Yuridia, una mexicana detenida en un centro migratorio de EU, dijo a The New York Times que fue sometida a una operación para quitarle los ovarios aunque no lo aprobó.

Ciudad de México, 29 de septiembre (SinEmbargo/EFE).– Una migrante mexicana denunció que fue sometida sin su consentimiento a una cirugía para extirparle los ovarios durante su estancia en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en Iwrin, Georgia.

La mujer de 36 años identificada como Yuridia contó a The New York Times que en el centro de detención solicitó atención médica porque presentaba un dolor en la costilla ya que fue agredida por su expareja. Narró que fue enviada a la oficina del doctor Mahendra Amin, quien utilizó una máquina de ultrasonido para revisarla, ella pensó que sería usada para revisar su costilla

“Lo siguiente que sé es que está haciendo un examen vaginal”, dijo al diario estadounidense.

De acuerdo con la mujer, ella nunca solicitó recibir atención ginecológica, sin embargo, el doctor Mahendra Ami registró en sus reportes que tenía quistes en los ovarios y programó una cirugía para retirarlos, aseguró que se había quejado de menstruación abundante y dolor pélvico, síntomas que Yuridia no reportó.

The New York Times aseguró que los informes de patología descartaron que la mujer tuviera quistes peligrosos, sino pequeños y que no requerían una intervención quirúrgica.

Yuridia contó al diario que esperaba un procedimiento menor, pero le sorprendió encontrar incisiones en su abdomen y un trozo de piel que faltaba en su área genital después de la intervención quirúrgica.

“Me desperté y estaba sola, tenía dolor y todos hablaban inglés, así que no pude hacer preguntas”, narró. Tres días después fue reportada a México.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó ayer que investiga un centro de detención migratorio de Estados Unidos por posibles casos de esterilización forzada sin el consentimiento de las detenidas.

En un comunicado, la SRE señaló que el Gobierno de México “ha dado puntual seguimiento a las denuncias de malas prácticas médicas particularmente sobre la realización de presuntas histerectomías llevadas a cabo sin consentimiento en el centro de detención migratorio del condado de Irwin, Georgia”.

Hace unos días, el ICE indicó que el ginecólogo Mahendra Amin, de Georgia, ya no atiende mas a las migrantes detenidas después que una enfermera denunciara que en el Centro de Detención del Condado Irwin, en Georgia, algunas de ellas habían sido sometidas a la extirpación del útero sin haberlo solicitado o sin entender de qué se trataba.

La agencia migratoria estadounidense aseguró, sin embargo, que “disputa de manera vehemente la implicación de que las detenidas son usadas para procedimientos médicos experimentales”.
El escándalo se destapó hace dos semanas luego de que varias organizaciones de derechos humanos, entre ellas Project South y Government Accountability Project, presentaran una queja ante la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para denunciar una serie de prácticas peligrosas que ocurren en la prisión de Irwin.

–Con información de EFE.