Enfermedades infecciosas como el COVID-19 están conectadas al cambio climático, según estudio

29/04/2020 - 12:05 am

La investigación muestra tendencias claras en el riesgo de contagio que destacan cómo las personas han interactuado con los animales a lo largo de la historia.

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS).- Un estudio del One Health Institute de la Universidad de California Davis (UC Davis) advierte de que las enfermedades infecciosas como el COVID-19 están conectadas al cambio climático y la desaparición de la vida silvestre, según publican en la revista Proceedings of the Royal Society B.

La explotación de la vida silvestre por los seres humanos a través de la caza, el comercio, la degradación del hábitat y la urbanización facilita el contacto cercano entre la vida silvestre y los seres humanos, lo que aumenta el riesgo de contagio del virus, advierten.

El estudio proporciona nueva evidencia para evaluar el riesgo de contagio en especies animales y destaca cómo los procesos que crean la disminución de la población de vida silvestre también permiten la transmisión de virus animales a los humanos.

“La propagación de virus de animales es un resultado directo de nuestras acciones que involucran la vida silvestre y su hábitat”, alerta la autora principal Christine Kreuder Johnson, directora del proyecto de USAID PREDICT y directora del EpiCenter for Disease Dynamics en el One Health Institute, un programa del Escuela de Medicina Veterinaria de las UC Davis.

“La consecuencia es que comparten sus virus con nosotros. Estas acciones amenazan simultáneamente la supervivencia de las especies y aumentan el riesgo de contagio –añade–. En una desafortunada convergencia de muchos factores, esto provoca el tipo de desorden en el que estamos ahora”.

Para el estudio, los científicos reunieron un gran conjunto de datos de los 142 virus conocidos que pasan de los animales a los humanos y las especies que han sido implicadas como posibles huéspedes. Utilizando la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, examinaron los patrones de abundancia de las especies, los riesgos de extinción y las causas subyacentes de la disminución de las especies.

Los datos muestran tendencias claras en el riesgo de contagio que destacan cómo las personas han interactuado con los animales a lo largo de la historia.

Así, señalan que los animales domésticos, incluido el ganado, han compartido el mayor número de virus con los humanos, con ocho veces más virus zoonóticos en comparación con las especies de mamíferos salvajes. Esto es probablemente el resultado de nuestras frecuentes interacciones cercanas con estas especies durante siglos.

Sin embargo, los animales salvajes que han aumentado en abundancia y se adaptaron bien a ambientes dominados por humanos también comparten más virus con las personas. Estos incluyen algunas especies de roedores, murciélagos y primates que viven entre las personas, cerca de nuestros hogares y alrededor de nuestras granjas y cultivos, lo que los hace de alto riesgo de transmisión continua de virus a las personas.

En el otro extremo del espectro se encuentran especies amenazadas y en peligro de extinción. Estos son animales cuya disminución de la población estaba relacionada con la caza, el comercio de vida silvestre y la disminución de la calidad del hábitat.

Se predijo que estas especies albergarían el doble de virus zoonóticos en comparación con las especies amenazadas que tenían poblaciones disminuyendo por otras razones.

Las especies amenazadas y en peligro de extinción también tienden a ser altamente manejadas y controladas directamente por los humanos que intentan lograr la recuperación de su población, lo que también los pone en mayor contacto con las personas. Los murciélagos han sido implicados repetidamente como una fuente de patógenos de “alta consecuencia”, como el SARS, el virus de Nipah, el virus de Marburg y los ebolavirus, recuerda el estudio.

“Necesitamos estar realmente atentos a cómo interactuamos con la vida silvestre y las actividades que unen a los humanos y la vida silvestre –advierte Johnson–. Obviamente no queremos pandemias de esta escala. Necesitamos encontrar formas de coexistir de manera segura con la vida silvestre, ya que no tienen escasez de virus para darnos”.