretación poética del Corán, uno descubre toda la sabiduría del Islam y la forma en que esa sabiduría se conecta con otras sabidurías religiosas y espirituales en el mundo.

Juan Camilo Maldonado – Director de contenidos de Vice Colombia

NI DE EVA NI DE ADÁN– AMÉLIE NOTHOMB

La historia parte de una experiencia real, que es el viaje a Japón de la escritora y que ella luego convierte en esta novela semi autobiográfica. En el libro lo interesante es que la vieja, que es belga, narra con detalle y extrañeza todas las dinámicas de la cultura japonesa que, para uno, resultan fascinantes y completamente ajenas. Lo chévere es que ella se mete de cabeza en la cosa: se consigue un novio, conoce a su familia y a partir de ahí le cuenta a uno todo: lo difícil que es para un japonés decir “te amo”, lo poco que se tocan físicamente, una formalidad difícil de entender y lo extraño que se vuelve el comportamiento de los japoneses cuando se vuelven viejos.

Además, la mujer escribe de una forma muy desfachatada que hace que leerla sea muy divertido, al punto de que hay momentos en los que termina metiéndole fantasía a su propia historia. Por ejemplo, en un pedazo cuenta que se va a escalar una montaña y al final resulta en la punta del Kilimanjaro. A veces incluso pasa por arrogante. Pero a pesar de eso todo lo que cuenta, desde el punto de vista de una mujer occidental en un país oriental profundamente machista, es muy chévere. Le da a uno una mirada íntima, y a la vez extranjera, de una cultura que se siente muy lejana.

Tania Tapia – Redactora de Vice Colombia

ULISES– JAMES JOYCE

Uno tiene que entender algo antes de empezar a leer ese libro. Es una especie de invención de Joyce, que se llama el “monólogo interior”: cambios en el lenguaje que reflejan la forma en la que una persona piensa en la cotidianidad. Quiero decir: el pensamiento lineal no existe: uno piensa algo, una idea medianamente hilvanada, entre muchas otras, mezcladas de forma errática. Un ejemplo: uno está viendo un paisaje y piensa, al mismo tiempo, en el paisaje mismo, pero en lo que desayunó hoy. Y esa es la estrategia de Joyce, y con eso cambió la literatura de alguna forma, o al menos mostró otra forma de hacerla.

Por eso mismo, el libro es un reto para el lector: la Odisea (Ulises, el héroe de Homero, el poeta griego) es enfrentar el libro, no rendirse en el primer capítulo. El autor hizo un experimento literario que rompe con todos los estilos posibles pero que, al mismo tiempo, los aborda: los de la poesía, los de la narrativa tradicional, los del periodismo. Es un libro muy grande para contar lo que sucede en un día, y eso queda reflejado en cómo está escrito, en la forma.

Andrés Páramo – Jefe de redacción de Vice

CUENTOS SIN PLUMAS– WOODY ALLEN

Si uno lee ese libro de cuentos, ensayos, notas ligeras o como se quieran llamar, uno se da cuenta que lo bueno de Woody Allen son sus historias. Y suena muy obvio, pero con ese libro uno se da cuenta de que la materia prima de Allen, y de sus películas, son las ideas extravagantes y las historias cómicas que escribía en cuentos y en cosas que publicaba en periódicos.

Uno podría imaginarse que por ser Woody Allen tal vez lo que escribe no es tan buena literatura, o algo así, pero es al contrario: Woody Allen puede estar al mismo nivel de otras buenas obras de literatura, tanto por el estilo como por la mirada. Muestra que la comedia no es un género menor en la literatura, o que por lo menos no tiene sentido pensarla como un género menor. Y eso lo hace desde una mirada muy woodyallenesca de ver los problemas del siglo XX.

Santiago de Narváez – Columnista de Vice

MUJERES– CHARLES BUKOWSKI

Este libro es la continuación de las aventuras de Henry Chinaski, que es el alter ego de Bukowski y el que cuenta la historia en primera persona. En Mujeres el protagonista está consagrado a su oficio como escritor pero sigue siendo un desgraciado alcohólico vuelto mierda: un perdedor, a la larga. En el libro empieza a contar más de sus hábitos de escritura y de sus encuentros amorosos y todo se centra en su frustración y su obsesión por las mujeres.

