Tal y como suele acostumbrar, Alex Fernández provoca las carcajadas del público con su irreverencia y actuación arriba del escenario; sin embargo, este especial, a diferencia de la gran mayoría, tiene un ingrediente inesperado: ahonda en un conmovedor relato sobre Pedro, uno de sus hermanos.

Ciudad de México, 29 de enero (SinEmbargo).- El stand-up llegó para quedarse en México. Netflix, la principal plataforma de entretenimiento vía streaming en el mundo, no ha dudado en apostar en este formato que cada día crece, se expande y populariza gracias al trabajo de los comediantes mexicanos.

Ahora, Netflix lanza su primer especial comedia del año hecho en México y vuelve a darle la confianza a Alex Fernández, quien estrena su segundo show en esta plataforma titulado El Mejor Comediante del Mundo.

Tal y como suele acostumbrar, Alex, de 34 años de edad, provoca las carcajadas del público con su irreverencia y actuación arriba del escenario; sin embargo, este especial, a diferencia de la gran mayoría, tiene un ingrediente inesperado que sorprende y te hará llorar.

En El Mejor Comediante del Mundo, Alex Fernández habla sobre la lucha libre en México, de los videojuegos, de las páginas para adultos, de las opiniones de la personas, además, narra algunas experiencias de su adolescencia como la primera ocasión en la que bebió alcohol.

Hasta este punto, parece que el show de Alex es un especial en el que el comediante narra con irreverencia sus historias autobiográficas, pero, en esta ocasión, ahonda en un conmovedor relato sobre Pedro, uno de sus hermanos.

Sin estar presente, Pedro se vuelve en el protagonista de las segunda parte del show, pues el comediante comparte algunas de las vivencias junto a su hermano quien nació con parálisis cerebral.

Alex relata que a pesar de su condición, su hermano nunca dejó de ver la vida con alegría, de dar amor incondicional, demostrar su apoyo y de impulsarlo a cumplir sus sueños.

Sin perder la esencia del show ni el sentido del humor, el standupero toca temas como la discapacidad y el cáncer, una de las principales causas de muerte en todo el mundo y que por más que se evite hablar de ella, está más cerca de lo que pensamos.

Alex relata que a pesar de la adversidad y a lo difícil que parecía la situación, ese momento sirvió para unir a su familia, y recalcó que Pedro jamás dejó dar cariño, de amar y apoyar a los demás.

Al final de su rutina, el comediante cuenta el motivo por el que se hace llamar “El Mejor Comediante del mundo”, y revela que ese apodo fue inventado por su hermano.

Alex Fernández: El Mejor Comediante del Mundo, se encuentra disponible en Netflix desde este 23 de enero y se une la oferta la plataforma con comedia hecha en México.