“[Dijeron que] Ni si quiera estaban ahí. Esto hay que tomarlo con mucha reserva, independientemente de la veracidad o de la falsedad de estas retracciones, al haber alegado coacción se tendrán que demostrar que hay tortura o tratos crueles”, precisó el abogado de la familia de Rubén Espinosa, Leopoldo Maldonado.

Un crimen sin justicia. Foto: Cuartoscuro

El próximo domingo se cumplirán seis meses del caso Narvarte, donde Rubén Espinosa, Nadia Vera, Alejandra Negrete, Yesenia Quiroz y Mile Virginia Martín, fueron asesinados Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 29 de enero (SinEmbargo).- Dos de los detenidos por asesinato de cinco personas en la colonia Narvarte en la Ciudad de México, entre ellas el fotoperiodista Rubén Espinosa y la activista Nadia Vera, el 31 de julio de 2015 se retractaron de sus declaraciones, donde aseguraron que habían estado en el sitio del multihomicidio, y negaron que hayan participado en el delito.

Abraham Torres Tranquilino y Daniel Pachecho Gutiérrez, según la información que se filtró a diversos medios, aseguraron que estuvieron dentro o fuera del departamento de la colonia Narvarte el día del asesinato, y que también dieron supuestos datos de la mujer de nacionalidad colombiana asesinada, a unos días de que se cumplan seis meses del crimen, pidieron una ampliación de declaración en la que sostuvieron que fueron torturados para confesar que estuvieron ahí.

El tercer implicado, Omar Martínez, negó desde el momento de su aprehensión que hubiera participado en los hechos.

El abogado de la familia de Rubén Espinosa, Leopoldo Maldonado, informó, en entrevista con Radio Fórmula, que los dos presunto involucrados en el multihomicidio, solicitaron hacer uso de ese recurso jurídico para retractarse de su declaración para ubicarse en lugares y circunstancias distintas de los hechos.

“[Dijeron que] Ni si quiera estaban ahí. Esto hay que tomarlo con mucha reserva, independientemente de la veracidad o de la falsedad de estas retracciones, al haber alegado coacción se tendrán que demostrar que hay tortura o tratos crueles”, precisó Maldonado. Quien recordó también que en el caso de Daniel Pacheco, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), ya dijo que hubo tratos crueles, no tortura.

Por ello, el litigante exigió que la Procuraduría General del Distrito Federal (PGJDF) continúa con las investigaciones sobre el caso y que vaya más a fondo. Indicó que la investigación no cambiaría sustancialmente. Agregó que continuarán exigiendo que se revisen otros indicios científicos que sugieren la participación de más personas, no sólo en el homicidio de los cinco, sino en la autoría intelectual del asesinato.

“Nos resulta inverosímil el hecho de que solamente tres personas hayan participado en estos hechos, hemos señalado con anterioridad de las pruebas de ADN que arrojan, grupo genéticos de otros sujetos masculinos que no corresponden ni a Rubén como víctima, ni a ninguno de los tres victimarios, huellas de calzado con sangre”, precisó el abogado.

Indicó que la disputado se ha llevado a un juzgado federal debido a que la PGJDF no ha querido profundizar en otras líneas investigación.

El próximo domingo se cumplirán seis meses del caso Narvarte, donde Rubén Espinosa, Nadia Vera, Alejandra Negrete, Yesenia Quiroz y Mile Virginia Martín, fueron asesinados. Durante estos meses los familiares de las víctimas han denunciado que la Procuraduría capitalina ha dejado de lado la línea de investigación que tiene que ver con la actividad profesional de Rubén y el activismo de Nadia. Ambos residían en Veracruz, y previamente habían denunciado que recibieron diversas amenazas en esa entidad debido al trabajo que realizaban.

Hasta el momento tampoco se tiene un móvil claro del asesinato.