Una de la víctimas narró a las autoridades que debido a la situación de su país (Venezuela) buscó ayuda con una persona en México, quien a su vez lo conectó con otra que supuestamente le daría empleo como acompañante en eventos sociales. Sin embargo, fue trasladada a una casa en la Ciudad de México donde le quitaron su pasaporte y la iban a obligar a sostener relaciones sexuales, pero logró escapar del inmueble.

La mujer pudo escapar del domicilio y acudió a la a denunciar los hechos. Foto: Especial

Ciudad de México, 29 de agosto 29 de agosto (SinEmbargo).– La Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México detuvo a un hombre de 45 años, en un domicilio de la delegación Cuauhtémoc, en la Ciudad de México, lugar que supuestamente ocupaba para trata de personas.

El titular de la División de Investigación de la Policía Federal, José Antonio Vega Michaca, dio a conocer que el hombre 45 años se dedicaba “fotografiar a mujeres nacionales y extranjeras, cuyas imágenes eran utilizadas para ofrecer los servicios sexuales de las víctimas a través de un catálogo que se difundía en una página de internet (Zona Divas)”.

Tras la detención del sujeto en la colonia Doctores, el presunto culpable fue trasladado al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente donde “se buscará que el impartidor de justicia lo vincule a proceso y le imponga como medida cautelar la prisión preventiva oficiosa”.

De acuerdo con este comunicado,  un de las supuestas víctimas, quien dijo ser venezolana, explicó a las autoridades que debido a la situación económica de su país, contactó a una amistad en la Ciudad de México, quien a su vez le presentó a una persona que le ofreció trabajo como acompañante en eventos sociales.

Añadió que a su llegada a México, fue llevada a un inmueble en la colonia Ciudad de los Deportes, delegación Benito Juárez, donde un hombre le habría quitado su pasaporte y prometido que al día siguiente volvería para tomarle algunas fotografías.

Finalmente, la venezolana narró que la trasladaron a otro domicilio donde “había otras mujeres de diferentes nacionalidades, quienes fueron fotografiadas en situaciones que vulneraban su intimidad para promoverlas en una página de internet”.

Las víctimas, según este comunicado, eran obligadas a sostener relaciones sexuales con diversos clientes. De las “ganancias” se les “descontaba la estancia en el domicilio donde viviría, el costo de su vuelo a la Ciudad de México, la sesión fotográfica y la publicación de sus imágenes en la página de internet”.

La mujer pudo escapar del domicilio y acudió a la a denunciar los hechos.

El acusado podría alcanzar una sentencia de hasta 30 años de prisión, finalizó la fiscal.