Los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del mes de junio de 2019 mostraron que el porcentaje de ocupación laboral se situó en el 60.2 por ciento durante el sexto mes del año.

En comparación anual, el porcentaje de personas sin empleo aumentó del 3.4 al 3.5 por ciento, con datos ajustados por estacionalidad.

Ciudad de México, 29 de julio (SinEmbargo).- En un mes, de mayo a junio, creció 0.4 por ciento la población en informalidad laboral, pero el nivel de participación laboral aumentó 0.7 por ciento.

En tanto, la tasa de desocupación de la población económicamente activa fue de 3.5 por ciento, igual a la de mayo, y 0.2 puntos mayor a la del mismo mes del año anterior informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) este lunes.

Los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del mes de junio de 2019 mostraron que en comparación anual, el porcentaje de personas sin empleo aumentó del 3.4 al 3.5 por ciento, con datos ajustados por estacionalidad.

La tasa de desocupación “se refiere al porcentaje de la población económicamente activa (PEA) que no trabajó siquiera una hora durante la semana de referencia de la encuesta pero manifestó su disposición para hacerlo e hizo alguna actividad por obtener empleo”.

El porcentaje de ocupación laboral se situó en el 60.2 por ciento durante el sexto mes del año, es decir, seis de cada 10 personas de 15 años y más en el país laboró.

La tasa de subocupación fue de 7.6 por ciento de la PEA, pero aumentó respecto al junio pasado, cuando se ubicó en el 6.8 por ciento.

INFORMALIDAD

La población trabajadora en condición de informalidad, es decir, “que es laboralmente vulnerable por la naturaleza de la unidad económica para la que trabaja, con aquellos cuyo vínculo o dependencia laboral no es reconocido por su fuente de trabajo” fue de 56.8 por ciento en junio de este año, cifra 0.4 puntos superior a la de un mes antes y a tasa anual no presentó variación.

En el sector informal, “la proporción de la población ocupada en unidades económicas no agropecuarias operadas sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar o de la persona que encabeza la actividad sin que se constituya como empresa”, fue de 27.5 por ciento, 0.1 puntos más que el año pasado.