Ciudad de México, 29 de sep (sinembargo.mx) – El desmantelamiento de una banda criminal reveló que miembros de una narcorred que operaba en varios estados del país para traficar con mariguana y cocaína ordenaban “levantones” y amenazas desde Estados Unidos a personas en México, de acuerdo con El Diario de El Paso.

De acuerdo con la investigación,  los imputados conspiraban para transportar las drogas de México a Nuevo México, Colorado, Minnesota, Wisconsin, Indiana, Iowa y Tennessee.

El rotativo señala que además pagaban las fianzas y honorarios de abogados defensores para aquéllos que eran sorprendidos con droga en EU, según informaron documentos acusatorios en contra de la organización de narcotráfico desmantelada.

Los 18 delincuentes detenidos en Las Cruces, entre ellos una mujer y el líder de la banda, así como dos mujeres en El Paso, operaban importando droga proveniente de Ciudad Juárez a través de los cruces internacionales de Ysleta, Santa Teresa y Columbus.

Los arrestos fueron resultado del Operativo Final Corto, liderado por la Agencia Antinarcóticos estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), en la que participaron otras dependencias federales.

Documentos señalan que el líder de la banda, Eidolfo Domínguez López, de 32 años, un ciudadano naturalizado residente de Las Cruces y capturado el jueves, ordenó “traer” a uno de sus asociados de territorio mexicano a suelo estadounidense.

Los documentos agregan que otros dos miembros de la narcorred, David García, de 29 años y residente de Las Cruces, así como Gustavo Alcántar Avitia, de 21 años y oriundo de Denver, Colorado, habían acordado el 11 de mayo “levantar” así como “vendar” y “posiblemente matar” a un individuo llamado “Guel” en territorio mexicano por causarle “problemas” al segundo.

El archivo, según el diario, también refieren las negociaciones para intentar pagar las fianzas y liquidar los honorarios de los abogados defensores de  Bárbara Érica Rascón Peña, de 33 años, y Giselle Liset Aragón, de 24, arrestadas en abril en esta frontera.

El operativo inició en marzo pasado, luego que la DEA en Milwaukee tuviera información de que varios traficantes de mariguana que operaban en Racine, Wisconsin, se moverían a Las Cruces.

Durante el curso de la investigación, las autoridades decomisaron 630 libras de mariguana y 109 mil dólares en efectivo. Tan sólo el jueves fueron incautadas 10 armas de fuego, 11 vehículos y dos jet skis, además de herramientas para desarmar compartimentos secretos en los que se escondía droga en vehículos.

En ambos documentos acusatorios, el Gobierno Federal pide decomisar todas las propiedades y ganancias que los miembros de esa red de narcotráfico lograron obtener.