El Banco de México eleva 50 puntos base sus tasas de referencia con el propósito de contrarrestar las presiones inflacionarias y mantener ancladas las expectativas de inflación. Ante una opinión divida de analistas financieros.

Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 29 de septiembre (SinEmbargo).– La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidió este jueves elevar 50 puntos base su tasa de referencia, a 4.75, desde un previo de 4.25. Es el tercer incremento en lo que va del año.

El ajuste, mencionó Banxico, es con el propósito de contrarrestar las presiones inflacionarias y mantener ancladas las expectativas de inflación. Además, señaló que “este aumento al objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día no pretende iniciar un ciclo alcista”.

Sin embargo, señala el comunicado, seguirá de cerca la evolución de los determinantes de la inflación, incluido el tipo de cambio por su posible traspaso a los precios. Se vigilarán  la posición monetaria entre México y Estados Unidos con el fin de tomar las medidas necesarias “para consolidar la convergencia eficiente de la inflación al objetivo de 3.0 por ciento”.

La primera alza de las tasas de interés del año se dio en febrero cuando la entidad monetaria elevó en 50 puntos base la tasa clave al 3.75 por ciento, en una reunión extraordinaria debido a la creciente volatilidad financiera global.

En junio, la salida del Reino Unido de la Unión Europea y su efecto sobre el peso mexicano provocó una serie de declaraciones y especulación entre los grandes inversionistas en México y el extranjero de que el Banco de México subiría sus tasas. Y así fue, la Junta de Gobierno de Banxico decidió incrementar, por segunda vez en el año, en 50 puntos base la tasa de interés, a un nivel de 4.25 por ciento, a fin de evitar que la depreciación de la moneda nacional  y que los ajustes de algunos precios relativos se tradujeran en un repunte de las expectativas de inflación del país.

En agosto Banxico optó por mantener las tasas en un nivel de 4.25 por ciento, debido a que la  inflación general anual se ubicó por debajo de la meta permanente de 3 por ciento, como consecuencia principalmente del comportamiento de la inflación no subyacente.

Durante el mes de septiembre la caída del peso mexicano ha sido muy significativa, el dólar americano derrumbó la barrera de los 20 pesos influenciado por las elecciones presidenciales de Estados Unidos, de acuerdo con el Financial Times,  el peso se convirtió en el barómetro de las posibilidades de la victoria del republicano Donald Trump. Sin embargo, tras un “titubeo” del republicano durante el primer debate presidencial frente a Hillary Clinton hizo que el peso tuviera una oportunidad de recuperarse. El retraso de una alza en las tasa de interés por parte de la Reserva Federal (Fed)  y el más reciente acuerdo entre los países miembros de la OPEP de frenar la producción de barriles de petróleo.

ANALISTAS DIVIDIDOS

La opinión entre los analistas estuvo divida, una encuesta de Bloomberg reveló que el mercado esperaba que Banxico elevara las tasas al menos 50 puntos.

Mientras que el economista en jefe de Barclays, Marco Oviedo aseguró que “sería muy prematuro para Banco de México subir las tasas sobre todo porque no hay evidencia de que sea una cuestión doméstica y se está discutiendo el paquete fiscal en el Congreso. Ya en lo que va del año ha subido 100 puntos base, que es bastante desde el punto de vista macroeconómico”.

Por su parte, analistas de CI Banco consideraron que tras La reciente depreciación del peso mexicano y los niveles actuales han incrementado las posibilidades entre los inversionistas de que la autoridad monetaria tenga que aumentar tasas de interés. La evidencia empírica así lo demuestra. Ya lo hizo en diciembre de 2015, en respuesta al alza de  interés, sin embargo, señaló que Banxico no debería se aumentar las tasas porque “todavía no existe evidencia significativa de un impacto de la depreciación del peso en la inflación general”.

“El mercado financiero nunca estará satisfecho. Si Banxico cede en cada ocasión que exista una presión significativa sobre la moneda, el mercado cambiario puede tomarle la medida de presionar la moneda buscando una intervención de la autoridad monetaria”.

FITCH RESPALDA DECISIÓN

Las ganancias de la banca mexicana se han beneficiado del aumento total del Banco de México de 125 puntos base de las tasas de interés en los últimos nueve meses, lo que se tradujo en márgenes de interés neto más amplios para el sector, algo que continuará sucediendo con la nueva alza por parte del Banco Central confirmada este jueves, indicó Fitch Ratings en su análisis del mismo para el primer semestre del año.

La firma señala que los resultados del sistema bancario entre enero y junio de este año fueron estables pese al entorno económico difícil en México, apoyado en una posición conservadora en el manejo de riesgos de sus balances generales, una tendencia que Fitch espera que continúe.

El crédito privado creció 15.2 por ciento en los últimos 12 meses, siendo los más dinámicos los de nómina y los personales. Pese a que Banxico ha reducido su expectativa de crecimiento crecimiento del PIB nacional a entre 1.7 por ciento y 2.5 por ciento para 2016, Fitch espera que el crédito continúe expandiéndose en la segunda mitad del año a un ritmo similar -de entre 12por ciento y 14 por ciento- impulsado en parte por el bajo nivel de intermediación financiera, que es de las más bajas de América Latina y algunas oportunidades surgidas de las reformas estructurales.

-Con información de EconomíaHoy