El paro económico impactó directamente las actividades económicas y la situación financiera mundial, directamente afectó el flujo del crédito en los hogares estadounidenses. El banco central mantendrá su política económica hasta que haya señales de una mejora en la economía.

Estimó que el anuncio de desempleo de mañana muestre un retroceso de 15 años en el mercado laboral, solo en dos meses.

-Con información de AP

Ciudad de México, 29 de abril (SinEmbargo).- La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) mantuvo su política monetaria en el rango de 0 a 0.25 por ciento hasta que haya señales de que la economía de aquél país resistió los embates del paro de actividades para mitigar la propagación del SARS-COV2. Los efectos del COVID-19 sobre el crédito puede llevar a las familias a cambiar sus necesidades y hasta perder sus casas.

El Comité de la Fed expresó que la crisis sanitaria, causada por el nuevo coronavirus (COVID-19) pesará en la actividad económica, los datos de empleo, así como sobre la inflación a corto plazo. Además aseguró que “plantea riesgos considerables para las perspectivas económicas a mediano plazo”.

Gerome Powell, presidente de la Fed expresó en conferencia de prensa que la pandemia afecta al crédito lo que podría traducirse en un escenario en que los estadounidenses podrían perder sus hogares. “Las disrupciones en la actividad económica en EU y en el extranjero han tenido un impacto significativo que ha afectado las condiciones financieras y ha afectado el flujo de crédito a los hogares estadounidenses y empresas”, planeó el comunicado de la Reserva.

“El brote de coronavirus está causando enormes dificultades humanas y económicas en los Estados Unidos y en todo el mundo” planteó el banco central en un comunicado. “El virus y las medidas tomadas para proteger la salud pública están provocando fuertes caídas en la actividad económica y un aumento en la pérdida de empleos. La demanda más débil y los precios del petróleo significativamente más bajos están frenando la inflación de los precios al consumidor”

Powell agradeció a la primera línea de trabajadores sanitarios que llegó a reparar los efectos del coronavirus y afirmó que las medidas que se tomaron para contener el virus impactan directamente a la economía, pero se hizo debido al bien público.

Estimó que el anuncio de desempleo de mañana muestre un retroceso de 15 años en el mercado laboral, solo en dos meses.

De acuerdo con la cadena CNBC, la Fed habría pintado un panorama sombrío de la condición económica actual de EU, por lo que mantendrá su postura “históricamente agresiva” hasta que haya seguridad sobre una recuperación económica.

La Reserva federal aseguró que permanecerá atenta a las condiciones que se presenten”incluyendo la información relacionada con la salud pública, así como los desarrollos globales y las apagadas presiones inflacionarias, usará sus herramientas y actuará según sea apropiado para apoyar la economía”.

“El Comité espera mantener este rango objetivo hasta que esté seguro de que la economía ha resistido los eventos recientes y está en camino de alcanzar sus objetivos máximos de empleo y estabilidad de precios”.

La analista de Banco Base, Gabriela Siller, informó en una nota que en los mercados que existía especulación sobre la posibilidad de que la Fed dejara las tasas de interés a un terreno negativo por primera vez en la historia de Estados Unidos. “Esa medida podría apreciar al peso pero es poco probable que ocurra por la distorsión que representa”.

PIB DE EU CAE 4.8%

La economía de Estados Unidos se contrajo a una tasa anual de 4.8 por ciento el trimestre pasado, a medida que la pandemia del coronavirus causó el cierre de parte de la actividad del país y comenzó a desencadenar una recesión que pondrá fin al periodo de expansión más largo que se tiene registrado.

El Departamento de Comercio informó el miércoles que el Producto Interno Bruto, la producción total de bienes y servicios, registró una caída trimestral por primera vez en seis años. Y fue el descenso más fuerte desde que la economía estadounidense se contrajo a una tasa anual de 8.4 por ciento en el cuarto trimestre de 2008 durante la crisis económica mundial.

Los analistas calculan que la contracción en el trimestre enero-marzo es apenas un adelanto de una caída mayor que se prevé para el periodo abril-junio debido al cierre de comercios y los despidos. La Oficina de Presupuesto del Congreso estima que el PIB caerá este trimestre a una tasa anual de 40 por ciento. Esa sería, por un margen alucinante, la peor caída trimestral desde 1947, cuando se empezaron a llevar estos registros.