El veto migratorio se aplicará a todos los no japoneses que hayan estado en los 14 días previos a su llegada a Japón en alguna de las regiones designadas, mientras que a los japoneses que regresen desde allí se les pedirá que hagan cuarentena durante dos semanas.

Tokio, 30 mar (EFE).- Las autoridades japonesas tienen previsto prohibir la entrada de viajeros que hayan estado recientemente en Estados Unidos, la mayor parte de Europa, China o Corea del Sur, como medida para contener la propagación por Japón del coronavirus.

El veto migratorio se aplicará a todos los no japoneses que hayan estado en los 14 días previos a su llegada a Japón en alguna de las regiones designadas, mientras que a los japoneses que regresen desde allí se les pedirá que hagan cuarentena durante dos semanas mientras controlan la aparición de posibles síntomas vinculados con el virus.

La información, adelantada por medios locales como la cadena pública NHK o la agencia de noticias Kyodo, no especifica desde cuándo comenzarán a aplicarse las nuevas restricciones.

Según el diario Asahi, las autoridades estarían todavía sopesando si imponer la restricción sobre la totalidad del territorio estadounidense o simplemente a algunas áreas.

Japón ya prohíbe la entrada a su territorio de personas que hayan estado en 21 países europeos (entre ellos los gravemente afectados Italia y España), así como en Irán y ciertas zonas de China y Corea del Sur, que con las nuevas medidas se verían afectados en su totalidad.

Hasta ahora, el archipiélago nipón sólo exigía a los visitantes que hubieran estado en EU que hicieran cuarentena, pero la propagación del patógeno por el país norteamericano, que actualmente aglutina el mayor número de casos confirmados por delante de Italia y China, han llevado a Japón a decidir endurecer sus restricciones.

Los casos mundiales documentados del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 se elevan ya a más de 720 mil y las muertes se acercan a las 34 mil.

Japón ha diagnosticado relativamente pocos casos, pero en los últimos días ha experimentado un pronunciado aumento de positivos principalmente en Tokio y regiones cercanas.

El Gobierno central nipón ha informado hasta el momento de 2 mil 578 casos confirmados de COVID-19 en el archipiélago (entre ellos 712 del crucero Diamond Princess), así como de 64 muertes. Más de 700 contagios se diagnosticaron en la última semana.