Algunos actores no logran callarse la decepción de sus trabajos pasados, entre ellos se encuentran Emilia Clarke, Megan Fox y Mark Wahlberg.

Madrid, 29 de marzo (EuropaPress).- Por lo general, el cine suele ser una industria bastante colaborativa, donde actores, directores y demás profesionales acaban trabajando unos con otros antes o después. Es por eso que está mal visto hablar mal de un proyecto pasado, por aquello de la cortesía profesional. Sin embargo, igual que hay obras maestras, hay pésimas películas… y hay veces que los intérpretes no logran callarse su decepción con trabajos pasados.

Es de sobra conocido el caso de Ryan Reynolds y su infame Green Lantern, o su papel como el falso Deadpool en X-Men Orígenes: Wolverine. Tanto que incluso se permitió bromear con ello en las películas del Deadpool. Pero no ha sido el único. Repasamos 10 actores y actrices que odiaron trabajar en sus propias películas.

KATHERINE HEIGL EN LIGERAMENTE EMBARAZADA

En general, la comedia de Jude Apatow no dejaba en muy buen lugar a los personajes femeninos, que básicamente se dedicaban a sufrir mientras sus contrapartidas masculinas se metían en líos y aprendían importantes lecciones de la vida. En el caso de Heigl, que acababa de salir de su éxito con House, la cosa fue incluso peor.

La actriz ha confesado que su papel en Ligeramente embarazada era “tenso y sin humor”, cosa mala en una comedia, criticando la película poco después de su lanzamiento. Las críticas recibidas por el director y su compañero Seth Rogen no hicieron ningún favor a la carrera de la actriz, que realmente nunca se ha recuperado del todo.

DEV PATEL EN THE LAST AIRBENDER

Lo importante no es los errores que cometes, si no lo que aprendes a raíz de ellos. Para Dev Patel trabajar en Airbender supuso un punto de inflexión en su carrera que posteriormente le ha dado grandes éxitos. El actor venía del éxito de Skins y Slumdog Millonaire, y se vio abrumado por la superproducción lo que creó un ambiente tenso y anda agradable en el set de rodaje.

En una entrevista con The Hollywood Reporter, Patel señaló que no se sintió nada a gusto durante el rodaje, y que viendo el resultado final “vio un extraño en la pantalla con el que no podía identificarse”. Aunque el actor no le echa la culpa a nadie, desde entonces ha elegido papeles y producciones más pequeñas, y de mejor gusto.

HALLE BERRY EN CATWOMAN

Hablando de fiascos de DC más allá de Green Lantern, es innegable mencionar la película de Catwoman de Halle Berry, que llegó a los cines antes del gran boom de los superhéroes. Es mala, y eso es innegable, pero fue la actriz quien recibió las mayores críticas por su plana versión del personaje, que en gran parte fue culpa del guion.

Su actuación fue duramente vilipendiada e incluso le llevó a “ganar” el premio Golden Raspberry a la peor actriz del año. Eso sí, en vez de agachar la cabeza, Berry acudió a la ceremonia y dio un discurso falso y emotivo burlándose de todo el desastre. A día de hoy, sigue bromeando sobre lo mala que era la cinta.

TIM ROTH EN UNITED PASSIONS

Hay veces que las cosas se hacen simplemente por dinero. Tim Roth, que tiene al público acostumbrado a grandes actuaciones gracias entre otras cosas a sus colaboraciones con Blatter en United Passions en un momento de “crisis financiera”. Y por supuesto no está nada orgulloso de su trabajo.

Roth aún no ha visto la película (como la mayoría de nosotros), pero ha mostrado varias veces su decepción con el proyecto, llegando a decir que su padre estaría “revolviéndose en su tumba” porque su hijo tenga algo que ver con glorificar la figura del infame Blatter. Pero a lo hecho, pecho. Y la cinta al menos sirvió para no estar tan ahogado a nivel económico.

MARK WAHLBERG EN THE FIGHTER

El proyecto de M. Night Shyamalan sobre árboles malvados que buscan acabar con la población estaba, desde un principio, destinado al fracaso. Y Wahlberg, que no suele tener pelos en la lengua, no tardó en mostrar su decepción por la cinta que pasó sin pena ni gloria por los cines, como si de un “incidente” se tratase.

