El PAN exigió hoy en la Cámara de Diputados el envío de soldados y marinos a Veracruz. En el Senado, Morena dijo que es urgente la intervención de la Secretaría de Gobernación en la entidad. La CNDH anunció que envió visitadores a Papantla para investigar la desaparición de otros 3 jóvenes en manos de policías. Mientras, nuevos datos indican que ni siquiera Córdoba, la ciudad donde creció el Gobernador Javier Duarte de Ochoa, está bajo control. Los secuestros son constantes. La última víctima, una joven de 18 años, fue plagiada y sus padres pagaron el rescate, pero ya no regresó…

La región centro de Veracruz vuelve a padecer la embestida de bandas de secuestradores. Foto: BlogExpediente

En lo que va del año se han registrado al menos 10 plagios en el municipio de Córdoba y en las comunidades aledañas. Foto: BlogExpediente

Por Laura Rojas

Ciudad de México, 29 de marzo (SinEmbargo/BlogExpediente).- La región centro de Veracruz vuelve a padecer la embestida de bandas de secuestradores. El fenómeno se ha convertido en una situación de emergencia para habitantes del municipio de Córdoba y de otras comunidades aledañas; incluso hay familiares de personas secuestradas, quienes se han acercado a los medios de comunicación para exigir a las autoridades que intervengan para que sus familiares sean localizados lo más pronto posible. Esta situación no ocurría hasta hace algunos años, por la delicadeza de los asuntos, ante el riesgo que significa para las víctimas en poder de los delincuentes.

Al menos cada semana, en la región cercana a la ciudad de Córdoba se conoce algún caso de plagio; por ejemplo, un ex trabajador de Petróleos Mexicanos, una estudiante de alguna escuela particular, o un comerciante de la zona de Huatusco o un artesano de Coscomatepec.

De esa forma, en el primer trimestre del año, la cifra de personas que de alguna forma han sido privadas de la libertad asciende a más de 10 en Córdoba y municipios aledaños como Paso del Macho, Coscomatepec y Huatusco, lo que ha provocado psicosis entre la población, pero principalmente entre algunos sectores, tales como el comercial, empresarial, y productivos como el cafetalero y cañero.

La gravedad de los delitos ha hecho que algunas familias incluso difundan públicamente los plagios de sus hijos, esposos o padres, debido a que han desembolsado fuertes sumas de dinero para el pago de los rescates, pero ni así logran tener a sus seres queridos de vuelta en sus hogares, y como recurso final le hacen un llamado de auxilio a las autoridades.

La incidencia delictiva, ha ameritado también que hasta en las homilías y en las celebraciones religiosas, que tuvieron lugar con motivo de la Semana Santa, los párrocos de las Iglesias católicas, encabezados por el obispo de la diócesis de Córdoba, Eduardo Patiño Leal, llevaran un mensaje de júbilo, de alegría, como remedio espiritual, para reconfortar a los familiares de los desaparecidos y de los secuestrados, quienes al paso de los meses y años, todavía no han podido regresar a sus hogares.

PAGARON RESCATE, PERO NO SE SABE DE ELLA

La semana pasada, la joven Juliana Sánchez, de 18 años, fue interceptada por desconocidos, sin que hasta el momento sus familiares tengan conocimiento de su paradero.

Tras el secuestro, los delincuentes exigieron a sus familiares una fuerte suma de dinero para entregarla nuevamente, pero a pesar de haber cumplido con el pago del rescate, ella no fue devuelta, y hasta hoy sigue siendo buscada por sus allegados, así como elementos de las diferentes corporaciones policiacas, ya que temen que pueda estar en peligro.

De acuerdo a datos proporcionados por familiares y amigos, la joven Juliana Sánchez fue vista por última vez el pasado sábado 19 de marzo, tras haber salido de su casa para dirigirse al centro, en Córdoba.

Horas después, uno de los delincuentes se encargó de llamar por teléfono a los familiares, para anunciar que tenían en su poder a la joven y exigirles dinero, así como abstenerse de ir a denunciar los hechos ante las autoridades.

