A través de un comunicado, el Obispo Auxiliar Luis Manuel Pérez Raygoza pidió a los fieles católicos que acaten las recomendaciones emitidas por las autoridades para contener la pandemia por coronavirus.

Ciudad de México, 29 de marzo (SinEmbargo).- La Arquidiócesis Primada de México informó que las celebraciones de Semana Santa en todo el país deberán realizarse a puerta cerrada, debido a la contingencia por el COVID-19.

A través de un comunicado, el Obispo Auxiliar Luis Manuel Pérez Raygoza pidió a los fieles católicos que acaten las recomendaciones emitidas por las autoridades para contener la pandemia por coronavirus.

El Obispo Auxiliar, al finalizar la misa diaria de los obispos auxiliares, dijo que se deben tomar con seriedad las medidas precautorias que las autoridades civiles y sanitarias han señalado. También hizo un llamado a la responsabilidad que implica permanecer en casa, como católicos pero también como ciudadanos.

“En la medida en que colaboremos, que nos responsabilicemos, que nos cuidemos los unos a los otros, vamos a poder enfrentar de mejor manera esta situación de salud y vamos a procurar también que los contagios sean los menos posibles”, señaló.

El Cardenal Carlos Aguiar Retes pidió en un comunicado que se evite la presencia de más de 20 feligreses dentro de los templos, que no se permita la estancia de personas con los síntomas característicos del COVID-19 y que se provean instrumentos de sanidad, en media de lo posible, a quienes entren y salgan de los recintos.

A los feligreses, el Cardenal indicó evitar salir de casa y participar en las celebraciones a través de las transmisiones por Internet.

El Cardenal Aguiar Retes aseguró que los pastores están rezando por el bienestar de la población y que están a disposición por cualquier medio que permita la sana distancia.

También expuso los criterios a seguir durante Semana Santa en cada templo parroquial, la Catedral Metropolitana y la Basílica de Guadalupe. Primero, el Domingo de Ramos se debe celebrar a puerta cerrada. Segundo, la Misa Crismal del Jueves Santo se pospondrá hasta que termine la contingencia, mientras que la Misa in Coena Domini se llevará a cabo a puerta cerrada.

Tercero, el Viernes Santo se celebrará también a puerta cerrada, aunque sugirió dejar la cruz a disposición de los feligreses, impidiendo que se bese en todo momento. Mientras tanto, el Vía Crucis deberá celebrarse en familia. Cuarto, la Vigilia Pascual se llevará a cabo a puerta cerrada.

Por último, el Domingo de Resurrección, dijo, es una oportunidad para celebrase en familia. “Que sea una oportunidad para dar gloria a Dios y agradecer por estar siempre con nosotros, especialmente, en esta situación por la que estamos atravesando”, manifestó.