Por Carlos Alberto Carbajal, especial para SinEmbargo

Acapulco, Guerrero, 29 de mayo (SinEmbargo).– La premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú Tum, estuvo hoy en el puerto de Acapulco, para promover las elecciones en Guerrero en una conferencia de prensa y una conferencia magistral en la que estuvieron presentes el Gobernador Rogelio Ortega Martínez, el presidente del Consejo Local y vocal ejecutivo del Instituto Nacional Electoral (INE) en Guerrero, David Alejandro Delgado Arroyo, y los candidatos a la gubernatura del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y de Acción Nacional (PAN), Beatriz Mojica Morga y Jorge Camacho Peñaloza, respectivamente.

El martes, el INE la acreditó como observadora electoral extranjera y ayer se supo que aportó 10 mil dólares para sus actividades para promover la democracia y la defensa del voto en el país.

A las 10 de la mañana de este viernes en el Centro Internacional de Acapulco, Menchú encabezó una conferencia ante reporteros y media hora después inició la conferencia en la que habló de su vida, el exilio y el proceso para formar un partido político y convencerse de la democracia, después de que al inicio se rehusaba a que hubiera votaciones en Guatemala.

En el segundo acto, pidió un minuto de silencio por los 43 normalistas de Ayotzinapa detenidos-desaparecidos en septiembre.

En la sesión de preguntas y respuestas, una joven que se presentó como amiga del estudiante de Artes Visuales hallado decapitado en Chilapa la semana pasada protestó y subió a la tarima para reprocharle cómo pedía que los habitantes votaran cuando hay tanta inseguridad y violencia en Guerrero.

La joven dijo tener 27 años, y aseguró que desde el 26 de octubre de 2012 hasta el 30 de mayo de 2015 (sic) puedo contar a 50 desparecidos jóvenes, la primera hija de mi prima, 15 años, el último, Gilberto Abundis Sanchez, artista gráfico de 30 años, lo levantaron afuera de su casa cuando estaba regando sus plantas. “Estudiaba en Bellas Artes y regresó a visitar a su familia. Lo levantaron afuera de su casa y apareció el 27 de mayo, le quitaron la cabeza, su cuerpo estaba en descomposición absoluta y lo reconocimos porque un tatuaje”, dijo.

“¿Cómo señor Gobernador me puede llamar a votar? ¿Cómo partidos políticos de Guerrero nos pueden pedir a los jóvenes que somos el más numeroso índice de población en México? ¿Cómo nos pueden llamar al voto? ¿Cómo me  pueden pedir que emita el voto en mi municipio, cuando una sola duda en una pared dice, Miguel Cantorán asesinaste a Ulises Fabián? Sea mentira o verdad no interesa. Eso ya lo pone en duda. Eso sólo es razón absoluta para no pedir mi voto”.

También se dirigió a Rigoberta Menchú. “La indignación y la rabia no se puede acabar y sé que usted lo entiende. No podemos seguir pidiendo un minuto de silencio por los desaparecidos porque pedir un minuto de silencio por cada desaparecido y por cada asesinado en nuestro país, en nuestro estado, es quedarnos callados eternamente”.

El jueves, el vocero de las padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, Felipe de la Cruz, que llaman a impedir las elecciones en Guerrero, declaró que Menchú cayó en el juego del INE para promover las elecciones, y que “es un personaje que no conoce de qué manera nos han gobernado en México desde hace muchos años”.