Al haber trascurrido una semana del secuestro, los sujetos que estuvieron en comunicación con los familiares, les exigieron una suma millonaria a cambio de entregar a la joven, pero aun cuando la familia siguió las indicaciones, no les ha sido devuelta la jovencita, por lo que ahora piden la intervención de las diferentes corporaciones policiacas, así como del Gobierno del Estado para la pronta localización de la víctima, ya que temen pueda estar en peligro.

Otro caso fue en el municipio de Coscomatepec, donde sujetos desconocidos privaron de la libertad a Nicanor Tenorio, de 58 años, dedicado a la compra y venta de piloncillo. El vehículo en el que viajaba era un Nissan-Platina, color gris, el cual fue encontrado horas después en la comunidad de Tlaltengo, en la sierra.

OTROS CASOS EN LA REGIÓN 

Nicanor iba hacia Córdoba, por la carretera federal Fortín-Huatusco, cuando fue alcanzado por un automóvil marca Nissan, tipo Platina, con placas YGY-1028, en el que iban varios sujetos, que se lo llevaron.

Los policías que efectuaron el hallazgo del automóvil dieron aviso a la Fiscalía regional de Huatusco, cuyos elementos acudieron a realizar la indagatoria sobre el vehículo decomisado, pero desde esa fecha nada se sabe de la víctima. Las autoridades manifestaron que desconocen el asunto, ya que no existe una denuncia por parte de los familiares, y eso prácticamente impide la intervención de investigadores. En el círculo social, trascendió que los familiares y amigos de la víctima se reúnen para realizar colectas y así tratar de recaudar la suma que los plagiarios exigieron y obtener la libertad del comerciante.

Un caso más registrado fue el de la menor oriunda del municipio de Totutla, Lizbeth Johana Rodríguez Sánchez de 13 años, quien desapareció el pasado 16 de marzo, cuando se dirigía a su escuela.

Otro, el de un ex obrero de Petróleos Mexicanos (Pemex), quien el 12 de marzo fue sacado de su casa por hombres armados. El lugar fue en el fraccionamiento Jardines del Sur, de Córdoba, donde a pesar de los operativos de fuerzas del orden, los delincuentes y el plagiado no fueron localizados.

De todos estos casos, ya las familias están cansadas de recorrer por su cuenta varios lugares, con la finalidad de encontrar pistas sobre el paradero de las víctimas.

*Hasta una activista pide apoyo para juntar cuatro millones que le pidieron los malandros, tras secuestrar a su hijo en Córdoba

En los primeros días del mes de enero, delincuentes plagiaron a un joven identificado como Sebastián Camacho Vicenttin, el cual es hijo de la promotora de una asociación protectora de animales, Berenice Vicentín Daya Leela, misma que en su desesperación recurrió a las redes sociales y pidió apoyo de autoridades y ciudadanos para juntar los cuatro millones de pesos que le exigieron por su hijo.

De acuerdo con las redes sociales y mediante Facebook, la afectada dio a conocer la privación de la libertad de su hijo y señaló que los secuestradores le pidieron un rescate por la cantidad de 4 millones de pesos para liberarlo, por lo que pidió el apoyo económico, así como la intervención de las autoridades de procuración de justicia.

El hecho motivó incluso a un grupo de mujeres allegadas a la familia, quienes se solidarizaron con el ama de casa, e hicieron un llamado a los ciudadanos para aportar y apoyar a Berenice.

Ese mismo día, por la tarde, se conoció que ninguna autoridad contaba con la denuncia sobre este plagio, pues todo se maneja de manera hermética como siempre, ya que las autoridades evaden levantar las denuncias, para que estas no pasen a ser contabilizadas por el Sistema Nacional de Seguridad, que ya ubica a Veracruz entre los tres primeros lugares con mayores índices de secuestro en el país, denunció un familiar afectado.

Por otro lado, el 1 de enero, elementos del Mando Único de Córdoba fueron denunciados ante la Fiscalía regional de Huatusco, acusados del delito de secuestro del que fue objeto un joven originario de Puebla, a manos de delincuentes, quienes lo interceptaron en la colonia Los Filtros, y se lo llevaron durante 15 días.

