“Sabemos que a muchos nos gusta recibir el año en la playa, pero este año no será posible, se lo pedimos principalmente para cuidar la salud de su familia y la de usted”, explicó la directora general de comunicación social del estado .

Ciudad de México, 28 de diciembre (SinEmbargo).- El Gobierno de Guerrero anunció este día que a partir del martes 29 de diciembre cerrará temporalmente las playas para evitar aglomeraciones por las celebraciones de fin de año.

Durante su conferencia diaria para tratar los asuntos de la pandemia, la directora general de comunicación social del Gobierno estatal, Erika Lürhs, señaló que a partir de las 19:00 horas de mañana, se cerrarán las playas “para evitar contagios y cuidar la salud de las familias”.

“Sabemos que a muchos nos gusta recibir el año en la playa, pero este año no será posible, se lo pedimos principalmente para cuidar la salud de su familia y la de usted”, explicó Erika Lürhs.

Recordó que se estima que alrededor de 300 mil personas se reúnen en las playas, sólo de Acapulco, para observar la gala de pirotecnia que se ha acostumbrado desde hace 20 años, pero esta vez se canceló precisamente por la epidemia que hoy suma 25 mil 746 casos confirmados y 2 mil 676 defunciones acumulados en la entidad.

El secretario de Turismo, Ernesto Rodríguez Escalona, recordó que en la administración actual, del Gobernador Héctor Astudillo Flores, la exhibición de fuegos artificiales se amplió a 12 locaciones, entre estas las playas de Puerto Marqués y Bonfil en Acapulco, así como en Coyuca de Benítez, Tecpan, Marquelia, Iguala, Chilpancingo y Taxco, “pero esta vez no será posible”.

Y es que apenas hace un par de días, miles de personas visitaron las playas de Acapulco, en Guerrero, cuando varias entidades del país se encuentran en alerta por el aumento de contagios de la COVID-19.

Fotografías de Carlos Alberto Carbajal y Elizabeth Ruiz, de la agencia Cuartoscuro, muestran a los turistas disfrutando de los paradisiacos destinos. Unos portan cubrebocas, pero otros no. Unos respetan la sana distancia, pero la mayoría no.

Guerrero está en el color naranja del Semáforo de Riesgo Epidemiológico hasta el próximo año.

A finales de junio, el Secretario de Turismo municipal, José Luis Basilio Talavera, confirmó que las playas se abrirían con restricciones, no habría mobiliario de playa ni convivencias mayores de tres personas, sólo se permitiría nadar, caminar o correr.

En declaraciones por teléfono, indicó que las fuerzas de seguridad pública que integran la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz se encargarían de cuidar que se respetaran las restricciones en playas, mientras que las autoridades estatales y municipales se encargarían de verificar y supervisar que hoteles y restaurantes cumplieran con el filtro sanitario para disminuir el riesgo de contagio de COVID-19.

Para ese jueves 2 de julio, el Gobierno estatal y municipal acordaron la reapertura de la actividad turística, pero limitada al 30 por ciento de la capacidad de hoteles y restaurantes. Explicó que abrirían todas las playas del puerto y todos los hoteles y restaurantes, pero no debían rebasar el 30 por ciento de su capacidad. Después de cuatro meses, turistas y autoridades se olvidaron de las medidas y Acapulco volvió a lucir a tope.

Con ésta, será la segunda ocasión durante la pandemia que las playas sean cerradas, a fin de evitar un incremento de contagios por COVID-19. la primera vez fue el pasado 5 de abril, cuando la la pandemia se encontraba en la fase 2.

-Con información de El Sur.