El Secretario de Turismo, Ernesto Rodríguez Escalona, presentó un proyecto de doce puntos para garantizar que el sector turístico cumpla con los protocolos de higiene y medidas sanitarias tras la reapertura.

Por Zacarías Cervantes

Chilpancingo, Guerrero, 29 junio (ElSur).- Ante la posibilidad de que este 1 de julio el color del semáforo COVID-19 cambie de rojo a naranja, el Gobernador Héctor Astudillo Flores y la presidenta municipal de Acapulco, Adela Román Ocampo, acordaron con hoteleros, prestadores de servicios turísticos y restauranteros, la reapertura “gradual y responsable” el jueves 2 de julio, de los hoteles y áreas de condominio, restaurantes, parques, espacios deportivos y polideportivos, en un 30 por ciento de su capacidad.

Asimismo, en la reunión virtual, el Secretario de Turismo, Ernesto Rodríguez Escalona, presentó un proyecto de doce puntos para garantizar que se cumpla con los protocolos de higiene y medidas sanitarias tras la reapertura.

Mientras tanto, durante la transmisión vía Facebook del mediodía, los secretarios de Salud, Carlos de la Peña Pintos, y el de Finanzas, Tulio Pérez Calvo, aclararon que seguirán cerrados los bares, cines y antros; que estos giros abrirán hasta que el semáforo llegue a la fase verde.

Por su parte, Pérez Calvo advirtió que “sólo si tenemos el cambio de color se podrá hacer la apertura de los establecimientos no esenciales, y de manera gradual los centros turísticos del estado”, que “son tan necesarios para lugares como Acapulco”, dijo.

A su vez, la directora de Comunicación Social, Erika Lürhs Cortés, explicó que el cambio de color del semáforo no significa “reapertura total”, sino sólo implica la primera fase de apertura “gradual y responsable”, pero dijo que esta responsabilidad se logrará entre todos y si se logra cambiar el semáforo de rojo a naranja.

En la mañana, en una reunión por línea, el Gobernador Héctor Astudillo anunció la posible primera fase de reapertura para el 2 de julio, con lo que comenzaron los preparativos del sector económico y turístico, para el reinicio del 30 por ciento de sus actividades.

“La reapertura será gradual, responsable y segura, respetando siempre las medidas sanitarias del Gobierno federal”, adelantó el gobernador en la reunión, en la que participaron representantes de los sectores empresarial y turístico del puerto.

Asimismo, Astudillo Flores llamó a la población a seguir con las medidas de quédate en casa, sana distancia, uso de cubrebocas y la aplicación de gel para evitar más contagios.

De acuerdo con un boletín del gobierno estatal, las mismas operaciones de aperturas se aplicarán a Zihuatanejo y Taxco; así como Chilpancingo e Iguala, que son las principales ciudades de actividad turística en Guerrero.

“Planteo que en lugar de que sea el día 1, sea el día 2, para que tengamos la certeza de que podamos anunciar el mismo día, primero en la tarde, que el día 2 estamos en naranja y que entramos en la reapertura”, explicó Astudillo.

En la reunión participaron el presidente de la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas de Acapulco (AHETA), José Luis Smithers; el dirigente de la Canacintra, Rodolfo Soberanis; el vicepresidente de la Concanaco Javier Saldívar; del hotel Cristal Beach, René Ramírez, y de Mundo Imperial, Zeyed Rezvani.

El Gobernador explicó que en esta fase es fundamental que la población siga manteniendo las medidas de cuidado de manera estricta, “de tal forma que se realice un trabajo en equipo, que permita avanzar hacia nuevas fases”.

Aclaró que todas las acciones a partir del decreto en el que se suspendían las actividades no esenciales, estuvieron respaldadas por la Secretaría de la Defensa Nacional, Marina, Guardia Nacional, Fiscalía General del Estado y la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, a quienes manifestó su reconocimiento.

El Gobernador propuso otra reunión para el 1 de julio a las 6 de la tarde, para conocer los nuevos datos que presente la Secretaría de Salud federal respecto al semáforo epidemiológico y pidió incluir a representantes de municipios turísticos e insistió en su llamado a la sociedad: “Si no nos cuidamos, a los diez días vamos a volver a cerrar o nos va a durar poco la felicidad de estar en color naranja”, advirtió.

Por su parte, Adela Román, dijo que hay certeza en los tres órdenes de Gobierno de que el 2 de julio “estemos en el color naranja del semáforo epidemiológico” y pidió a hoteleros, restauranteros, empresarios y comerciantes que “nos ayuden a hacer la tarea”.