La víctima, R.C.H., de 27 años, dijo a otros policías que acababa de ser liberado, luego de 15 días de haber permanecido privado de la libertad, a manos de Policías del Mando Único de Córdoba, que lo interceptaron el 15 de diciembre, cuando manejaba de un Volkswagen-Jetta, rojo quemado, modelo 2008, sin placas, por la colonia Los Filtros de Córdoba, considerada de alta incidencia delictiva, junto con otras como la Nuevo Toxpan, colonia México y San Pedro, entre otras.

El joven, narró que los policías lo llevaron a las instalaciones del Mando Único en Córdoba, acusado de cometer supuestas faltas administrativas, y una vez en los separos, fue golpeado y amenazado, hasta que fue sacado vendado de los ojos y llevado a una aparente casa de seguridad cerca de Huatusco.

“Los policías me pegaron, me esposaron y me golpearon en la cabeza, e incluso perdí el conocimiento”, cuenta, y agrega que después los mismos elementos lo dejaron abandonado en una zona cercana del restaurant Casa Blanca de Huatusco, vendado y maniatado, en su vehículo.

El afectado tuvo que caminar hasta una tienda, donde al ver a una patrulla le pidió auxilio a los elementos, quienes lo trasladaron a la Comandancia municipal y luego a la Fiscalía regional, donde interpuso una denuncia por los hechos.

Tras la queja de la víctima, la Secretaría de Seguridad Pública envió a personal de la Dirección de Asuntos Internos de la dependencia para investigar el caso, que involucró a supuestos policías de la corporación.

LOS SECUESTROS NO CESAN

En el año 2014, la región Orizaba-Córdoba se agudizó la operación de las bandas de secuestradores, ya que semanalmente en la zona se registraban de tres a cuatro secuestros, según el comandante de la Primera Brigada de Infantería Marina, Rafael López Martínez, quien no obstante dio a conocer que la delincuencia en la entidad se había logrado contener hasta en un 70 por ciento.

Pese a esos datos, el oficial de la Secretaría de Marina-Armada de México dijo que esta zona no debía considerarse foco rojo en inseguridad, e insistió en que la delincuencia en Veracruz se había logrado contener.

El funcionario consideró que eso se debía al resultado del trabajo de las fuerzas federales y estatales para atender las denuncias de la ciudadanía que es víctima de distintos delitos. Indicó que en la jurisdicción que le corresponde que son 44 municipios de la región Centro a su cargo, en todos se desplegaron las fuerzas en las bases de Orizaba, Fortín y Yanga, al confirmar que la Marina es una de las dependencias en las que la ciudadanía tiene mayor confianza.

Sin embargo, de acuerdo con el director general de la asociación México SOS, Orlando Camacho Nacenta, Veracruz ocupa el tercer lugar en índice de secuestros, por lo que “se han tomado medidas importantes, y se están fortaleciendo las acciones contra el delito, situación que antes no pasaba. Se han detenido también a varias bandas que se dedicaban al secuestro, ese número no está registrado; a veces se registra nada más el número de secuestros pero no se registra el trabajo que se ha venido haciendo y eso va a dar un fruto posterior” dijo.

Por su parte, el Secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, reconoció que los casos de secuestros van a la alza a nivel nacional, y eso se debe a las modificaciones que han adoptado las bandas delincuenciales, por lo que también se tiene que cambiar de estrategia por parte de la autoridad.

Bermúdez Zurita justificó que no sólo en la región Orizaba-Córdoba se registran los plagios, sino en todo el Estado, y por ello es necesario que una policía que investigue.

“Queremos solucionarlo, queremos tener una policía que investigue, que conozca y podamos prevenir cualquier delito incluyendo el secuestro, pero no se podrá erradicar el problema si el ciudadano no participa y no toma las medidas pertinentes en su persona, en su formación, con todos los empleados que están cerca de él”, señaló.

De acuerdo con estadísticas de la Fiscalía General del Estado (FGE) en Veracruz ocurrieron 109 secuestros en el año 2013; 144 en el 2014 y sólo 90 en el 2015.

Uno de estos casos ocurrió el 24 de junio del año pasado, cuando desconocidos plagiaron a una mujer en calles del fraccionamiento Alameda, de Córdoba. Ese día, elementos de la Policía Estatal en coordinación con la Policía Ministerial, lograron rescatar con vida en Orizaba a la mujer.

