En la propuesta cinematográfica de este año hay que resaltar la calidad de la producción, sin duda, el vestuario, la escenografía, los efectos y la fotografía están muy cuidados y forman parte de sus fortalezas, se nota que es una película bien hecha. Sin embargo, dicen que no todo lo que brilla es oro y aunque Las Brujas cuenta con una gran producción y buenas actuaciones, carece de la oscuridad que se supone debería tener una historia acerca de seres sobrenaturales que odian a los niños y buscan exterminarlos.

Ciudad de México, 29 de octubre (SinEmbargo).- Hace algún tiempo se dio la noticia de la nueva versión de la película Las Brujas, algo que parecía muy aventurado, sin embargo, se sabía que Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón formaban parte del equipo de productores, así que las expectativas subieron. Tras meses de espera, este fin de semana llega a las salas de cine de nuestro país la nueva propuesta de una cinta que ya es un clásico de esta época.

¿De qué trata? Las Brujas cuenta la historia de un niño, en la década de los 60, que se muda a casa de su abuela en Alabama, Estados Unidos, para vivir con ella, esto tras la muerte de sus padres en un accidente. Después de un tiempo, el niño se encuentra con una bruja, al contárselo a su abuela ella le explica que las brujas son reales y que parece ser que una de ellas ya lo eligió por lo que deciden hospedarse en un hotel de lujo cerca de la playa, con la idea de aquí ahí estará más seguro, pero nada resulta como lo imaginan.

En la propuesta cinematográfica de este año hay que resaltar la calidad de la producción, sin duda, el vestuario, la escenografía, los efectos y la fotografía están muy cuidados y forman parte de sus fortalezas, se nota que es una película bien hecha. Otro aspecto a favor es que esta versión presenta aspectos que aparecen en las páginas escritas por Roald Dahl (como una niña que se convierte en gallina y el final), lo que sin duda le gustaría al autor, sin embargo, hay algunas diferencias notorias como el lugar en el que ocurre: Estados Unidos, entre otras.

El elenco es bueno, Octavia Spencer interpreta a la abuela del niño que se convierte en ratón y lo hace muy bien, ni que decir de Anne Hathaway que resalta en pantalla y realiza su propia interpretación de la Gran Bruja, elegante y glamurosa.

Dicen que no todo lo que brilla es oro y aunque Las Brujas cuenta con una gran producción y buenas actuaciones, carece de la oscuridad que se supone debería tener una historia acerca de seres sobrenaturales que odian a los niños y buscan exterminarlos. Parece que todo se queda en un intento que no cumple con las expectativas generadas, el resultado es una película que se enfoca más en la comedia y está totalmente dirigida a un público: los niños.

Al final, esta es una versión que gustará a los más pequeños, pero no cautivará a quienes crecieron con la versión de 1990 en la que escenas, como la niña atrapada en el cuadro o la apariencia espantosa de la bruja interpretada por Anjelica Huston, provocaron escalofríos y quedaron muy grabadas en su memoria. La única forma de disfrutarla completamente es verla como una versión totalmente nueva, algo que resulta difícil.