Pekín, 30 abr (EFE).- Las autoridades chinas anunciaron la extensión de la rebaja de impuestos para las empresas de nueva creación así como las que contraten a desempleados, una medida dirigida al fomento del empleo en un momento en que la segunda economía mundial se desacelera.

Según un comunicado del Ministerio de Finanzas, las empresas nuevas creadas por desempleados contarán con una reducción máxima de 9.600 yuanes anuales (1.560 dólares, 1.100 euros al cambio de hoy).

Las nuevas compañías creadas por nuevos graduados universitarios, personas que no hayan trabajado durante los últimos seis meses, ciudadanos que reciban ayudas del Gobierno o miembros de familias que no tengan ningún tipo de ingreso también se beneficiarán de esta reducción de impuestos.

Los incentivos también afectan a las compañías ya existentes, que contarán con una reducción anual de 5.200 yuanes (830 dólares, 600 euros) por cada trabajador contratado que anteriormente estuviera en paro.

Estas rebajas de impuestos ya se habían acordado años anteriores y terminaron a finales de 2013, pero el Ministerio de Finanzas ha decidido ampliarlas, esta vez sin restricciones en los sectores y con unos procedimientos “más simplificados” para acogerse a ellas, según el comunicado.

La nueva medida, reza el texto, será efectiva con carácter inmediato y hasta el 31 de diciembre de 2016.

La desaceleración económica de China ha provocado una reducción en la creación de empleos, especialmente entre sectores de la población como graduados universitarios, trabajadores inmigrantes o los empleados que trabajan en empresas de sectores afectados por el exceso de capacidad.

El índice de desempleo en China -sólo respecto a las regiones urbanas, pues los datos de las áreas rurales no se publican- se situó en el 4,08 por ciento durante el primer trimestre de 2014, y el objetivo para este año es que se creen 10 millones de empleos urbanos.

Sin embargo, las cifras oficiales cifran el número de desempleados en aproximadamente 26 millones de personas.

El Gobierno chino se ha fijado mantener el índice de desempleo urbano por debajo del 5 por ciento en el quinquenio 2011-2015, y sus dirigentes han asegurado en numerosas ocasiones que la creación de empleo es una de las máximas prioridades del Ejecutivo.

Las empresas pequeñas en China desempeñan un papel clave en la generación de puestos de trabajo ya que, según datos oficiales, más del 70 por ciento de los nuevos empleos son creados por este tipo de compañías.