La víctima fue localizada por elementos del Mando Único y personal de Policía Ministerial en las inmediaciones del asilo Mier y Pesado en la ciudad de Orizaba.

Posteriormente, fue trasladada a las instalaciones de la Fiscalía Regional de Justicia en la Zona Centro, para rendir su declaración.

Otro caso fue el 17 de abril del mismo año, cuando dos hermanos empresarios, fueron secuestrados por sujetos armados, quienes ingresaron a su domicilio ubicado sobre la calle 18 entre avenidas 13 y 15, de la colonia Federal de este municipio. Los jóvenes fueron amarrados y subidos a un vehículo donde sus captores se los llevaron.

Como una cortina de humo ante los crecientes casos de secuestro, las autoridades presentaron en marzo del año pasado a una presunta banda de secuestradores que operaba en la zona de Orizaba y contaba en su haber con al menos cuatro denuncias de secuestro, de las cuales tres víctimas están muertas y la otra es un menor de edad.

La captura fue realizada por la Unidad Especializada en Combate al Secuestros (UECS), y en total fueron detenidos 10 sujetos, quienes confesaron que formaban parte de una banda dedicada al secuestro en la zona de Ixhuatlancillo y Orizaba.

A 10 días de la desaparición forzada de 3 jóvenes en el municipio de Papapantla, se sigue sin conocer dónde podrían encontrarse después de ser subidos a patrullas de la Policía Municipal. Foto: Cuartoscuro

A 10 días de la desaparición forzada de 3 jóvenes en el municipio de Papapantla, se sigue sin conocer dónde podrían encontrarse después de ser subidos a patrullas de la Policía Municipal. Foto: Cuartoscuro

CNDH EN PAPANTLA

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ya investiga la desaparición de los tres jóvenes de Papantla Veracruz, de quienes se desconoce su paradero desde el pasado 19 de marzo.

“Visitadores adjuntos de esta Comisión Nacional se trasladarán al lugar de los hechos para recoger evidencias y realizar entrevistas con familiares de los jóvenes desaparecidos y con autoridades, a quienes se les solicitará toda la información y evidencias”, dio a conocer la CNDH.

Apenas ayer, el Ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, dijo que se analizaba emitir una recomendación a las autoridades de Veracruz y calificó de lamentable que los encargados de brindar seguridad a los ciudadanos sean señalados de cometer actos como los ocurridos en Papantla.

Jesús Alan Ticante Olmedo, Luis Humberto Morales y Alberto Uriel Pérez Cruz son los nombres de quienes desaparecieron en dos hechos distintos hace ya diez días.

MORENA PIDE INTERVENCIÓN DE SEGOB

A su vez, los legisladores de Movimiento Regeneración nacional (Morena) en la Cámara de Diputados solicitaron que la Secretaría de Gobernación intervenga en la entidad ante la ola de inseguridad que atraviesa.

Rocío Nahle, coordinadora de Morena en la Cámara de Diputados, pidió que la federación envíe fuerzas federales y designe a un comisionado para el Estado.

La legisladora señaló que muestra de la violencia que priva en el estado está el enfrentamiento del pasado jueves entre el Ejército y un grupo de sicarios en Coatzacoalcos, y las desapariciones de jóvenes en los que supuestamente están implicados de policías en Papantla y Tierra Blanca.

PAN PIDE MILITARES Y MARINOS EN VERACRUZ

Fernando Yunes, presidente de la Comisión de Justicia del Senado de la República, presentó un punto de acuerdo para solicitar a la Secretaría de Gobernación el envío de militares y marinos a Veracruz ante la crisis de seguridad que atraviesa el estado.

El legislador del Partido Acción Nacional (PAN) señaló “como nunca antes, Veracruz presenta una grave crisis de seguridad. Es claro que la incidencia delictiva solamente aumenta. Las cifras son lamentables y los dichos de quien dice Gobernar el estado son solamente falsas esperanzas”.

El legislador sostuvo que Veracruz es “uno de los cuatro estados del país que tienen activo el mayor número de policías que se han reprobado, que han reprobado los exámenes de control de confianza, lo que implica que uno de cada tres policías estatales no es confiable”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE BLOGEXPEDIENTE. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.