En una entrevista durante la promoción de The Fighter, Wahlberg explicó que sólo se apuntó a El Incidente para trabajar con Amy Adams, que para más inri rechazó el proyecto antes de que comenzase la filmación. Por otro lado, le sedujo la idea de interpretar a un profesor de ciencias, para alejarse de sus típicos papeles de matón o hombre con el ceño fruncido. Desgraciadamente, no salió como él esperaba.

EMILIA CLARKE EN TERMINATOR GENISYS

La franquicia de Terminator se convirtió en una de las más dañadas a partir de la tercera entrega, que han ido desde los fracasos en taquilla hasta las dificultades de trabajar con actores como Christian Bale. Genisys no fue distinto, y su fracaso en taquilla fue un alivio para Emilia Clarke, ya que aseguraba que una segunda parte era del todo inviable.

Aunque la actriz que interpretó a Daenerys no entró en muchos detalles, si explicó que el director Alan Taylor, con quien había trabajado en Juego de tronos, fue “comido y masticado” durante el rodaje, en un set en el que “nadie lo pasó nada bien”. Esto se notó en el resultado final, con el que Clarke no está nada orgullosa.

TIM ROSE EN STAR WARS: LOS ÚLTIMOS JEDI

Por supuesto, cada uno tiene una opinión sobre la última trilogía de Star Wars, que para bien o para mal cerró de manera definitiva la saga Skywalker. Pero posiblemente poca gente esté más decepcionada que Tim Rose, que ha interpretado al Almirante Akbar durante más de 40 años. Tras tanto tiempo, es normal que Rose le cogiese carió a su personaje, por eso se sintió ofendido cuando tuvo un papel tan pequeño en Los últimos Jedi.

Hasta tal punto llegó su frustración que el actor ha confesado que durante los rodajes lloraba dentro del traje del personaje. Nunca fue protagonista, pero desde luego se esperaba algo más.

MEGAN FOX EN TRANSFORMERS

Desde tachar a Michael Bay de Hitler a expresar que se sintió como un mero objeto sexual, Megan Fox no se ha cortado un pelo a la hora de criticar su participación en Transformers. Aunque el filme la catapultó a la lista A de Hollywood, su éxito llegó demasiado pronto, con tan sólo 21 años, y desde entonces no ha vuelto a aceptar proyectos de tal magnitud.

Si bien nunca ha entrado en detalles de los comportamientos hitlerianos del director, está claro que ésta fue una etapa oscurantista de su vida, de la que ha estado mucho tiempo sin atreverse a hablar. La defensa de Bay a sus comentarios no ha hecho más que empeorar la situación, pero por suerte Fox ha logrado rehabilitarse después del golpe, saliendo adelante como mejor ha sabido.

ROBERT PATTINSON Y KRISTEN STEWART EN CREPÚSCULO

Aunque Robert Pattinson y Kristen Stewart se sienten agradecidos a la saga Crepúsculo por lanzarlos al estrellato, eso no significa que estén orgullosos de su trabajo. De hecho, ambos han intentado distanciarse lo máximo posible de las películas de ese tipo de producciones, intentando demostrar con cada nuevo papel que son más que una cara bonita.

Durante mucho tiempo han estado criticando las adaptaciones de la saga Crepúsculo, desde sus agujeros de guion a sus pésimas actuaciones, hasta el punto de convertirlas casi en una parodia. Aun así, la sobra de la franquicia sigue vigente, y Pattinson por ejemplo ha tenido que lidiar con ella desde que se anunció que sería el nuevo Batman, aguantando el montón de comentarios de los fans.

DAVID CROSS EN ALVIN Y LAS ARDILLAS 3

David Cross ha expresado muchas veces en distintas entrevistas su decepción con la tercera entrega de Alvin y las ardillas, a la que describe como “la experiencia más desagradable que ha tenido en su vida profesional”, catalogándola de completamente nula a nivel artístico con un pésimo guion y un rodaje nada divertido.