La explosión de una casa rodante aparcada en el centro de la ciudad dejó tres heridos e interrumpió las telecomunicaciones, lo que paralizó los vuelos del aeropuerto local.

Moscú, 28 de diciembre (RT).– Steve Fridrich, un agente inmobiliario de Nashville (Tennessee, EU), ha contado al canal local WSMV TV que el FBI lo interrogó preguntando si el hombre investigado en relación con la explosión de una casa rodante de color blanco en el centro de la ciudad el día de Navidad tenía “paranoia con el 5G”.

Fridrich contactó con el FBI luego de que los agentes identificaran al posible sospechoso —cuyo nombre, según filtraciones de los medios, es Anthony Quinn Warner, residente del vecindario Antioch de Nashville—, porque un hombre con el mismo nombre había hecho trabajos de informática para él durante varios años.

Los vecinos contaron a los reporteros que una casa rodante parecida a la que estalló el viernes llevaba semanas aparcada cerca de la casa de Warner. El FBI se negó a pronunciarse sobre el tema debido a una investigación en curso, pero una fuente confirmó a WSMV que, entre otras pistas y teorías, los agentes están comprobando si el sospechoso tenía paranoia por el uso del 5G para “espiar a los estadounidenses”.

El propio Fridrich, sin embargo, afirmó que Warner nunca le había hablado sobre el 5G y describió al hombre como un “techie” que “no molestaba a nadie”. Otro vecino, Tony Rodríguez, comentó a The Wasington Post que nunca había hablado con el hombre y no sabía cómo se llamaba. Las pocas veces que lo vio, el vecino estaba arreglando una antena y limpiando detrás de su casa, que tenía varios letreros que rezaban ‘No pasar’ y advertencias alrededor de la zona.

Entre otras teorías, los agentes investigan si el sospechoso se inmoló en el vehículo, contaron a The Wasington Post y CBS News personas familiarizadas con el asunto, ya que en el lugar de los hechos hallaron restos humanos en los que ahora se están realizando pruebas de ADN. El FBI afirma que por el momento no hay indicios de que exista el riesgo de explosiones adicionales.

La detonación del vehículo aparcado en el centro de Nashville dejó tres heridos e interrumpió las telecomunciaciones, paralizando los vuelos del aeropuerto de la ciudad.

La Policía local calificó la explosión como un “acto intencional”, mientras que el Alcalde John Cooper declaró que fue un “ataque” contra la comunidad con la intención de “crear el caos y miedo en esta temporada de paz y esperanza”.

Inicialmente los policías acudieron al lugar por reportes de disparos cerca del edificio del operador de telecomunicaciones AT&T, cuando observaron que la casa rodante emitía una grabación con un aviso de que una bomba estallaría en 15 minutos. Los agentes evacuaron los edificios contiguos y llamaron a la unidad antiexplosivos. El vehículo estalló poco después.

LA POLICÍA IDENTIFICA AL AUTOR DETRÁS DE LA EXPLOSIÓN DE NASHVILLE

El Departamento de Policía Metropolitana de Nashville ha anunciado que Anthony Quinn Warner, de 63 años, es considerado como el único autor detrás de la explosión que sacudió el centro de la capital de Tennessee (EU) el día de Navidad.

De acuerdo con las autoridades, el sospechoso, residente del vecindario de Antioch, en Nashville, falleció en la explosión. “Actualmente se cree que nadie más estuvo involucrado”, indicaron desde la Policía local. Los motivos del sospechoso siguen siendo investigados.

Se cree que el hombre hizo detonar su autocaravana, cargada de explosivos, hiriendo al menos a 3 personas y dañando decenas de edificios aledaños.

¿QUÉ SE SABE SOBRE EL AUTOR DE LA EXPLOSIÓN?

El sospechoso fue identificado como Anthony Quinn Warner, después de que las autoridades analizaran el ADN de los restos humanos encontrados en la escena. Además, el FBI dijo que el número de identificación del vehículo explotado coincide con el registro perteneciente a Warner. El hombre no tenía problemas con la ley antes de la explosión en Nashville.

De acuerdo con la información preliminar, Warner trabajaba como consultor informático para Fridrich & Clark Realty, una firma de bienes raíces con sede en Nashville. El presidente de esta empresa, Steve Fridrich, dijo a Fox News que Warner nunca fue empleado de la empresa, pero que ocasionalmente reparaba sus computadoras como contratista independiente. Fridrich agregó que Warner anunció su retiro a principios de este mes y no había vuelto a tener más contacto con la compañía.

“Al enterarse de que Tony es un sospechoso del atentado con bomba en segunda Avenida en la mañana de Navidad, Fridrich & Clark notificó a las autoridades que él había brindado servicios de TI a nuestra firma”, indicó la compañía. “El Tony Warner que conocíamos es una buena persona que nunca mostró ningún comportamiento que fuera menos que profesional”, añadieron.

Anthony Quinn Warner. Foto: FBI, AP

La explosión del vehículo de Warner dañó un edificio del operador de telecomunicaciones AT&T y ha causado estragos en el servicio de telefonía celular y las comunicaciones policiales y hospitalarias en varios estados del sur de EU. La compañía ha estado trabajando para restaurar el servicio.

Casa rodante de Anthony Quinn Warner. Foto: FBI

Una fuente cercana a la investigación le dijo a WSMV, el canal de televisión afiliado a NBC de Nashville, que se está investigando si Warner estaba paranoico sobre la supuesta utilización de la tecnología 5G para espiar a los estadounidenses.

DESTROZAN TORRES DE TELEFONÍA EN BOLIVIA

El Ministro boliviano de Obras Públicas, Iván Arias, tuvo que aclarar el pasado 17 de julio que la tecnología 5G aún no ha sido implantada en Bolivia, para detener la oleada de destrozos en antenas de telecomunicaciones que afectó a algunas áreas del país, motivadas por la creencia popular infundada de que dicha tecnología contribuye a amplificar los contagios de coronavirus.

“No hay antenas 5G en Bolivia, no hay ni una”, aseguró Arias ante diversos medios de comunicación desde La Paz, tras darse a conocer unos actos vandálicos en el municipio de Villa Yapacaní, que se saldaron con la destrucción de cuatro torres de telecomunicaciones.

El Gobierno de facto boliviano resaltó en un comunicado que los daños en estas infraestructuras perjudican a la población, afectando a los servicios de telefonía, televisión, internet y al llamado sistema “B-Sisa”, un registro digital de datos para el suministro de combustible.

En el texto, se refiere a estos hechos como un “atentado terrorista”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.