Dijo que para el próximo jueves, cuando se prevé la reapertura y no el 1 de julio como se planeaba, se mantiene el cierre de bares, discotecas, cines, gimnasios, plazas comerciales, salones de fiestas y demás establecimientos no esenciales.

Agregó que hay consenso entre los tres órdenes de gobierno, para que se apliquen estrictamente las medidas de seguridad sanitaria y así evitar brotes del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, causante de COVID-19.

Informó que ha platicado con prestadores de servicios y les ha dicho que con la reapertura “el Gobierno municipal va a ser sumamente estricto, porque está de por medio la vida, la salud y sería muy triste si nosotros no cumpliéramos con los protocolos, los lineamientos de Salud federal, de Salud estatal y del municipio”.

Advirtió que de no cumplir cada quien su responsabilidad, “se tendrían que cerrar nuevamente las playas, volver al color rojo en el semáforo epidemiológico y eso sería muy lamentable”.

Sin embargo, dijo que no tiene duda de que Acapulco, “como el ave Fénix, resurgirá y será el reencuentro con el paraíso, porque vamos a hacer que la gente se reencuentre con esa generosidad del pueblo acapulqueño, con esa disposición de servirle a quienes nos visitan”.

Asimismo, adelantó que el Ayuntamiento seguirá aplicando las medidas sanitarias pese a la inconformidad de la gente, “puesto que lo primordial es velar por la seguridad y salud colectiva”.

Por su parte, el Secretario de Turismo, Ernesto Rodríguez, dio a conocer un proyecto de doce puntos, para garantizar que se cumplan los protocolos de higiene y medidas sanitarias.

En él se establece que las playas estarán abiertas de 7 de la mañana a 7 de la noche, se prohibirá el acceso a grupos, mascotas y caballos, así como automotores e instalación de mobiliario.

El funcionario consideró de suma importancia agilizar la colocación de la señalética, que puntualice lo que estará permitido en los balnearios, y añadió que el documento puede ser un referente para el resto de los destinos de vocación turística de la entidad.

Asimismo, sugirió que las acciones deben ir acompañadas por la Mesa de Coordinación Acapulco, para que se vigilen las brigadas, que se supervise los protocolos y lineamientos para toda la zona federal.

Dijo que elementos de seguridad y de otras dependencias gubernamentales, tanto municipales como estatales, vigilarán que se cumpla las medidas en un espacio de 45 a 50 kilómetros de litoral costero de Acapulco.

Explicó que los restaurantes, hoteles, condominios y zona federal podrán abrir con un máximo del 30 por ciento de su capacidad, pero no se permitirá servir alimentos y bebidas en el área de playa. Tampoco se permitirá el consumo de alimentos, bebidas alcohólicas y tabaco en la franja de arena.

También se reanudan actividades náuticas y deportes acuáticos. Los servicios religiosos, con suficiente ventilación al 30 por ciento.

En esta reapertura se estableció una división del puerto en 12 zonas, con doce responsables, que se encargarán de la vigilancia y garantizar que se cumplan con las medidas sanitarias.

Estas medidas establecen que los hoteles abrirán con un 30 por ciento de su capacidad, en cuartos y áreas comunes de condominios; restaurantes, con un 30 por ciento de su capacidad en mesas; parques y espacios deportivos públicos, polideportivos, con un aforo del 30 por ciento.

En cuanto a las playas, las actividades serán sólo individuales dentro y fuera del agua, mientras que los servicios náuticos y acuáticos funcionarán a un 30 por ciento de su capacidad.

En todas las áreas será obligatoria la aplicación de protocolos especiales, con distanciamiento y medidas higiénicas. Además, se continuará con las medidas de concientización y sanitización en el transporte público.

El presidente de AHETA, José Luis Smithers, reconoció las acciones del gobierno estatal para la reapertura gradual de las actividades económicas, así como la capacitación a este sector sobre los protocolos sanitarios.

“Cuente con nosotros para el día 2 de julio. Es momento de unión y que todos estemos juntos en una misma dirección sin protagonismos”, dijo.

Javier Saldívar opinó que el 2 de julio es un buen día, “da mayor certidumbre y hay que echarle ganas. El problema es muy grande, la crisis es muy grande, pero en Acapulco estamos a conciencia de que hemos enfrentado cosas difíciles”.

Rodolfo Soberanis propuso que la reapertura fuera el 6 de julio para continuar la campaña de concientización en torno a la sana distancia, el uso de cubrebocas, gel antibacterial y no estar en grupos mayores a tres personas. Sin embargo, el Gobernador Astudillo propuso que fuera el 2 de julio.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE EL SUR. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.