El tipo es un anciano asqueroso y feo al que le empiezan a llover mujeres por su relativa fama y cuenta sus experiencias sexuales. Uno de los pasajes de los que me acuerdo es que se consigue a una pelada de 22 años y mientras se la tira se empieza a preguntar dónde estaba ella cuando él tenía 22 y por qué llegó a su vida ahora que tiene 50. Todo siempre es muy explícito y sexual, pero a la vez es una reflexión muy filosófica y nihilista. Es una forma trágicamente graciosa de contar la vida.

Sebastián Barriga – Redactor de Noisey

LOLITA– VLADIMIR NABOKOV

Es un libro que está escrito terriblemente bien. La historia es conocida por la mayoría de gente porque luego el término ‘lolita’ se acuñó para referirse a un tipo de persona, pero la historia es de un tipo de mediana edad que, por decirlo de manera indulgente, se enamora de una niña de 12 años.

Es decir, el tipo probablemente es un terrible pervertido, pero lo interesante es que la historia está contada en primera persona, uno lo ve todo a partir de los ojos de él, entonces se vuelve interesante ver hasta qué punto uno le cree a un pervertido cuando dice que está enamorando a una niña de 12 años.

Juan José Toro – Redactor de Vice

EL DERECHO A LA PEREZA– PAUL LAFARGUE

Es una reivindicación del ocio productivo. Lafargue hace una suerte de recorrido de lo que ha sido el trabajo, de lo que la misma palabra significa y de su raíz etimológica: que viene muy ligada a una condición de tortura y sacrificio. El tipo, que era yerno de Marx, dice que la embarrada de los marxistas es que siguen viendo el trabajo como una forma de liberación.

Él dice que eso no tiene sentido, que lo que hay que hacer es reducir el trabajo a la menor cantidad de horas posibles, y que con tres o cuatro al día es suficiente. De resto, para él, el día se tiene que usar para cultivar la mente con música, teatro, con una reunión con los amigos, porque ahí es que sale la verdadera humanidad, y no propiamente del trabajo.

Juan Pablo Conto – Editor de Noisey Colombia

LAS AMISTADES PELIGROSAS- PIERRE CHODERLOS DE LACLOS

Es una novela epistolar en la que las tramas, los secretos y la violencia se tejen a partir de las cartas entre los personajes del libro. De hecho, es un libro que ha inspirado muchas películas y obras de teatro.

Es chévere porque el autor describe muy poéticamente la forma en que los dos personajes pervierten jovencitas, dañan matrimonios y básicamente se meten en la vida de otras personas desde lo sexual. Los dos utilizan su cuerpo para volver mierda la sociedad. Y tal vez lo más chévere es que uno, como espectador de las cartas, resulta conociendo más secretos que los mismos personajes, y eso termina dándole mucho poder al lector.

María Rivas – Redactora de Vice Colombia

NIEBLA– MIGUEL DE UNAMUNO

Este es uno de los primeros libros que leí en los que me di cuenta de que la literatura desafía los límites entre la realidad y la ficción. El libro comienza diciendo: “Al aparecer Augusto Pérez”, y luego uno se da cuenta de que Augusto Pérez es una ficción. Eventualmente en el mismo libro aparece el mismo Miguel de Unamuno, quien tiene que matar a su personaje ficticio, Augusto Pérez.

A mí, el inicio del libro me parece muy chévere, porque denota lo consciente que el autor es del lenguaje: cuando dice “aparece” lo hace porque es una creación literaria. Y lo interesante es que el libro todo el tiempo es muy consciente de eso, mientras que el personaje no lo es.

Sergio Ávila – Redactor de Vice Colombia

CONVERSACIÓN EN LA CATEDRAL– MARIO VARGAS LLOSA

Es la historia de dos personas que se encuentran en una cantina que se llama La Catedral y que, en su conversación, empiezan a hacer un recuento que resuelve –o trata de resolver– una pregunta: ¿en qué momento se jodió el Perú? El libro es impresionante porque, por un lado, hace un recuento histórico de los años del Perú en la dictadura de Manuel Odría, de lo público, pero también de las vidas privadas de los dos protagonistas, un blanco, editorialista de un diario, y un negro, dedicado a las labores manuales.

Y, como dice el título, es una conversación que dura 400 páginas y que lo tiene a uno ahí, pegado del libro. Esa es la genialidad de Vargas Llosa (del bueno, del que escribió libros increíbles y se ganó el Nobel), un maestro construyendo formas de narrar algo sencillo.

Andrés Páramo – Jefe de redacción de Vice Colombia

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE VICE. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.